Con motivo del cincuenta aniversario el pasado mes de septiembre de la creación del Fronte della Gioventù (Frente de la Juventud), Nicholas Pellegrini de La Voce del Patriota ha entrevistado a Alessandro Amorese, autor de un libro sobre la historia del FdG, y publicado el siguiente artículo.

Era septiembre de 1971 cuando nació el “Fronte della gioventù”, de la fusión de Giovane Italia y el Raggruppamento Giovanile Studenti e Lavoratori (Grupo de Jóvenes Estudiantes y Trabajadores). El nacimiento del FdG un movimiento juvenil del entonces Movimento Sociale Italiano - Destra Nazionale (Movimiento Social Italiano - Derecha Nacional) cambió la historia de la derecha en Italia para siempre. El FdG fue capaz de reunir a miles de jóvenes, de norte a sur, de las ciudades a los suburbios, de las calles a las escuelas, fue un verdadero campo de entrenamiento vital para los muchos jóvenes que decidieron “salir al ruedo"

La política, la cultura y la militancia eran sólo algunas de las actividades que tenían lugar en las oficinas del movimiento, y es importante reiterar que la adhesión al FdG no era sólo una difícil elección política, sino que debía considerarse como una forma de vida, en unos años en los que la violencia política era más fuerte que nunca. Una historia de militancia, de pasión, de amor, de lucha, de unión, de victorias, pero también de momentos duros, de dificultades, de violencia y de muertes. Son muchos, demasiados, los jóvenes que murieron en las calles de Italia militando en las filas del Fdg, asesinados por el odio comunista y la violencia roja. Sergio Ramelli, Francesco Cecchin, Franco Bigonzetti, Francesco Ciavatta, Stefano Recchioni, Miki Mantakas, Paolo di Nella, son sólo algunos de los nombres de los jóvenes que pagaron con su vida su infinito amor a Italia, su valor y su no ceder nunca. El FdG tuvo el mérito de poder desarrollar un imaginario propio, radical y actual al mismo tiempo, con las raíces bien asentadas pero siempre mirando hacia el futuro.

Para los que, por razones de edad, no fuimos miembros del FdG, era de vital importancia escuchar las palabras de los “viejos” militantes que, con la mirada limpia y la voz llena de orgullo, relataban sus experiencias, pero también a través de los textos que trataban el tema en cuestión. Uno en particular, “Fronte della Gioventù, La destra che sognava la rivoluzione”, escrito por Alessandro Amorese para Eclettica, acaba de ser reeditado por segunda vez. Tuve el honor y la suerte de charlar con Alessandro y pude hacerle algunas preguntas.

Su libro es de vital importancia para conocer de forma clara y precisa la historia de más de una década del Fronte della Gioventù. ¿Por qué sintió la necesidad de escribirlo?

Porque el periodo 1982-96, con la excepción de algunos trabajos interesantes, es el menos contado, menos estudiado y menos explorado. Los años 70, por varias razones aunque todavía demasiado parcialmente en mi opinión, son los más conocidos, sobre todo por los caídos, la violencia, la represión, y por la importante experiencia de los Campos Hobbit y todo lo que los rodeaba (experimentación, radio y música alternativa, ecología, etc.). Los años 80 cosecharon las semillas que salieron de Via degli Scipioni, Montesarchio y Castel Camponeschi, de las trincheras de Via Sommacampagna y Via Siena en Roma, de Via Paduina en Trieste o de Via Mancini en Milán, con la terrible división de las secuelas del 2 de agosto de 1980 que congela una generación y entrega cargas y honores a la siguiente, que tendrá entonces el mérito de regenerar el entorno de la juventud de derechas (término poco utilizado en ese momento) con opciones fundamentales y nuevas perspectivas.

Si tuviera que describir el Fdg en unas pocas líneas, ¿cómo lo haría?

El Frente era un movimiento real, por lo tanto no era sólo la organización juvenil del MSI, sino una galaxia polarizadora. La gente se unió al FdG y luego, quizás, al Msi. Miles de chicos y chicas eligieron, para siempre o durante un periodo de su vida, la militancia política exclusivamente gracias a (o por culpa de, según el caso) el Fronte della Gioventù.

¿Qué queda de ese movimiento juvenil en la derecha actual? ¿Son los jóvenes derechistas actuales dignos herederos de esa historia?

Ciertamente, ha quedado como ejemplo de un movimiento importante en la historia de la derecha política italiana, que todavía hoy es citado como un planteamiento y una experiencia fundamentales tanto por quienes llegaron a ser ministros, presidentes regionales o simplemente diputados, como por periodistas, magistrados, artistas, etc. Por lo tanto, la militancia juvenil los formó, los marcó, los moldeó. Queda entonces, en mi opinión, la esencia aún hoy de la existencia de un verdadero movimiento juvenil, poco burocratizado, a valorar no sólo para el presente y el futuro de la derecha italiana sino justamente para el futuro de Italia. Conozco y sigo los acontecimientos de las formaciones orgánicas o cercanas a Fratelli d'Italia y me parece que están en el camino correcto, con dificultades históricas objetivas en cuanto a la agregación. Sin duda, hay que apoyarlas.

En su opinión, ¿cuáles han sido los pasajes fundamentales de la historia del FdG?

El nacimiento del FdG se produce como una necesidad de unificar las distintas organizaciones juveniles del MSI, la Joven Italia (que escribió páginas únicas en la historia de la derecha), el Grupo de Jóvenes, etc. El partido tenía también la necesidad de una respuesta más contundente en las plazas de principios de los 70; el abandono de una parte importante de la clase dirigente por la Democrazia Nazionale y el advenimiento de la nueva generación que recogió en plenos años de plomo la antorcha tricolor; el rechazo de los decretos delegados en las escuelas; los campamentos Hobbit y el deseo de ser contemporáneos y estar “fuera de la alcantarilla”; el periodismo de guerra y la lucha contra la droga. Luego la sangre y la voluntad de no ceder un centímetro a la violencia, respondiendo frontalmente al fuego y a la cárcel, la muerte de Paolo Di Nella y la elección de no reaccionar si no es con ideas, la “lógica de la superación”, la atención a la política exterior y el movimiento “por la independencia nacional”, Fare Fronte y la vuelta a las escuelas y universidades con nuevas ideas, colores y gráficos, la lucha antimafia, los espacios juveniles.

Alessandro Amorese es padre de tres hijos. Dirige la sección de Fratelli d’Italia en Massa y es director nacional del Laboratorio Editoria. Alessandro es periodista, ensayista, editor, académico y experto en juventud y movimientos sociales. Se graduó en la Universidad de Pisa con una tesis sobre Tangentopoli vista por la opinión pública inglesa. Con Eclettica Edizioni ha publicado los ensayos “Beppe Niccolai. Il Missino e l’eretico” (primera edición en 2010, segunda en 2016), “Fronte della Gioventù. La destra que sognava la rivoluzione. La storia mai raccontata” (2013), “La Massese in Serie B. 1969-70, 1970-71, dos temporadas en la historia” (2015), “Fuan. Los estudiantes nacionales entre las plazas y los jardines. Primera parte: del Guf al 68” (2017) y “Revueltas. I fermenti nazionalialpopolari da Avola a Reggio Calabria” (2020). Es director del bimestral Storia Rivista y secretario del Instituto “Stato e Partecipazione”.