Jesús Pereira era un joven universitario, fundador del SEU de Vigo, fue de los primeros en vestir la camisa azul por tierras gallegas y por tanto, de los primeros en ser perseguido por levantar la bandera de la Revolución Nacional.
Pronto aglutinó a su alrededor un pequeño, pero combativo, grupo de estudiantes por lo que fue nombrado Jefe del SEU vigués, a la vez que participaba en todas las acciones de la Primera Línea.
 
El 18 de julio de 1936 combate junto a Manuel Hedilla por las calles de Vigo, y una vez triunfante el alzamiento contra el Gobierno del Frente Popular en Galicia, se alista de inmediato como voluntario en una de las primeras Banderas de Falange Gallegas.
Dados su arrojo y valentía, en julio de 1937 es nombrado Alférez Provisional y se le destina a la II Bandera de Falange de Castilla, formada en su mayoría por falangistas de Burgos.
 
Al mando de una Centuria de la Bandera, combate en la campaña de Santander rompiendo el frente en la zona de Reinosa, para llegar hasta Torrelavega, siendo herido en "La Borbolla", y sin estar curado del todo Jesús vuelve al combate.
 
A principios de septiembre cruzan el Deva, para posteriormente tomar la posición conocida como "Peña de la Villa" en un sangriento combate cuerpo a cuerpo, y dadas las muchas bajas recibidas, la Bandera fue reforzada con dos Centurias de la Falange de Vizcaya, siendo trasladada al Frente de Teruel.
 
En el mes de febrero de 1938, Pereira, ya ascendido a Teniente Provisional, al mando de su Centuria, participa en la Batalla del Alfambra y en la reconquista de Teruel, enfrentándose a la 46ª División del Campesino.
 
Una vez reconquistada Teruel, Jesús Pereira con la II Bandera de Castilla rompen el frente al sur del Ebro cerca de Alcañiz, participando posteriormente en la toma de Mora de Ebro.
 
Por fin, el 10 de junio reciben la orden de ocupar el "Vértice Gozalvo", siendo conquistado por la 2º Centuria de la Bandera mandada por Pereira, con el apoyo de unas escuadras de ametralladoras.
Pereira rechaza fuertes contraataques y el día 11 después de haber sido reforzada la Centuria, al quedarse sin bombas de mano,y casi sin municion , es el propio Pereira el que "lanza piedras" desde el parapeto para detener el ataque enemigo.
En ese último ataque, Jesús Pereira pierde la vida junto con otros cinco falangistas a sus órdenes, cayendo heridos 36 hombres más de su Centuria, la firme defensa produjo 184 enemigos abatidos y 24 prisioneros.
Posteriormente, la gloriosa II Bandera de Castilla fue trasladada al Frente de Gandesa.
El cuerpo de Jesús Pereira fue trasladado a su ciudad natal de Vigo y enterrado el 16 de junio de 1938, su cadáver fue velado por sus camaradas en el Cuartel de la Milicia viguesa, para posteriormente ser trasladado al cementerio, al llegar al camposanto, le fue impuesta la "Medalla Militar Individual", por su valor y arrojo frente al enemigo en los combates del "Vértice Gozalvo".
La Falange gallega nunca olvidará a uno de sus fundadores y más bravos camaradas, que incluso rechazó un fuerte ataque del enemigo "a pedradas", al quedarse sin bombas de mano.
 
 
(Foto inedita de Pereira, tomada en el frente, del archivo de los Guardianes de la Memoria Azul)
Puede ser una imagen de 1 persona, de pie y uniforme militar