No olvides sucribirte al Canal

Posiblemente la mejor escritora de este país, la mejor novelista sin ningún género de dudas, Directora de la biblioteca de la mujer, conferenciante, periodista, escritora todoterreno de novelas, poemas, dramas, cuentos y hasta libros de viajes, la precursora de los derechos de la mujer, que vivió como le dio la gana cuando la mayoría de las mujeres no podían hacerlo, atrevida, valiente y extremadamente culta, esta es la historia de Emilia Pardo Bazán y de la Rúa Figueroa. Informaba al diario La época de lo que acontecía en el exterior desde París y Roma convirtiéndose así en la primera corresponsal española, en 1876 gana un certamen literario con tan solo 25 años.

Escribió artículos inspirados en el naturalismo de Emile Zole que fueron publicados con el título “la cuestión palpitante” estos textos originaron una gran polémica en la sociedad conservadora, se definió como literatura atea e incluso de pornografía, a lo que había que sumar que quien lo escribía era una mujer. Emilia escribía prácticamente una novela por año, su marido le dijo que dejara de escribir sobre esos temas, en especial sobre el sexo y que pidiera perdón o se retractara públicamente por lo que había escrito. La temperamental Doña Emilia le dijo que jamás se iba a retractar y mucho menos pedir perdón, la pareja se separa de mutuo acuerdo, algo que tan poco era muy normal en esa época.

Solía escribir también sobre los caciques que según ella esclavizaban a los gallegos humildes y lo hacía siempre en su tierra natal donde pasaba los veranos, en 1886 escribe su obra cumbre “Los Pazos de Ulloa” y en 1887 la segunda parte “La madre naturaleza” en estos dos libros describe de manera majestuosa como se vivía en la Galicia del Siglo XIX, Doña Emilia siempre escribió en castellano, lo cual no le privaba de presumir de ser gallega y defender a su tierra tanto en sus libros como en sus viajes.

No consiguió entrar en la Real Academia de la Lengua Española, su candidatura fue rechazada en 1889, en 1891 y en 1912, los argumentos para esta injusticia eran de lo mas chabacanos llegándose incluso a proferir insultos contra su persona por parte de miembros de la real academia y escritores contemporáneos. En la segunda parte se cuenta la historia real de porque el pazo de Meirás, hoy tan polémico acabo siendo la residencia de verano de Francisco Franco.