Un amable lector, marino de profesión, nos envía esta reseña giográfica de Ángeles Alvariño, que ha dado nombre al barco que trabaja incansablemente en las aguas de Tenerife para descifrar la triste historia de un padre enloquecido que, según parece, ha dado muerte a sus hijas y él mismo se ha suicidado, pero sabemos muy poco sobre la increíble historia de la mujer que le dio nombre.

Ángeles Albariño nació un 3 de octubre de 1916 en Serrantes, un pequeño pueblo costero de Galicia. En 1934 se trasladó a Madrid para estudiar Ciencias Naturales, pero, a causa de la Guerra Civil, se cerraron las aulas y tuvo que regresar a Galicia. Aprovechó este tiempo para aprender francés e inglés, lo que le resultaría fundamental para su futura carrera en el extranjero.

Ángeles pudo continuar sus estudios tras la guerra civil y se licenció en 1941. Después de algunos años como profesora de instituto, marchó a Madrid junto a su marido, que era militar y había sido destinado al Instituto Español de Oceanografía (IEO), donde ella se incorporó como becaria cuando tenía 34 años. Dos años después consiguió una plaza de bióloga en el Centro Oceanográfico de Vigo del IEO y empezó a estudiar el zooplancton.

En 1953 recibió una beca para seguir estudiando estos pequeños organismos en el Reino Unido, donde se convirtió en la “primera mujer científica” en trabajar a bordo de un barco británico de investigación. Tres años más tarde volvió a hacer las maletas para continuar sus investigaciones en Estados Unidos, bajo la tutela de otra pionera: Mary Sears. Ella fue quien, impresionada por su trabajo de investigación, la recomendó para que ocupara un puesto en el Instituto Scripps de Oceanografía, en California, donde permaneció hasta 1970.

 

Continuó su carrera en otra prestigiosa institución americana, la NOAA, donde estudiaría las larvas de peces en el plancton. Tras su jubilación, en 1987, continuó trabajando como científica emérita, escribiendo y dando a conocer la historia de las Ciencias Marinas en España.

 

Gracias a su método de investigación, Ángeles Albariño describió 22 nuevas especies planctónicas para la Ciencia. En 2005 falleció y desde 2012 uno de los buques oceanográficos más avanzados de la flota española lleva su nombre.

Ángeles Albariño ha sido una mujer con historia, una científica pionera, una mujer valiente.

Gracias por la reseña, amigo lector y Capitán de la Marina Mercante española.