Vamos a ver hoy como una gloriosa dinastía fue decayendo hasta el lío de las Berenices, las Cleopatras, las Arsinoes y los últimos Ptolomeos varones, que luchaban entre sí para hacerse con el poder en interminables reyertas familiares.
 
El caso es que como en todas las dinastías la cosa comenzó con un hombre extraordinario, Ptolomeo I El Salvador, hijo de Lagos. Este hombre hizo un gran bien a Egipto, reformando la administración, emitiendo leyes y poniendo unos sólidos cimientos dinásticos para que sus descendientes gobernasen durante tres siglos. Fue un elegido de los dioses que además hizo de un villorrio una gran ciudad, capital del país, Alejandría.
 
Sus primeros sucesores mantuvieron el tipo y le dieron a Egipto años de prosperidad y gloria. Mantuvieron a los Seleúcidas a raya e incluso se expansionaron por el Mediterráneo.  Fueron dignos sucesores del general macedonio y poco hay que criticarles.
 
Luego, con la consanguinidad de la estirpe vino la decadencia hasta llegar al padre de Cleopatra, Ptolomeo XII el flautista, una especie de Nerón que a su hija Berenice, que trató de arrebatarle el poder, la violó y la mató. Apoyado por los banqueros romanos logró salvar el trono y nombró heredera de este a su hija Cleopatra.
 
Entre los primeros ptolomeos y ya sobre todo en los últimos tenemos numerosas guerras civiles entre familiares dinásticos que trataban de imponerse unos sobre otros y hacerse con el poder. Como resultado de ello, el poder y la gloria del reino de los faraones iba decayendo cada vez más.
 
Y llegó Cleopatra, que le otorgó una despedida apoteósica a la dinastía. Revolucionó el mundo grecorromano y a punto estuvo de convertirse en señora del universo. No obstante, hay que contar, que no paró de darle dolores de cabeza al pobre Marco Antonio hasta que consiguió que el romano matase a la otra hermana de Cleopatra, aún viva, llamada Arsinoe.
 
Pues así se las gastaban los últimos Ptolomeos. Con la crueldad de los sátrapas partos, se deshacían sin piedad de su parentela para evitar suplantaciones  en el trono.
 
En fin, todo esto que les he contado es para que juntos reflexionemos sobre la actual dinastía borbónica que rige los destinos de nuestro país. Llevan también un poco menos de tres siglos gobernando, con mediocres resultados, y con unos últimos 45 años que han puesto el país al borde del precipicio.
 
Pues la situación actual no da pie al optimismo, Hay un gran peligro de ruptura de España y también de recesión y ruina económica.
 
Ante esta situación viene la pregunta de si los Borbones es ya una dinastía en decadencia que ya ha dado de si todo lo que tenía que dar.
 
O pueden sorprendernos todavía con una "Cleopatra" que convulsione el mundo.
 
Ahí dejo la pregunta. Ustedes son los que deben responderla. Es indudable que con el refrescamiento de sangre que ha hecho Felipe VI, les han salido unas chicas muy guapas a él y a su mujer Letizia. Lo malo es que no les será suficiente con un buen físico, esperamos expectantes a ver sus otras capacidades.
 
Por que como salgan con el poco coraje de su padre y de su abuelo, me da a mi que la despedida de la dinastía va a ser más bien triste. Pero confiemos en el Señor y en ese refrescamiento de sangre y esperemos de Leonor que sea una nueva Isabel de Castilla.
 
A una reina así yo le serviría a pesar de mis principios republicanos. Sería bonito encontrar una reina guapa que nos guiase a las más altas cuotas de libertad y de progreso verdadero. Que llevase al país a la modernidad y al desarrollo
 Un país fuerte presto a defenderse de las amenazas norteafricanas. 
 
Y que hiciese un Camelot en su residencia con los mejores hombres y mujeres de este país. Una protectora del talento y de la excelencia que nos saque de la mediocridad en que estamos sumidos.
 
Con amantes dignos de ella como un Julio César o un Marco Antonio, para revolucionar así el mundo del siglo XXI.
 
Bueno. Dejo mis ensoñaciones y me voy a trabajar. El artículo de hoy he querido que me saliese optimista porque ya está bien de quejarse tanto. Espero el haberlo conseguido.
 
El tiempo va a peor otra vez, esta todo nublado, pero me voy hoy optimista y queriendo que de esa chiquilla salga una reina a la que servir con ilusión. ¿Qué les parece a ustedes?