Bueno, en realidad durante casi 8 siglos (entre el 711 y 1512) no puede hablarse de una sola España,  puesto que había 2: la Cristiana y la Árabe...e incluso otras Españas dentro de esas dos, ya que la España Cristiana era un puzle de pequeños Reinos y la Árabe, un guirigay de Taifas. La unión de aquel puzle cristiano,  de ministados independientes, ciertamente,  no se produjo hasta la llegada de los  Reyes Católicos y la de la España Árabe no sólo no se produjo sino que desapareció por sus guerras internas, todos contra todos.
         Ahora veamos muy de pasada lo que era y fue durante siglos la España Cristiana


        En un principio un miniReino Astur, que poco a poco fue ampliándose hacia el Sur, el Este y el Oeste. Hacia el siglo XI ya están configurados los Reinos de León, de Galicia y de Navarra. Después aparecen los Reinos de Castilla, de Portugal y de Aragón (con los condados catalanes añadidos).  Pero, aquello no era una nación, aquello era un guirigay de Reyes y Cortes, de fronteras y luchas entre todos, que sólo se unían y no siempre cuando les atacaban los del Sur.  Guerras civiles permanentes. Al menos hasta que se sobreponen Castilla y Aragón y se unen por el matrimonio de Isabel y Fernando, los Reyes Católicos. En ese momento, ya muy avanzado el siglo XV, la configuración del territorio ibérico estaba más claro: el Reino de Portugal al Oeste, el Reino de Navarra al Norte y el de Castilla-Aragón en el Centro-Norte.
 
                               ¿ Y cómo era la España Árabe?
 
                 Pues, peor que la Cristiana, porque si en un principio los ejércitos árabes se apoderaron prácticamente de toda la península e incluso pasaron los Pirineos y llegaron hasta Poitiers (centro de la Francia actual) luego fueron retrocediendo hasta la derrota total (1492) y la expulsión definitiva. Es verdad que entre la llegada y la salida pasaron más de siete siglos y que en ese largo período hubo de todo. Desde una situación de "tierra conquistada" o colonia dependiente del Califato de Oriente, con dos centros de poder: Toledo y Córdoba, y gobernadores delegados del Califa de Damasco, andando los siglos llegaría el Califato independiente, con Abderramán III y sede central en Córdoba (ciudad a la que hizo "luz de occidente"). Pero, aquello, a pesar del poderío que llegó a tener y el control de todos los territorios ocupados por los árabes, desde Zaragoza a Huelva, pasando por Valencia, Murcia, Granada, Almería, Málaga, Cádiz y demás, también duró poco, ya que muerto Abderramán III el Califato apenas si se mantuvo medio siglo. Desde 1009, que abdica a la fuerza el califa Hisham II, hasta 1031, que se produce la abolición formal del Califato ... y comienza el guirigay (mayor que el cristiano) de los Reinos de Taifas. Entre los años 1031 y 1085 (cuando llega la segunda invasión, la de los almorávides) se declararon independientes y se formalizaron las siguientes Taifas (por orden alfabético ¡qué cosas!):
 
 
*Taifa de Albarracín.
*Taifa de Algeciras.
*Taifa de Almería.
*Taifa de Alpuente.
*Taifa de Arcos de la Frontera.
*Taifa de Badajoz.
*Taifa de Baleares o Taifas de Mallorca.
*Taifa de Ceuta.
*Taifa de Catayud.
*Taifa de Carmona.
*Taifa de Córdoba.
*Taifa de Denia.
*Taifa de Granada.
*Taifa de Lisboa.
*Taifa de Lorca.
*Taifa Málaga.
*Taifa Mértola.
*Taifa Molina.
*Taifa de Morón.
*Taifa de Murcia.
*Taifa Murviedro y Sagunto.
*Taifa Niebla.
*Taifa de Ronda.
*Taifa de Huelva.
*Taifa de Santa María del Algarve.
*Taifa de Segorbe.
*Taifa de Sevilla.
*Taifa de Silves.
*Taifa de Toledo.
*Taifa Tortosa.
*Taifa Valencia.
*Taifa de Zaragoza. 
 
             ¿Y qué era una Taifa? Pues, un Estado independiente, que se arrogaba todas las funciones de gobierno y rechazaba la dependencia de cualquier otro Estado.
                    O sea, 34 Estados independientes
                           34 Reyezuelos
                           34 Cortes
                           34  Harenes
                           34 Ejércitos
         y 340 Consejeros-Ministros...y miles de esclavos
                  ¿Y cómo podía acabar aquello?
                  Como acabó en el Monte del LLanto:
        "Hijo, llora como mujer lo que no supiste defender como hombre"