Lo siento mucho por los patriotas que no creen, pero estoy absolutamente convencido de que no se puede desligar la esencia de España de la fe católica.

Comparto con ustedes una conferencia que impartí en el club Empel de Barcelona bajo el título: “¿Una lucha sin Dios? Oración, formación, acción. Estoy convencido de que España fue grande, cuando fue católica y con la pérdida de la fe vino la decadencia hasta nuestros días. El patriotismo español al margen de Dios queda cojo. La grandiosa vocación de España en la cristiandad y la majestuosa gesta de la conquista y evangelización de América deben animarnos entregarnos al servicio de Dios y de la patria. Para ello lo más importante es rezar, la unión con Dios, después el estudio y la formación y por último la militancia, pero ya teniendo las cosas claras de por qué luchamos y por Quién luchamos:

Oración: Santa Teresa la define como tratar de amistad con Dios. La oración es el alma de todo apostolado, sin la oración nada es fructífero. No solo es necesario para la santidad, sino incluso para la propia salvación. San Alfonso María de Ligorio afirma que sin oración no hay salvación.

Formación: Es muy importante que los católicos para salvarnos conozcamos las verdades esenciales o dogmas de nuestra fe, así como la correcta moral católica. La formación integral abarca muchas facetas, no solo la teología o la filosofía, sino también disciplinas como la historia o como las ciencias naturales, que rectamente enfocadas, nos ayudan a ir a Dios.

Acción: Además de rezar y formarnos debemos pasar a la acción con objeto de influir en la sociedad para que el catolicismo impregne todas las realidades terrenas y Cristo Reine, no solo en los corazones, sino en la sociedad. Como católicos debemos militar en contra del aborto, eutanasia, the ideología de Género ... y todas las aberraciones del mundo moderno.