n la incansable labor de ir recuperando la mayor parte de la historia desconocida u ocultada de la Falange, hemos descubierto una entrevista que le hicieron a José Antonio el 14 de noviembre de 1934, es decir, cuando ya era el único Jefe Nacional de la Falange en el periódico parisino "Le Petit Journal", en la cual José Antonio aclaraba lo que pensaba sobre los más importantes dirigentes del fascismo europeo, Adolfo Hitler y Benito Mussolini.
Es conveniente aclarar, para evitar malentendidos, que antes de esa entrevista José Antonio había conocido personalmente tanto a Hitler como a Mussolini, con este último se reunió en el palacete de la Plaza Venecia de Roma unos pocos días antes de que se fundara la Falange, a principios de octubre de 1933.
La reunión duró escasamente media hora y José Antonio acudió a ver a Mussolini para pedirle consejo y anunciarle el nacimiento de un partido fascista "a la española", que todavía carecía de nombre.
Parece ser que Mussolini no quedó muy encantado, pues entendía que para ser jefe fascista debías provenir del pueblo y no de la aristocracia, como era el caso de José Antonio, motivo por el cual incluso le recomendó que intentara contactar con el entonces dirigente anarco-sindicalista Ángel Pestaña para atraerlo al nuevo proyecto.
De igual manera, José Antonio también fue recibido el día 6 de mayo de 1934 por Hitler, la entrevista duró unos escasos minutos y prácticamente no cambiaron impresiones, ya que Hitler solo hablaba alemán y José Antonio no conocía esa lengua, podemos decir sin temor a equivocarnos que prácticamente solo cruzaron un saludo sin que hablaran de ningún tema en concreto.
José Antonio desde Berlín fue en tren hacia París y allí comentó a su amiga Ana Pombo ,que le había ido a buscar a la estación, lo siguiente:
"Con este hombre no nos entenderemos nunca, no cree en Dios".
Una vez aclarados dichos antecedentes personales de José Antonio con Mussolini y Hitler, pasaremos directamente a trascribir el contenido íntegro de la entrevista que le realizaron a José Antonio en el periódico "Le Petit Journal", con sus preguntas y respuestas, ciñéndonos concretamente al tema que nos ocupa:
PERIODISTA: ¿El hijo de Primo de Rivera hará triunfar en España un fascismo a la italiana? Los objetivos de Falange Española.
RESPUESTA JOSÉ ANTONIO: Nada es tan irritante para nosotros, dice José Antonio Primo de Rivera, como la testarudez que induce a confundir fascistas y conservadores. La Acción Popular de Gil Robles es un gran partido conservador. Pero FE es una milicia fascista. Entre las dos organizaciones no hay semejanzas, solo contrastes.
PERIODISTA: El espíritu de la Falange.
RESPUESTA J.A.: Esto es lo que nosotros queremos hacer. Generar en la juventud el gusto por una empresa colectiva a la que dedicarse. El español es un hombre de clan. Está apegado a sus amigos, a su partido, a su clase con un extraordinario fervor.
Es necesario que traslade este fervor a un grupo más amplio: la nación…
Es curioso que el sentimiento nacional no esté desarrollado entre nosotros. En parte los intelectuales son culpables. No han intentado identificar los elementos del genio nacional. Ellos han sido los propagadores voluntarios en España de los movimientos intelectuales extranjeros.
PERIODISTA: ¿Va España hacia un fascismo a la italiana?
RESPUESTA J.A.: ¿Conoce usted a Krause?
Krause, explica, era un filósofo alemán de tercer orden que entusiasma a algunos jóvenes españoles que estudiaban allí. Esto sucedía en el siglo XIX, pero después, se funda una escuela "krausista" en España, mientras que Krause permanecía siendo un desconocido para los alemanes, como lo es para usted.
PERIODISTA: ¿Cuántos son ustedes?
RESPUESTA J.A.: 60.000.
PERIODISTA: ¿Actúa en el plano parlamentario o en la calle?
RESPUESTA J.A.: Soy diputado. Pero nuestra acción consiste sobre todo en propaganda en la juventud con mítines y manifestaciones. Actualmente esta actividad política nos está prohibida, al igual que a los socialistas.
PERIODISTA: ¿Cuáles son sus relaciones con los socialistas?
RESPUESTA J.A.: De completa oposición, aunque estemos de acuerdo con sus objetivos sociales. Ellos son un partido de clase e internacional y nosotros somos nosotros, un movimiento específicamente español y que admite todas las clases… siempre que se integren en un estado totalitario…
PERIODISTA: ¿Qué postula inspirado en esos principios?
RESPUESTA J.A.: El pueblo se somete al Estado. El Estado asume la responsabilidad del destino del pueblo … De esta manera, cada persona, teniendo su misión, se sentirá liberada de la angustia actual…
PERIODISTA: ¿MUSSOLINI O HITLER? ¿Usted vincula sus ideas al fascismo alemán o al fascismo italiano?
RESPUESTA J.A.: ¡Por Dios, no al fascismo alemán! ¡Es endiabladamente romántico! Mientras que el fascismo italiano está penetrado por el espíritu clásico, y el fascismo italiano es el esfuerzo heroico de un hombre, de un grupo de hombres, para deshabituar a un pueblo de ciertas maneras de ser y habituarlo a otras, para transformarlo… o si usted lo prefiere, para formarlo … Mussolini es un escultor, mientras que Hitler… (duda un momento)… Hitler, continúa, es un gran orador. No transforma al pueblo alemán, solamente lo adula. Hay una comunicación íntima entre Hitler y la multitud que le escucha. En realidad, se escucha a sí misma. El hitlerismo no corrige los vacíos de la democracia, los amplifica. ¡Es la democracia llevada al paroxismo!
PERIODISTA: ¿Qué posibilidades hay de éxito? ¿Cómo, pregunto, ve usted la llegada al poder de Falange Española?
RESPUESTA J.A.: Por el momento nuestra preocupación es crear un cierto estado de ánimo. Esta es una tarea enorme y a largo plazo. Las historias de tomas del poder son novelas-folletín. Los planes de los conjurados no son los que llevan al éxito de la toma del poder, es el estado de la opinión lo que lo decide. Que el pueblo espere y confíe en lo nuevo, que las Fuerzas Armadas estén en sintonía con lo nuevo, y solamente entonces una minoría activa puede aspirar a tomar los controles del mando.
Hasta aquí el contenido de la entrevista inédita y totalmente desconocida de José Antonio como Jefe Nacional de la Falange para un periódico francés en el mes de noviembre de 1934.
De sus respuestas quedan claros una serie de conceptos: que la Falange es una "milicia fascista". Que la acción política de la Falange va dirigida especialmente a la juventud. Que están de acuerdo con los objetivos sociales de los socialistas. Que postula un Estado totalitario. Que el verdadero fascismo revolucionario es el italiano, pues pretende transformar a un pueblo y Mussolini es el escultor de ese nuevo pueblo. Que la Falange no tiene vinculación alguna con el fascismo alemán por ser endiabladamente romántico y por cuanto además no tiene contenido revolucionario al no pretender la transformación del pueblo alemán, sino solamente su adulación, llegando a decir que el nacionalsocialismo de Hitler es "la democracia llevada al paroxismo".
En cuanto a la estrategia política, ya desde ese momento José Antonio estaba convencido de que para conquistar el poder el pueblo debía confiar en lo nuevo (la Falange) y el Ejército estar en línea con la Falange, para que una minoría (la Falange) pueda tomar el poder.
Aunque en esta entrevista José Antonio alardea de una radicalidad más propia de Ramiro Ledesma (Estado totalitario, milicia fascista), es evidente que esa era el concepto de la Falange que tenía José Antonio a finales de 1934, aunque debemos reconocer que al poco tiempo y tras la escisión-expulsión de Ramiro Ledesma, Ansaldo y demás monárquicos derechistas, José Antonio fue modificando y desarrollando su pensamiento político, aunque la estrategia continuaba siendo la misma, alcanzar el poder mediante un alzamiento armado del Ejército contra la legalidad republicana, que pudiera ser controlado y dirigido por una minoría inasequible al desaliento que no sería otra que los cuadros de mando de Falange.
En cualquier caso, el contenido de la entrevista que hoy publicamos en primicia, también destruye varios mitos que han venido arropando a la figura política de José Antonio, y en base a sus propias palabras queda claro el distanciamiento de la Falange con el nacionalsocialismo de Hitler y las más que claras concomitancias con el fascismo de Mussolini, por lo que realmente podemos deducir una vez más que la Falange de José Antonio era ni más ni menos, con todos los matices que se quiera, "el fascismo a la española".
(En la fotografía-collage que publicamos consta claramente la cabecera del periódico parisino en el que se publicó la entrevista a José Antonio, del Archivo de los Guardianes de la Memoria Azul).