El Petrolero “Plutón” (BP-01)

En ocasiones, aunque de forma poco frecuente, pasando en la mayoría de los casos prácticamente desapercibido para una gran parte de coruñeses, en alguno de los muelles de la ciudad tuvimos la oportunidad de ver atracados a los dos Petroleros de Flota que se encontraban operativos en la Armada en las décadas de los 60, 70 y 80 del pasado siglo, cuando tuvimos ocasión de verlos directamente.

Tal vez por el hecho de tratarse de barcos especializados y destinados a atender las necesidades logísticas de la Escuadra y que tampoco tenían demasiado que ver más allá de lo que puede llamar la atención en un buque petrolero, su presencia en la ciudad no trascendía fuera de la habitual noticia referida al movimiento de buques que aparecía reflejado en los diarios locales coruñeses.

Además de todo esto, la Armada no dispuso de muchas unidades de estas características lo que hacía menos frecuente su visita a nuestro puerto, teniendo en cuenta que no se trataba de una base naval a la que estuviesen adscritos.

Sin embargo, el hecho de que La Coruña contase con una refinería de petróleos, en este caso, una planta de Petroliber, con unos muelles específicos destinados tanto a la descarga de crudos como a la carga de refinados, permitía que, en ocasiones, alguno de estos buques recalase en nuestro puerto, suponemos que con el fin de cargar refinados en sus tanques.

Por otra parte, con ocasión de la celebración en aguas próximas a La Coruña de algunos ejercicios navales, especialmente a los que concurrían buques de la Marina de guerra francesa, concitaba la presencia de algún barco de estas características que, en el transcurso del ejercicio, realizaban tareas de aprovisionamiento en navegación y que atracaba en el puerto de la ciudad con el fin de dar descanso, al igual que el resto de los buques participantes, a sus dotaciones.

Aun cuando es posible que la visita de estos barcos se verificase en más ocasiones, referiremos únicamente las que tenemos constancia de ello.

Por estos años que nos ocupan, la Armada llegó a contar con dos buques petroleros que, durante algunos años convivieron en la Lista Oficial de Buques de la Armada (LOBA), nos referimos al Petrolero “Plutón” (BP-01) y al también petrolero “Teide” (BP-11), cuyo numeral de costado cambió, al menos, en dos ocasiones a lo largo de su dilatada vida operativa, como veremos oportunamente.

El ”Teide” (BP-11), suministrando combustible en navegación

Tenemos constancia de que el jueves, 1 de marzo de 1962, festividad, por entonces, del Santo Angel de la Guarda, Patrón de la Policía Española, el petrolero “Plutón” arribó al puerto de La Coruña.

De tratarse de la ocasión en que pudimos verlo directamente, el barco se encontraba atracado a uno de los muelles más alejados del centro de la ciudad lo que nos impidió aproximarnos para observarlo de cerca como hubiera sido nuestro deseo.

El “Plutón”, fue botado, en los astilleros de la “Unión Naval de Levante”, en octubre de 1933 encargado por CAMPSA (Compañía Arrendataria del Monopolio del Petróleo S.A.), bautizándolo con el nombre de “Campillo”.

Tras ser entregado a CAMPSA en junio de 1934, fue adquirido por la Armada, carente de este tipo de buques, siendo dado de alta en la LOBA a finales de ese mismo mes de junio.

Con un desplazamiento de 7.550 tn. a plena carga, su eslora era de 104,42 m., con una manga de 16,46 y un calado de 5,95. Disponía de dos motores diésel de fabricación nacional que le permitían una velocidad máxima de 13 nudos.

En junio de 1936 se encontraba en Valencia y de ahí se trasladó al puerto del Barcelona donde, en 1937, fue alcanzado por un disparo del Crucero “Canarias”.

A la conclusión de la contienda se hallaba en mal estado en la bahía de Portmán, próxima a Cartagena, siendo trasladado a la factoría de la S.E.C.N. cartagenera donde fue reacondicionado y puesto a punto, recibiendo, en mayo de 1940, el nombre de “Plutón”.

Creemos que no iba armado y que, tan solo, disponía de los emplazamientos para piezas en caso de guerra. Tampoco disponía de equipos para el abastecimiento de combustible a otros buques en navegación.

El “Plutón” fue dado de baja en mayo de 1970, tras una larga vida operativa.

El Petrolero “Teide” con su numeral “AP-11”

En cuanto al segundo de los petroleros de Flota, el “Teide” (BP-11), tenemos constancia de su presencia en el puerto coruñés al menos en febrero de 1970, coincidiendo con la arribada de los buques participantes en los ejercicios hispano-franceses “Finisterre VIII”.

Construido en la factoría de la E.N. Bazán de Cartagena, causó alta en la Armada en 1956. Su desplazamiento era de 8.190 tn., a plena carga, con una eslora de 117,50 m., una manga de 14,80 y un calado de 6,90.

Disponía de dos motores diésel que le proporcionaban una potencia de 3.360 cv. y una velocidad de 12 nudos. Su dotación era de 100 hombres.

Tenía capacidad para transportar 5.300 metros cúbicos de combustible.

Pese a disponer de capacidad para ser armado, en caso de guerra, con un cañón de 127 mm., y otras piezas menores, creemos que nunca dispuso de estos elementos. Al contrario que el “Plutón”, que no contaba con este tipo de medios, el “Teide” estaba dotado con un radar de navegación.

Con ocasión de la firma de los acuerdos con los Estados Unidos, a principios de los años 60, se le instalaron dos estaciones de abastecimiento de combustible en navegación, una a cada banda. Igualmente, tenía capacidad para transportar pequeñas cantidades de víveres y repuestos.

A lo largo de su vida operativa recibió los numerales de “AP-11” y finalmente “A-11”, con el que fue dado de baja en 1988, teniendo que aguardar la Armada, utilizando ocasionalmente, para atender sus necesidades logísticas, el petrolero de la CAMPSA “Campeón, hasta que 1991 se dio de alta un nuevo buque petrolero, en este caso el “Marqués de la Ensenada” quien heredó su numeral “A-11”.