“LE RADIO-TRAÎTRE, JEAN HÉROLD-PAQUIS"

EDICIONES ALMA 2019.

Frente a los cobardes que no quieren tener pasado para no ser acusados de ‘fascistas’, nosotros honramos a los héroes caídos por nuestras ideas.

Resumen de Reflexir&Agir

Era la estrella de Radio París, la voz más conocida de la Francia de Petain junto con la de Philippe Henriot.

POR LA MOSELA El que todavía se llamaba solo Jean Hérold nació el 4 de febrero de 1912 en Arches (Vosges), en la tierra de la ciruela mirabel y el pequeño vino gris. Su padre era un comerciante, pero es el abuelo quien cría al niño, en el distrito de Paquis (de donde obtendrá su seudónimo). Hérold-Paquis describe su pueblo como "rodeado de colinas coronadas de bosques de abetos, enclavados en el verde, regadas por el caprichoso Mosela con aguas cristalinas". En 1928, a la edad de 16 años, ingresó en L'Express de l'Est, un diario radical socialista local, como editor, que dejó unos meses más tarde para L'Éclair de L'Est, diametralmente opuesto puesto que tenía posiciones católicas y nacionalistas. Paquis se encarga de la información regional. Frecuentó los círculos nacionalistas, en particular Action française y las Juventudes patriotas. Luego se convirtió en gerente de La Comedia Humana, pero fue sentenciado a tres meses de prisión después de un artículo difamatorio sobre el alcalde de Belfort. Al salir de prisión en 1936, un amigo lo llevó al semanario católico Choisir, donde fue secretario editorial y columnista de cine. Se casó con una decoradora y se hizo amigo de sus famosos colegas de Je suis Partout: Brasillach, Rebatet y Gaxotte. Un poco alocado, sus escapadas desagradan a su empleador católico y Paquis decide irse a luchar en las filas franquistas.

¡ARRIBA ESPAÑA!

En junio de 1937 se unió al Tercio de Requetés San Marcial. Ingresa en filas en Zarautz, cerca de San Sebastián. Es uno de los 60.000 carlistas que lucharán por los nacionalistas (6.000 dejarán su piel allí). Luego se unió a la bandera ‘Juana de Arco’, una formación de la Legión Extranjera de 500 franceses, con una camisa verde y un gorro de fieltro con un pompón rojo, estaban luchando cerca de Madrid. Luego, en la famosa Sierra de Teruel, donde Paquis fue evacuado por pleuresía el 17 de diciembre de 1937, más tarde fue tratado en un sanatorio instalado en el antiguo monasterio de Vertuela (Aragón). No olvidará a sus camaradas ni las "tardes en el frente, cuando el silencio de los cánones precedió a la queja de las guitarras". En marzo de 1938, todavía convaleciente, el director de Radio Zaragoza le ofreció ser el orador de un programa diario en francés de quince minutos (también habrá uno en portugués, italiano y alemán). La radio se ha convertido en una herramienta de propaganda muy poderosa, como Goebbels había demostrado algo antes. Y Drieu, quien escribió en Socialismo fascista en 1934: "El dictador es un periodista como Mussolini, o mejor, un sonámbulo en el altavoz y en la radio como Hitler. Demagogia del siglo XX, el héroe susurrante viene a seducirte en tu cama". El Secretario de Información y Propaganda de Vichy, Paul Marion, un buen conocedor de estos temas, pensó que Hitler, Mussolini y Franco habían triunfado por la propaganda, pero también porque "el secreto de su éxito radica en el hecho de que rompieron el monopolio de la argumentación lógica, y pudieron apelar a los poderes de los sentimientos y los instintos, a las fuerzas telúricas irresistibles". Psicología de masas tan querida por Gustave LeBon.

LA GUERRA DE LAS ONDAS

El conflicto español acaba con la victoria del Caudillo, Hérold-Paquis vuelve a Francia. Después de la Debacle y la "sorpresa divina" de Pétain, Paquis fue nombrado delegado de la propaganda por Pierre Laval en el otoño de 1940. Se encontró en una pensión familiar en desuso, sede del Ministerio de Información, donde se ocupas de los viajes oficiales del Mariscal. Sus nuevos colegas son Tixier-Vignancour, Laubreaux y Rebatet. Este último escribe sobre este pequeño equipo en Les Décombres: “Los cinco estábamos en la misma c ara de la derrota, todos jóvenes, infundidos con las mismas certezas políticas, llenos del mismo asco”. Sabemos que Rebatet estará muy decepcionado con esta breve experiencia de Vichy. En abril de 1941, Paquis, que no era apreciado por Manon, fue enviado a Gap como delegado de propaganda para los Altos Alpes. Pero tampoco gusta a una vieja gloria de Action française y al obispo que lo considera "demasiado fascista". En noviembre, regresó a París, donde su amigo Dominique Sordet, jefe de la agencia Inter-France, lo recomendó como orador en Radio Paris. Pagado catorce veces más que en Vichy, Paquis entrega su primera crónica militar el 4 de enero de 1942. Que se hace famosa con la frase "Inglaterra, como Cartago, será destruida". Un préstamo del general Moche que firmaba así sus cartas a Napoleón. En Radio París, me codeó con otros periodistas como Jean Azéma, ex de la división Walonie y periodista de Je suis partout, Asté d'Esparbés (hijo del escritor napoleónico Georges d'Esparbés) pero también cierto Olivier Séchan (que no es otro que el padre del cantante Renaud).

UN PARTISANO "Soy un partisano", proclama a menudo. Paquis no mide sus palabras contra sus enemigos. En su columna del 1 de mayo de 1943, evoca la fosa común de Katyn (a quien Brasillach vio con sus ojos): "Me hubiera gustado ver la reacción de los innumerables Schumanns, Goldenbergs y otros Weiskopf de la radio inglesa hablando en francés, cuando se enteraron de la existencia de la fosa común de Katyn. Si los 10,000 cadáveres hubieran sido los de los judíos, ¡qué serenata, Señor! Esto es, sin duda, lo que deben haber temido de inmediato, los carpáticos galos que defienden en Londres el honor de Francia, la hijastra de Israel". Se alistó en las SS en el otoño de 1943. Una "aventura con casco" que lo deleitó: "Estos hombres, incluso bajo el casco de acero alemán, son exactamente los verdaderos descendientes, los únicos herederos de una tradición bélica que se jalona con cientos de nombres de victorias y derrotas, todas gloriosas, y todos dignos de las listas que aparecen bajo el Arco del Triunfo ". Pero los reveses militares y el ocaso del Tercer Reich anunciaron un futuro menos favorable para este gran sueño europeo. El desembarco aliado promete ser inevitable. Al igual que sus amigos de "Je suis partout" (que gritan en las reuniones públicas "No estamos desanimados"), Paquis bromeó al micrófono: "En veintidós días, piensen en eso, estarán aquí, los estadounidenses, los disidentes, los negros, marroquíes, brasileños, mexicanos, paraguayos, mongoles, kalmouks e incluso los ingleses. estarán aquí, portadores de mil cosas buenas, y de lo mejor, libertad. Esta libertad, en cuyo nombre querrás que me cuelguen, disparen o electrocuten. A menos que los fieles y delicados jíbaros, que son la élite del ejército brasileño, quieran reducir mi cabeza al tamaño de una manzana. Cuando muera, siempre tendré un pensamiento sonriente para las peras que seguirán viviendo”. El 17 de agosto de 1944, la flor intelectual de la Colaboración se encuentra frente a la sede del PPF, rué des Pyramides: Saint-Paulien, Véronique y "Loucien" Rebatet, Cousteau, Ralph Soupault y sus familias. Suben a los camiones de la Wehrmacht. Dirección Nancy. Luego Bad Mergentheim en Alemania, donde Paquis participa en Radio Patrie. Cuando el Reich se derrumbó, Paquis se marchó a Suiza.

EL PROCESO Como muchos de los juicios de la sangrienta Depuración, el juicio de Paquis fue una parodia de la justicia. La sala del tribunal está abarrotada, ¡tanto que algunos incluso se meten en la silla del acusado! Incluso Pierre Dac, el oponente de Paquis en Radio London, quien lo bautizó como el Obersturm-militaerische-speaker, está angustiado por este espectáculo patético: "Solo faltaban litros de vino rojo para completar la fiesta, y que las bandejas de salchichas se repartieran para que la diversión estuviera en su apogeo. (...) En cuanto a Jean Hérold-Paquis, su actitud fue, en todos los aspectos, rigurosamente perfecta". Menos noble será la opinión de los cronistas judiciales como Madeleine Jacob, quien escribe en L’Ordre: “Un ser falso, enrojecido, pálido, delgado, con un traje azul. Es más como un pillastre fallido que como un criminal importante”. Francine Bonitzer lo describe con "una cabeza de turón" y "pequeños ojos azules falsos". Su abogado, Maurice Gargon, dirá de este juicio y los de la "Liberación" que fueron "una abyección". Y que debería haberse quitado su túnica y haberla devuelto "solo el día en que la justicia ingresara nuevamente a la sala del tribunal". El 17 de septiembre de 1945, L'Humanité podría terminar eructando: "Super traidor, vocero frenético de Hitler y Goebbels, Hérold-Paquis está condenado a muerte". Le fusilaron en el fuerte Chatillon el 11 de octubre de 1945, vestido con la camisa azul de los Doriotistas.