El P. Jaime Bertodano, coordinador de ‘Madre Ven', nos habla del proyecto.

¿Cómo nace la iniciativa Madre Ven y con qué objetivo?

Madre, ven” es un deseo del corazón que pide a ayuda a la Madre. Vemos claramente que estamos en una situación difícil y que necesitamos ayuda. No podemos pensar que podemos prescindir de Dios en la vida como el mundo moderno nos ha hecho creer. Ese es el objetivo de esta peregrinación: pedirle a nuestra Madre que venga con sus gracias en nuestra ayuda, como lo hizo con el apóstol Santiago. Y Ella está deseando acudir a estar con sus hijos. Por eso, también es un deseo de la Virgen. Cada vez estoy más convencido.

¿De quién parte la iniciativa?

A varios laicos y sacerdotes nos llegó por separado la iniciativa “M de Marie” que un grupo de laicos franceses habían puesto en marcha como una respuesta a la Virgen después del incendio de Notre Dame de Paris. Todos nos acordamos de aquellas imágenes. Así es como nos pusimos a hablar para ver si también en España sería posible responder a la Virgen con fe ante la situación que vivimos.

¿Cómo fue el proceso para elaborar el recorrido y darle forma al proyecto?

Teníamos claro que no podíamos copiar todo lo que hicieron en Francia en el proyecto “M de Marie”. Ellos trazaron una “M” en el territorio francés uniendo los lugares de apariciones marianas del s. XIX (Lourdes, La Salette, La Rue du Bac de París, Pontmain y Pellevoisin). Y sale una “M”, es sorprendente.

Pero la historia de la espiritualidad mariana en España es distinta a Francia, tiene otros acentos. Por eso quisimos “españolizar” el proyecto. La historia de la Virgen en esta tierra comienza en Zaragoza con la visita en el Pilar. Y la devoción a la Madre de Dios está aquí presente en sus ermitas, en sus pueblos y tradiciones, y está ligadísima a la historia del dogma de la Inmaculada. Además, se daba la providencia de que este 2021 es año Jacobeo, así que decidimos que queríamos recordar la visita a Santiago en el Pilar cuando éste estaba decaído y abatido en su primer intento evangelizador. Somos herederos de la fe de Santiago, pero nos sentimos como él, necesitados de fortaleza, consuelo y esperanza. Por eso quisimos recorrer el camino entre Zaragoza y Compostela, como una visita de María a Santiago y sus sucesores en la fe.

¿Por qué es tan importante el viaje de Éfeso al Pilar de Zaragoza?

Porque recuerda la idea de la visita. Y necesitamos pedir que venga como lo hizo en Zaragoza. La Virgen se apareció en un Pilar a orillas del Ebro entorno al año 40, d.C. Se trata de la primera aparición de María y la única que conocemos durante su vida. Más que una aparición podríamos hablar de un fenómeno de bilocación.

Según nos cuenta la tradición, tras la persecución de Jerusalén contra los primeros cristianos, María vivió en Éfeso con san Juan siguiendo las palabras de su evangelio “y desde aquella hora el discípulo la acogió en su casa” (Jn 19, 27).

Ella se encontraba con San Juan, hermano de Santiago y vino a visitar a Santiago y fortalecerle. La idea de traer a la Virgen de fuera era para nosotros la manera de expresar que la Virgen verdaderamente nos visita con sus gracias, que viene de una forma real en ayuda de sus hijos.

Por otro lado, la Inmaculada es la patrona de España y al ser una advocación doctrinal aúna todas las demás. Además, la imagen que hay actualmente en la casita de Éfeso es una Inmaculada. Por eso, decidimos que fuera una Inmaculada la que peregrinase.

¿Qué otros importantes lugares va a recorrer la imagen?

Sorprende el número de Jubileos que este año hay convocados en distintos lugares de España, además del Compostelano. Esta peregrinación es una manera sencilla de unirlos: Nuestra Señora de Guadalupe, el Jubileo de Lepanto en Alcalá, la conversión de San Ignacio en Loyola, la muerte de Santo Domingo de Guzmán, las diócesis de Burgos y Zamora, el santo Cáliz de Valencia y muchos más. Esos lugares los va a visitar seguro, pero queremos pasar por todas las patronas de las diócesis, por los santuarios más importantes donde la Virgen se ha hecho presente. Queremos que la gente sepa que Nuestra Madre está cerca de sus hijos. La visita a esos santuarios es un recordatorio de que Ella siempre ha acudido y viene cuando se le llama.

¿Quiénes pueden participar y cómo puede hacerse?

La Virgen no nos pide el DNI ni el currículum. Ella sale al encuentro de todos los que quieran recibirla de una manera u otra. De todas las edades.

Pueden apuntarse como peregrinos o como voluntarios en la web www.madreven.es y hacer las etapas que quieran, o bien acoger a la Virgen en el pueblo por donde pase o participar en las celebraciones que haya en su honor.

¿Qué frutos espirituales esperan obtener?

Ya los está dando. Estamos comprobando cómo la Inmaculada se acerca a los sencillos de corazón y cómo muchos se están sintiendo consolados y gozosos en la fe. El paso de la Virgen está siendo un verdadero encuentro con María Santísima y está suponiendo un impulso en muchos pueblos, parroquias y comunidades a las que la pandemia había hecho dar un paso atrás. La Virgen nos está poniendo en movimiento y sacando del miedo o el hastío. Muchos hacen suya la letra de esa canción tan conocida y le dicen de veras: “Ven con nosotros a caminar, Santa María, ven”.

Además, todo el trabajo realizado para esta peregrinación está siendo una experiencia muy ilusionante de comunión entre distintos carismas y acentos, pero unidos por la misma Madre. También el trabajo de los laicos es increíble y lo necesitamos en la Iglesia. Así que espero que todo esto quede al final: la fortaleza para la evangelización, la comunión en su Iglesia, y la corresponsabilidad de los laicos. Y el amor a la Virgen, claro.

¿Esperan que se perpetúe en el tiempo esta iniciativa?

No lo sé, la verdad. Sería estupendo. Sé que detrás de todo este fantástico “lío” está la Virgen, como en las Bodas de Caná. Si Ella quiere seguir liándonos para esto o para cualquier otra cosa yo me apunto. Estamos a sus órdenes y Ella nos dice “haced lo que Él os diga”.