Vamos a continuar con la ciudad perdida de Petra, tal como quedamos. Y vamos a ver algunos aspectos interesantes que confirman lo que ya vimos, y que es importante tengamos claro para tener la posibilidad de dar crédito a lo que viene después. No solo me llamo la atención en la famosa portada del tesoro ese ancho surco vertical, que desencadeno que me pusiera a buscar muestras de ablandamiento de rocas en todos y cada uno de los 800 “templos” que hay en Petra. Sino que hubo algo más que me llamo la atención. Y me ocurrió lo mismo que cuando vi el ancho surco vertical en esta magnífica portada; veía algo raro, pero no sabía qué.

La imagen de abajo es la parte de arriba de la portada del tesoro, la misma donde está el ancho surco vertical de 20m., de altura desde el suelo.

Si nos fijamos en los relieves; y con la información que ya tenemos, podemos apreciar que no están terminados. Algo totalmente lógico, puesto que si no lo está la portada ni los interiores, tampoco están terminados estos relieves.

Lo que ocurre es que no son relieves, ya que los relieves no suelen tener pedestal. Si volvemos a fijarnos vemos que medio relieve está fuera de la roca madre(o de la pared donde está el relieve) y la otra mitad es la propia pared puesto que todavía no se ha generado completamente la forma de esa estatua, que es lo que en realidad son estos relieves.

Es decir: la pared reblandecida estaba retrocediendo a la vez que dejaba atrás las estatuas, pero como se aborto la construcción en ese instante, las estatuas quedaron a medio construir, al igual que el templo.

Es decir: Si hubiésemos estado de pie mirando hacia la pared rocosa dónde está esa portada, unos instantes antes de comenzar a aparecer. Lo que hubiésemos visto; tal como ya hemos comentado. Sería lo siguiente: En primer lugar veríamos como la pared empezaba a cambiar de textura para ir adquiriendo una reblandecida, incluso se movería un poco, y esto duraría unos minutos durante los cuales no saldríamos de nuestro asombro.

Y cuando ya estuviésemos pensando que nos había sentado mal algo que pudiésemos haber fumado, veíamos con una enorme incredulidad como empezaba a aparecer dibujada esa portada en la pared y como poco a poco comenzaba a tomar forma y volumen dentro de la pared, al tiempo que también veíamos como iban apareciendo los interiores.

Y cuando ya estuviésemos a punto de caernos de espaldas pensando que nos estaba ocurriendo algo, veríamos como los relieves que estaban apareciendo en la pared del templo dejaban de emerger de la pared y se detenía la construcción de toda la portada.

Este proceso tal vez duraría como mucho una hora, o quizá menos.

Está claro que: Estamos contemplando una tecnología que está años luz por delante de la nuestra actual. Una tecnología que por supuesto no tenían los nabateos del siglo VIII a. C., ni desde luego ha tenido ninguna civilización anterior a nosotros. Es decir: Ninguna civilización nuestra ha construido eso; sea lo que sea.

Y que por supuesto no es una necrópolis tal como dice la historia oficial de ese país. Como sabemos los historiadores oficiales, los arqueólogos oficiales y los antropólogos oficiales, lo único que ven en todas estas construcciones maravillosas, anacrónicas y enigmáticas, son; o bien tumbas, o bien templos.

Nunca verán otra cosa, ¿Por qué?.. Bueno se trata de una corriente cultural que postula el naturalismo metodológíco, que viene a decir que todas las causa para explicar algo, deben ser de origen natural. Nunca deben ser de origen artificial donde pueda haber una inteligencia detrás. Es decir que excluyen precisamente la inteligencia, lo que implica en este caso que no pudo haber construido este lugar, ni ningún otro de los que hay por todo el mundo, ninguna civilización que no fuese humana, o ninguna civilización anterior a nosotros.

Excluyendo la posibilidad de que una civilización venida de las estrellas hubiese podido construir todos los mal llamados templos que hay esparcidos por todo este planeta.

Pero es que además todos los arqueólogos; los cuales tienen un poder de propaganda y difusión enorme, con todo tipo de programas en los mejores medios televisivos, junto con antropólogos e historiadores. Siguen la misma línea editorial y el que se salga de esta línea es despedido de inmediato. Lo que implica que hay una entidad muy poderosa, con mucho poder, mucha influencia y mucho dinero que es la que marca la línea editorial en la sombra. La pregunta es ¿qué entidad quiere que no se sepa la verdad? Y digo bien; no quiere que se sepa la verdad ya que me consta, que esa entidad conoce al menos la tecnología de ablandamiento de rocas y generación de formas, así como quienes eran los verdaderos constructores con todo lo que esto implica.

Pero veamos: Estas construcciones anacrónicas, inexplicables, que a todas luces están fuera del tiempo que la cronología oficial les adjudica, jamás pudieron haber sido construidas por los hombres de la edad de piedra muchas de ellas, o del neolítico. Entre otras cosas porque como veremos la edad de piedra y el neolítico jamás existieron.

Por tanto y necesariamente tuvo que ser otra civilización que no era de este planeta la que dejo todos esos registros. Ya que no es posible que semejante civilización si hubiese nacido aquí, en este planeta, hubiese desaparecido sin dejar rastro en todo el planeta y al mismo tiempo.

Y no sepamos quien construyo esos templos, que son en realidad, ni tampoco haya nada traducido, porque esos mal llamados templos están plagados de jeroglíficos que sin duda nos están hablando de todo esto. ¿Por qué no sabemos lo que pone en esos templos?.. Evidentemente porque no hay nada traducido. A pesar que los historiadores oficiales, los arqueólogos oficiales y los antropólogos oficiales digan que sí están traducidos.

Por tanto la única posibilidad es precisamente la que se excluye ya que fue una civilización venida de las estrellas la que dejo todos estos registros. Y como veremos hicieron mucho más que eso.

PETRA

Ahora vamos a ver otro templo en el que veremos algo interesante. O mejor dicho; vamos a ver la parte de arriba de un templo. En la imagen podemos ver la parte de arriba de un templo que es enorme y desde luego en toda esa pared se aprecia material de roca reblandecido que cayó para abajo cuando se aborto la construcción y desaparecieron la fuerza que ablandaba y la fuerza que generaba el templo; hasta que el material se endureció y se quedo como estamos viendo. Aunque no en la imagen que tenemos, en la que veremos algo.

Pero si en otras imágenes (se puede teclear imágenes de petra), si nos fijamos estaríamos viendo algo que podíamos considerar increíble si no fuera porque ya tenemos ciertos datos. En esas imágenes se puede ver que la parte de abajo de este enorme templo está muy definida y terminada.

Aunque se aprecia con toda claridad que el exterior del templo está sin terminar de construir. Pero es que si nos fijamos y a medida que subimos por el templo podemos ver que la parte de arriba está menos terminada. Y la última parte de arriba da la impresión que el templo se disuelve o difumina en la roca madre. Y también podemos apreciar un enorme volumen exterior de vaciado.

Aquí surgen algunas preguntas y no estamos hablando de los Nabateos; sino de los verdaderos constructores y de la tecnología de ablandamiento de rocas y generación de formas ¿Cómo se ha generado ese volumen exterior de vaciado? ¿Y donde están los restos del material sobrante? La respuesta es alucinante: Podemos considerar que la roca madre se ablando al tiempo que todo ese material del volumen de vaciado generaba la portada y los interiores, que iban retrocediendo junto con la portada. Es decir: ese volumen de vaciado se estaba utilizando para generar la portada y los interiores al tiempo que se introducía dentro de ese promontorio rocoso.

Pero ese promontorio rocoso tiene una inclinación que podemos estimar en unos ochenta grados, lo que explica por qué el templo está menos terminado por la parte de arriba:

Si la portada estuviese más hacia afuera del promontorio, en la vertical no habría roca para generar la parte de arriba. De ahí que en todos los templos veamos ese volumen de vaciado que parece haber sido cortado como un queso, que ha sido generado cuando la portada estaba retrocediendo hacia dentro del promontorio rocoso.

Ahora vamos a fijarnos en detalle en la parte de arriba del templo, que podemos ver en la imagen de abajo. Y vemos que el templo apenas se distingue de la roca madre que podemos ver en la parte de arriba. El aspecto que presenta el templo es que tiene una consistencia blanda. La misma que tuvo hace 12.500 años.

Aunque se aprecia que llega un momento en que acaba el templo y comienza la roca madre. Es justo aquí donde podemos ver algo que confirma de una forma inequívoca que el templo y la roca madre tuvieron una consistencia blanda al mismo tiempo.

Si nos fijamos a la izquierda de la imagen, justo donde acaba el tiempo y comienza la roca madre. Hay una roca de forma alargada dispuesta verticalmente, que si nos fijamos esta unida por la parte de arriba, a la roca madre y por la parte de debajo está unida al templo. Esto confirma de una forma meridiana que la roca madre y el templo tuvieron una consistencia blanda al mismo tiempo.

Y desde luego el templo está menos terminado por la parte de arriba, porque el templo junto con las dependencias interiores estaban retrocediendo buscando ese material para generar la parte de arriba y que solo podía encontrar retrocediendo dentro del promontorio rocoso debido a esa inclinación de unos 80 grados.

Todo esto viene a contestar la pregunta que nos hicimos en un capítulo anterior; Suponiendo que esto lo hubiesen hecho los Nabateos con martillos y cinceles ¿Dónde están los 150 millones de metros cúbicos de material sobrante necesario para vaciar los interiores y los exteriores? Sin contar el 80% de construcciones que están bajo el nivel del suelo actual. Porque tal como se comento ese material sobrante tenía que estar ahí, puesto que no se terminaron los templos y se abandono la construcción.

Entonces y puesto que eso no lo construyeron los nabateos, sino que se estaba construyendo con esa tecnología de ablandamiento de rocas y generación de formas, está claro que ese material sobrante jamás existió.

Y desde luego esto mismo ocurre en todos los “templos” del mundo. Y me refiero a todos: Lalibela en Etiopia. Capadocia en Turquía. Los bloques de las tres pirámides del valle de Guiza, junto con todos los templos de Egipto. El templo de Borobudur en la isla de Java. Stonehenge, el famoso conjunto megalítico del sur de Inglaterra. Gobekli Tepe en Turquía. Angkor Wat en Camboya. Los alineamientos megalíticos de Carnac en Francia. Todas las pirámides de la península de Yucatán. Los guerreros de terracota, junto con las pirámides de China y la gran muralla. Las construcciones megalíticas de la isla de Menorca. Todos los templos de la India. La pirámide sumergida en las islas Azores. La estructura de Yonaguni en Japon. Las pirámides sumergidas entre las costas de Cuba y la península de Yucatán. Y absolutamente todo este tipo de construcciones enigmáticas y maravillosas que están por todo el mundo y que todos sabemos cuáles son.