El viernes, 22 de mayo de 1953, arribó al puerto coruñés la 1ª División de la Escuadra al mando del Contralmirante Santiago Antón Rozas que enarbolaba insignia en el Crucero “Méndez Núñez”. La División estaba integrada también por los Destructores “José Luis Díez”, “Almirante Antequera” y “Jorge Juan”; los Cañoneros “Hernán Cortes” y “Vicente Yáñez Pinzón”; el Minador “Neptuno” y los Dragaminas “Tambre” y “Lérez” que ocuparon una buena parte de los muelles coruñeses.

La División, procedente del Cantábrico, donde había realizado ejercicios navales, permaneció en la ciudad hasta el martes 26 en que abandonó las aguas coruñesas.

Como era habitual en este tipo de visitas, el Contralmirante jefe de la División cumplimentó a las primeas Autoridades de la ciudad, a las que también recibió a bordo del buque insignia. Por su parte, las distintas Unidades navales abrieron sus portalones para que pudieran ser visitadas por los coruñeses durante aquel fin de semana.

Al Crucero Ligero “Méndez Núñez”, procedente de la Ley Miranda de 1915, gemelo del “Blas de Lezo” y, más tarde, de los “Príncipe Alfonso” y “Almirante Cervera”, se le colocó la quilla en El Ferrol, en 1920, fue botado en 1923 y entregado a la Armada en mayo de 1925.

Sin embargo, lo anteriormente señalado no es del todo cierto ya que se da una curiosa circunstancia con relación a este buque.

En 1924, se conmemoró el centenario del nacimiento del insigne marino vigués Casto Méndez Núñez, el vencedor de la “Campaña del Pacífico” de 1866. Esta circunstancia provocó, con el fin de realzar más las celebraciones de esta efeméride, que las Autoridades navales dispusiesen que el Crucero que llevaba su nombre, todavía sin entregar a la Armada, permutase su denominación con su gemelo “Blas de Lezo”, cabeza de la clase, en fase avanzada de construcción, cuya quilla se había colocado en Ferrol en 1917, siendo botado, tras muchos retrasos, en 1922 y así, en agosto de 1924, el Crucero “Méndez Núñez” causó alta en la Lista Oficial de Buques de la Armada, en tanto que el “Blas de Lezo” que, en un principio había recibido el nombre del vencedor en el bombardeo de El Callao, lo hizo en 1925.

El “Méndez Núñez”, desplazaba 6.045 tn. a plena carga; su eslora era de 140,82 m., 14,02 de manga y 7,72 de puntal. Disponía de cuatro turbinas Parsons y doce calderas Yarrow, con una potencia de 43.000 cv. que le permitían una velocidad de 29 nudos. Su dotación era de 320 hombres. Montaba seis cañones Vickers de 152 mm., cuatro antiaéreos de 47 mm. y doce tubos lanzatorpedos de 533 mm. El “Méndez Núñez” fue dado de baja en diciembre de 1963.

El Minador “Neptuno” ya con numeral de Fragata (F-02)

En cuanto al resto de los buques integrantes de la División, los Destructores “José Luis Díez”, “Almirante Antequera” y “Jorge Juan”, pertenecían a la primera y segundas series de la larga clase “Churruca”. Fueron botados en 1929 (“José Luis Díez”), 1935 (“Almirante Antequera”) y 1937 (“Jorge Juan”). Desplazaban entre 1.800 y 1.914 tn., a plena carga, con una eslora de 101,98 m., una manga de 9,67 y un calado de 3 m.  

Disponían de dos turbinas Parson, dos calderas Yarrow y dos hélices, con una potencia de 42.000 cv., que le proporcionaban un andar de 36 nudos.

Montaban cinco cañones de 120/45 mm., uno de 76,2/45, seis tubos lanzatorpedos de 533 mm., dos lanzacargas de profundidad y cuatro ametralladoras. Su dotación era de 160 hombres.

Fueron dados de baja entre 1959 (“Jorge Juan”) y 1965 (“José Luis Díez” y “Almirante Antequera”).

Los cañoneros “Hernán Cortés” y “Vicente Yáñez Pinzón”, pertenecían a la clase “Pizarro”, integrada por un total de ocho buques, todos ellos con nombres de navegantes y conquistadores, formando dos series que fueron construidas y botadas, en la Empresa Nacional de Bazán de El Ferrol, entre 1946 y 1951, acogiéndose las dos últimas unidades construidas –“Vicente Yáñez Pinzón” y “Legazpi”- al plan de modernización de la Armada.

En origen, estos buques desplazaban 2.246 tn. a plena carga; con una eslora de 95,21 m.; una manga de 12,15 m. y 7,55 de puntal, con un calado de 3,78 m. Su dotación era de 251 hombres. Como consecuencia de su modernización, llevada a cabo en 1960, el “Vicente Yáñez Pinzón”, sufrió algunos cambios en sus especificaciones que, en este caso, omitimos.

Disponían de dos grupos de turbinas Parson, dos calderas Yarrow y dos hélices, con una potencia de 6.000 cv., que le proporcionaban un andar de 18 nudos, con una autonomía de 3.000 millas a 14 nudos.

Sur armamento consistía en seis cañones de 120/50 mm., colocados en montajes dobles, uno a proa y dos a popa; ocho cañones antiaéreos de 37/80 mm., en montajes dobles; tres ametralladoras antiaéreas de 20 mm.; cuatro morteros y un varadero lanza cargas de profundidad, disponiendo de capacidad para transportar una treintena de minas.

Fueron dados de baja en 1971 el “Hernán Cortés” y 1983 el “Vicente Yáñez Pinzón”.

Por su parte, el Cañonero Minador “Neptuno”, pertenecía a la clase “Júpiter”, integrada, además de los dos citados, por los “Vulcano” y “Marte”.

El Cañonero “Pizarro”, cabeza de clase y gemelo del “Hernán Cortés” y del “Vicente Yáñez Pinzón”

Los “Neptuno” y “Marte” que, al contrario que los otros dos, no quedaron incluidos en el Plan de Modernización, fueron autorizados en 1935 y construidos en la S.E.N.C. de Ferrol, motivo por el cual los “Júpiter”, “Vulcano” y “Marte”, entregados a la Armada entre 1937 y 1938, llegaron a prestar servicio en la Escuadra del bando nacional, no así el “Neptuno” que fue dado de alta, con la guerra ya concluida, en noviembre de 1939, causando baja en febrero de 1972.

El ”Neptuno”,  desplazaba 2.600 tn. a plena carga, con una eslora de 100 m., 12,65 de maga y 3,60 de calado. Disponía de dos grupos de turbinas Parsons y dos calderas Yarrow, con una potencia de 5.000 cv. y una velocidad máxima de 18 nudos.

Iba armado con cuatro cañones de 120 mm.; dos antiaéreos de 76 mm. y dos ametralladoras de 20 mm., así como un lanzador de cargas de profundidad y una capacidad de transporte de 264 minas. Su dotación era de 180 hombres.

En cuanto a los Dragaminas “Tambre” y “Lérez”, pertenecían a la clase “Bidasoa”, integrada por siete unidades –“Bidasoa”, “Nervión”, “Lérez”, “Tambre”, “Guadalete”, “Segura” y “Ter”-. Fueron autorizados en junio de 1941, construyéndose cinco en Cartagena y dos en Ferrol, basados en el modelo alemán “M-Boote 1940”. El “Tambre” fu entregado a la Armada en julio de 1946 y el “Lérez” en febrero de 1947, causando baja en 1971 el “Lérez” y en 1973 el “Tambre”.

Desplazaban 709 tn. a plena carga; su eslora era de 61,90 n., 8,50 de manga y 3,65 de puntal, con una dotación de 80 hombres.

Disponía de dos máquinas alternativas de triple expansión, dos calderas Yarrow y dos hélices que le proporcionaban 2.400 cv. de potencia y una velocidad de 16,5 nudos. Iban armados con un cañón de 88 mm. y otras piezas menores y podían embarcar doce cargas de profundidad.

De nuevo, en aquellos días, las calles de La Coruña se vieron animadas con la presencia de los más de 1.400 hombres que integraban las dotaciones de los buques, en tanto que fueron muchos los coruñeses que se acercaron a la zona portuaria para poder visitar el interior de los buques.