Nació el día 2 de julio de 1853 y fue nombrado Alférez de Caballería el 23 de febrero de 1865, sin disfrutar de sueldo ni antigüedad hasta el 28 de abril de 1871, que acreditó en el examen sufrido tener la suficiencia necesaria para el desempeño de dicho empleo, habiendo además cumplido la edad reglamentaria.

Sirvió sucesivamente en el Regimiento de Almansa y en el de la Princesa, saliendo a operaciones de campaña en el Norte en el mes de septiembre de 1873. El 6 de octubre de este año tomó parte en la acción de la ermita de Santa Bárbara y montes de Guirguillano, y los días 7, 8 y 9 de noviembre en la batalla y combates librados en la línea de Montejurra, por los que fue recompensado con el grado de Teniente; el 25, 26, 27 y 28 de junio de 1874 tomó parte en los combates del Monte Murut; el 28 de agosto tomó parte también en la acción de la Puebla de Arganzón; el día 8 de octubre en la de la Guardia; y el 10 y 11 de noviembre en las acciones de Irán, siendo por estos hechos condecorado con la Cruz de primera clase del Mérito Militar con distintivo rojo.

Ascendió al empleo de Teniente por antigüedad, con la efectividad de 1 de enero de 1875; en el mismo mes se le concedió el grado de Capitán, en permuta de otra Cruz de primera clase de Mérito Militar con distintivo rojo, que se le había concedido por los combates del Monte Murut; continuó de campaña y tomó parte en las operaciones efectuadas para el levantamiento del bloqueo de Pamplona.

Desde el mes de junio del año 1875 estuvo destinado en el Regimiento de Lanceros de Farnesio, tomando parte el 31 de julio en la acción de los campos de Aras y Moreda y en la toma de Viana, por cuya acción fue promovido a Capitán ; los díaa22, 23 y 24 de octubre tomó parte en la acción de Lumbier y en las operaciones llevadas a cabo en la ermita de San Cristóbal de Pamplona; el 16 y el 18 de enero de 1876 tomó parte en los acontecimientos sobre Allo y Sesma; el día 17 de febrero participó en la acción de la Solana, por la que fue premiado con el grado de Comandante; el 18 participó en la toma del castillo de Montejurra y el 19 en la de Mojardín y Estella. En el mes de mayo de 1877 fue destinado al Regimiento de la Princesa, quedando de reemplazo a finales de noviembre de 1883.

Destinado nuevamente en el mes de agosto de 1884 al regimiento de la Princesa, estuvo agregado a la Escuela Central de Tiro, hasta el mes de diciembre, disponiéndose en el mes de enero de 1885 que pasara a la situación de reemplazo a petición propia. En el mes de marzo se le volvió a destinar al regimiento de la Princesa, causando baja en dicho Regimiento a finales de diciembre de ese año, por haber sido destinado al Ejército de la Isla de Cuba, donde le destinaron al Regimiento de Tiradores del Príncipe y después a la Subinspección de Caballería. Sin dejar de pertenecer a dicha Subinspección, desempeñó en mayo de 1887 el cargo de profesor de la Academia preparatoria para hijos de militares de la Isla de Cuba, hasta el mes de enero de 1888, fecha en que fue nombrado Ayudante de Campo del Capitán General, cargo que siguió ejerciendo al ascender por antigüedad a Comandante, en el mes de agosto de 1888.

Conservando el destino de Ayudante de Campo, ejerció nuevamente las funciones de Profesor de la expresada Academia preparatoria desde el mes de enero al mes de marzo de 1889, quedando luego en situación de reemplazo, hasta que en noviembre fue destinado al regimiento de la Reina, desde el que pasó a finales de diciembre al Regimiento de Hernán Cortés.

Regresó a al Península en el mes de junio de 1893, permaneciendo de reemplazo hasta el mes de noviembre, en el que fue destinado al regimiento de Reserva de Cádiz.

Ascendió a Teniente Coronel por antigüedad en el mes de mayo de 1894 y fue destinado nuevamente a la Isla de Cuba, donde pasó al regimiento de Hernán Cortés, saliendo a operaciones hasta el mes de marzo de 1895. Dirigió personalmente el 11 de mayo la acción librada en Camazán, en la cual cargó repetidas veces sobre el enemigo, dispersándolo completamente y continuando hasta la terminación del combate al frente de su fuerza, a pesar de haber sido herido de gravedad. Por el mérito que entonces contrajo fue premiado con el empleo de Coronel, y una vez restablecidote su herida continuó de nuevo las operaciones, pasando en el mes de octubre a la comisión activa del servicio.

Se le confió el mando de distintas fuerzas, con las que batió el día 7 de noviembre de 1895 a 500 insurrectos; más adelante hizo algunos prisioneros, atacó y tomó el día 15 un campamento en el Potrero Hanabananilla; el día 17 capturó varios caballos a los insurrectos, presentándosele uno de estos en Lomas Grandes; fueron muertos 26 en la zona de Cienfuegos, entre ellos el que era Jefe y cabecilla Acea y siete de su partida; se distinguió en el combate de Maltiempo, que mandó el 15 de diciembre de este año contra un número diez veces mayor de enemigos, por lo que fue felicitado por el General en Jefe y por el Gobierno de S. M., y se le premió con la Cruz de segunda clase de María Cristina; el día 17 tomó parte en un tiroteo contra los rebeldes en el ingenio Estrella, cerca del Salao; el 29 volvió a alcanzarlos entre el Manguito y la Colina Rocío, sosteniendo un nutrido fuego de fusilería y cañón y los persiguió hasta Santa Rita del barro; el día 30 tuvo un pequeño encuentro en el monte conocido por lengua de Pájaro; y finalmente libró combates el 7 de enero de 1896 en Ceiba del agua; el 8 entre Guanajuay y Mariel y el 9 entre Pinillos y Quiebra Hachas.

Conduciendo un convoy desde la Colonia a Pinar del Río, encontró a los insurrectos el 26 entre el ingenio Santa Lucía y el pueblo de Bajá, cogiéndoles caballos y varios efectos. En el mes de febrero se el confió el mando del Regimiento de la Reina, de nueva creación, y se dedicó a su organización en la Habana, embarcando en mayo para la Península, con el fin de restablecer su salud. Estando en la Península le destinó el Capitán general de Cuba a mandar el Regimiento de Numancia, pero no se incorporó al mismo por haberse dispuesto en octubre que pasase destinado a las Islas Filipinas.

Al llegar a dichas Islas obtuvo el mando de una media Brigada, y a las órdenes del General Galbis salió a campaña, marchando el día 1 de enero de 1897 desde Lapidan sobre Tagüig. Este día y los dos siguientes arrolló al enemigo en los combates que sostuvo y logró levantar el cerco del convento, fuerte del último de los pueblos citados, liberando su guarnición, por lo que le fue concedida la Cruz de segunda clase de María Cristina; en los primeros días de febrero tomó parte en la toma del poblado de Almansa, en el cual quedó protegiendo la construcción de un fuerte y el establecimiento de las comunicaciones y de la línea militar de Parañaque, Pamplona, Almansa y Muntiuiupa; desde este punto y con su media Brigada, que había sido declarada independiente, marchó el día 24 para Paliparang, teniendo que luchar en diferentes ocasiones con el enemigo en tan larga y penosa jornada; cayó luego sobre Pérez Dasmariñas, asistiendo el 25 al combate y toma de este pueblo; desalojó el día 4 de marzo a los insurrectos de las posiciones que ocupaban en dirección a Buenavista; se distinguió el día 7 en la toma de la casa hacienda de Salitrán, por lo que fue felicitado por el Comandante General de su División, por el General en Jefe y por S. M. la Reina; el mismo día tomó parte en el asalto de las trincheras de Anabo II, en el camino de Imus, y en ellas sostuvo el día 8 dos ataques a los rebeldes, que dejaron en el último 300 muertos sobre el campo; y el día 10 estuvo en el ataque y toma de Presa Molino.

Por el mérito que contrajo en esta parte de la campaña, muy especialmente por su comportamiento en el ataque y toma de Salitrán, se le promovió por Real decreto de 10 de marzo al empleo de General de Brigada. Seguidamente fue nombrado Jefe de la 4ª Brigada de la División Lachambre, y prosiguiendo las operaciones, protegió el paso de un convoy por Presa Molino y lo escoltó hasta Pasong Palimparang, sosteniendo algunos tiroteos; el 22 de marzo marchó a Salitrán con dicho convoy.

El día 24 tomó parte en la acción y nueva toma de la trinchera de Anabo II, pernoctando delante de las trincheras de Anabo I, que como el pueblo de Imus, fueron tomadas el 25 tras un encarnizado y sangriento combate, en el que le tocó parte esencial; los días 26, 27 y 28 asistió a la marcha y ocupación de Bacoor; el día 31 de marzo, el día 1 y 2 de abril tomó parte en los combates librados para la toma de Noveleta y ocupación de Cavite Viejo y Vinicayán, asaltando el barrio de Medición y los sitios denominados Santulán y Dos Bocas; los días 4 y 5 de abril tomó parte en la defensa de Noveleta, punto que fue tenazmente atacado por el enemigo; y los días 6 y 7 tomó parte en el asalto y toma de San francisco de Malabón y a la ocupación de los pueblos de Santa Cruz y Rosario.

Por estos últimos hechos fue premiado con las Grandes Cruces del Mérito Militar con distintivo rojo y del Mérito Naval, también con distintivo rojo; la primera de ellas pensionada. El día 15 embarcaría para la Península por encontrarse enfermo.

Permaneció de cuartel hasta noviembre de 1897, fecha en que fue  nombrado Jefe de la Brigada de Caballería del segundo Cuerpo de Ejército. Con motivo de la nueva organización, pasó a mandar la primera Brigada de Caballería en el mes de junio de 1899, desempeñando interinamente en varias ocasiones el cargo de Gobernador Militar de la provincia de Cádiz. Quedó de cuartel en el mes de mayo de 1901, y en el mes de junio de 1903 se le nombró Jefe de la 3ª Brigada de Caballería; y desde febrero hasta septiembre de 1904 estuvo encargado accidentalmente del Gobierno Militar de la provincia de Guipúzcoa; en ese año desempeñó también las funciones de Presidente del Jurado nombrado para el concurso hípico internacional celebrado en San Sebastián.

Desde noviembre de 1904, mandó la segunda Brigada de la División de Caballería, desempeñando a la vez el cargo de Gobernador Militar de Alcalá Henares. En el mes de abril de 1906 fue promovido al empleo de General de División, quedando en la situación de cuartel hasta el mes de septiembre de 1907, fecha en que se nombró General Jefe de la 4ª División de Caballería y Gobernador Militar de Granada. 

En el mes de julio de 1909 se le nombró para el cargo de Gobernador Militar de Melilla; y el 22 de septiembre, con parte de una División a sus órdenes formó la Reserva de ls fuerzas que ocuparon la importante posición del Zoco del Had de Benisicar. El 29 de septiembre salió de Melilla al frente de 16 Compañías, tres Baterías de Montaña y tres Secciones de Caballería, ocupando con estas fuerzas la parte NE. del Gurugú, que es la que mira y domina a la mencionada plaza y subiendo a las posiciones de Ait Aisa, Tiguil Mamin, Col-la y Basbil, y por consiguiente el Barranco del Lobo, en el que las expresadas alturas vierten sus aguas, y en el cual ocupó la posición de Takxit-el Arbi, con la pérdida total de 11 muertos y 22 entre heridos y contusos. Por los méritos que entonces contrajo fue recompensado con la gran Cruz del Mérito Militar con distintivo rojo, pensionada.

Según las órdenes recibidas, dejó solamente ocupadas de dichas posiciones, las comprendidas entre Ait Aisa y Taxit-el Arbi; el 7 de noviembre mandando dos Brigadas subió de nuevo a la posición de Tiguil Mamin, conservándola. Por Real Orden de 3 de diciembre fue nombrado Presidente de la Junta mixta de Defensa y Armamento, con la que hizo el estudio de las posiciones que debían conservarse en la comarca ocupada por nuestras tropas en el Rif. Recorrió con los individuos de dicha Junta todo el país conquistado, atravesando el macizo del Gurugú de E. a O. y de N. a S.

En el año 1910 efectuó varias salidas en distintas ocasiones  a varios puntos ocupados por las tropas del Ejército en operaciones; por Real Orden de 2 de abril le fueron dadas las gracias, por la parte que tomó en el salvamento del vapor “Oranie” ; y en junio se le recompensó con la gran Cruz de la Orden Militar de María Cristina por los servicios de guerra que prestó y por los méritos que contrajo en el cargo que venía desempeñando; seguidamente se le nombró Subinspector de las Tropas y Gobernador Militar de Melilla.

Además de estos cargos, ejerció el de presidente de la Junta de Arbitrios  de dicha ciudad. Estuvo encargado interinamente en algunas ocasiones del mando de la Capitanía General de Melilla.

Teniendo en consideración los distinguidos y meritorios servicios que durante su carrera militar llevaba prestados, y más especialmente los que prestó con gran celo e inteligencia como Gobernador Militar de Melilla y plazas menores de África y después como Subinspector de las Tropas de la capitanía General de Melilla, fue significado al ministerio de Estado el día 1 de abril de 1911, para que se le concediera la Encomienda número 83 de la Real y distinguida Orden de Carlos III.

Al morir gloriosamente en el campo de batalla el día 14 de octubre de 1910 el General de División Don Salvador Díaz Ordóñez, fue nombrado para reemplazarle en la posición de Ishafen desde el 15 al 24 de dicho mes, en cuyo período de tiempo hubo en la mencionada posición algunos tiroteos, alcanzando relativa importancia el sufrido en la noche del primero de los referidos días. En el mes de mayo de 1911 se le nombra para el cargo de Gobernador Militar de Gran Canaria.

Por Real Decreto de 19 de junio de 1912 se le promueve al empleo de Teniente General. Por otro Real Decreto  de 1 de mayo de de 1913 se le nombra Capitán General de Galicia. Por Real Decreto de 27 de septiembre de 1915 se le nombra Director General de Carabineros. Por otro Real Decreto de 27 de junio de 1917 se le nombra Director General de la Guardia Civil. Y por otro nuevo Real Decreto de 7 de diciembre de 1918 es nombrado Capitán General de la Segunda Región Militar.

Resumen de las condecoraciones que posee:

Cruz del Mérito Militar de primera clase con distintivo blanco.

Cruz del Mérito Militar de primera clase con distintivo rojo.

Dos Cruces de la Orden de María Cristina.

Gran Cruz de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo.

Dos Grandes Cruces del Mérito Militar con distintivo rojo, pensionadas.

Gran Cruz del Mérito Naval.

Gran Cruz del Dragón de Annám.

Gran Cruz de María Cristina.

Medallas de Bilbao, Alfonso XII, Guerra Civil, Cuba, Filipinas y Melilla.