Satanás había venido

disfrazado de ángel de luz

y todos sus seguidores

inclinaban la testuz.

 

Hablaba de derechos humanos,

de género y no discriminar,

de aberraciones contra naturam,

de que vamos a progresar.

 

Su séquito eran bestias

y el hombre de iniquidad,

Anticristo es su nombre,

empezaba a reinar.

 

Los dragones de la bestia

hablan de libertad,

defensa de la infancia,

igualdad y fraternidad.

 

Son hijos de la mentira,

su padre es Lucifer,

asesinan a los niños

mucho antes de nacer.

 

Engañan a las madres,

trocean sin piedad

a los niños no nacidos

mientras cantan a la paz.