Entre los hechos ocurridos en la historia, hoy son de destacar, en 480 a.C., el rey de Persia, Jerjes, en su afán conquistador, tras haber invadido Egipto con un gran ejército de casi un millón de hombres, se aprestó a conquistar Grecia. El rey espartano Leónidas I, al mando de unos 300 espartanos y 700 tespios, les preparó una emboscada en el desfiladero de las Termópilas, un estrecho paso entre el monte Otea y el mar por donde apenas se puede cruzar en fila de a tres. Después de llevar seis días seguidos de batalla, un guerrero espartano, llamado Efialtes, cansado y harto de luchar, fue tentado por el enemigo y sucumbió cobardemente indicando a los persas por donde rodear las montaña sin tener que pasar por el desfiladero. Los espartanos se vieron sorprendidos por dos frentes a la vez, lo que acabó con el fin de la resistencia y la muerte de todos los defensores griegos. Según las crónicas de la época, Jerjes llego a ofrecer a los hombres de Leónidas la opción de retirarse, llegando a amenazar uno de sus hombres a los espartanos diciendo: "Nuestros arqueros lanzarán tal cantidad de saetas sobre vosotros que ocultarán al sol" a lo cual, un aguerrido oficial espartano, de nombre Dienekes, considerado el más valiente de su nación, respondió: "Mejor, así pelearemos a la sombra". Y, sin darles más crédito, prefirieron la muerte, matando en el hecho a unos 20.000 persas.

En 1492, el cardenal español, Rodrigo de Borja, fue elegido Papa bajo el nombre de Alejandro VI. Aunque en su elección tuvo más que ver la política que la religión, lo que él persiguió, a toda costa, fue utilizar los recursos de la Iglesia para enriquecer a su familia y conseguir poder para sus hijos que, si bien, eran ilegítimos, siempre vivieron en la intriga y el crimen pero siempre a la sombra del poder del Papa.

En 1919, fue aprobada la Constitución de la República de Weimar, que establece a Alemania como República Federal con nueve estados, designa la elección de un presidente por votación popular, quien tendrá la potestad de elegir un canciller que forme el gobierno. También proclama los colores de su bandera: el negro, rojo y dorado, que simbolizan la Gran Alemania, que debería incluir a Austria, asunto que será postergado porque el Tratado de Versalles lo prohibía explícitamente.

Entre las personas que nacieron tal día como hoy, en 1926, Aaron Klug, biólogo molecular lituano, premio Nobel de Química en 1982 por el desarrollo de métodos cristalográficos para descifrar los complejos proteínicos de los ácidos nucleicos del ADN.

En 1928, Luis Enrique Gatica Silva, más conocido por su nombre artístico, Lucho Gatica,  cantante de boleros, músico, compositor y actor chileno, que, durante mucho tiempo, pidió al reloj que no marcase las horas.

En 1960, Carlos Sobera, actor español y presentador de todo tipo de programas de televisión sobre todo concursos, sean culturales o no, siempre jugando con los sufridos concursantes/participantes, siempre luciendo su doble sentido en la palabra, siempre educado y algo mordaz siempre que puede.

En 1967, Enrique Ortiz de Landázuri Izarduy, ​cantante, compositor y músico español, nacido en Zaragoza y más conocido como Enrique Bunbury, que comenzó a ser famoso como componente de los grupos Apocalipsis, Rebel Waltz, Proceso Entrópico y Zumo de Vidrio, aunque su consagración llegó siendo el cantanr solista y líder de Héroes del Silencio, con el que llegó a grabar cuatro álbumes teniendo un éxito importante que les convirtió, según la critica, en el mejor grupo de rock español.

Entre quienes fallecieron tal día como hoy, en 1002, Abu Amir Muhammad ibn Abi Amir al-Mansur, conocido como Almanzor, caudillo árabe de 73 años de edad símbolo de ambición y de la lucha por el poder durante los últimos años del califato Omeya de Córdoba.  Cayó enfermo y falleció en la gran plaza fuerte de Medinaceli, después de regresar de una expedición militar contra San Millán de la Cogolla. Desde 977 había llevado a cabo más de 50 campañas militares en tierras cristianas sin conocer la derrota, razón por la cual se le puso el sobrenombre de al-Mansur, que significa "el Victorioso". En 997 hizo su más famosa incursión entre los reinos cristianos, llegando hasta Santiago de Compostela, donde tomó la ciudad, mandó matar a cuanto cristiano encontrasen sus huestes e hizo quemar toda la ciudad, incluyendo la iglesia prerrománica, construida por orden del rey Alfonso III en 899, que servía de cobijo al sepulcro del Apóstol, siendo respetado éste y un monje que se encontraba rezando junto a él. La iglesia, no muy grande, tenía una espadaña, construida en un lateral, en la que colgaban 11 campanas, no demasiado grandes de tamaño, que fueron robadas de su sitio y cargadas a hombros de esclavos cristianos, al igual que las campanas de todas las iglesias que encontró en su camino hasta Córdoba, donde fueron ofrecidas al califa Hixem II, quien decidió utilizar las campanas, boca abajo, soportadas por unos trípodes, como lámparas de aceite para servicio de la mezquita. Según la tradición, esas mismas campanas fueron devueltas a Santiago a hombros de soldados árabes a la conquista de la capital del califato por el rey Fernando III en 1236. Lo que algunos historiadores dicen al respecto es que el rey Santo envió las campanas y las puertas de bronce de la mezquita a la catedral de Santa María de Toledo, que en esos tiempos se estaba construyendo bajo su patrocinio, y fueron integradas en la misma.
Mientras, en Compostela, en 1075, bajo auspicios del rey Alfonso VI de León "El Bravo", se había comenzado a construir una nueva iglesia, que sería catedral, más grande y espaciosa, la conocida actualmente, cuya última piedra fue colocada en 1122 y siendo consagrada para el culto en 1128 y definitivamente, con el Pórtico de la Gloria, en abril de 1211.
Lo relatado por otros historiadores es que Fernando III "El Santo", cuando reconquistó Córdoba, en 1236, quiso tener un reconocimiento con la cátedra episcopal de Compostela, cuya sede se había abierto al culto 25 años antes y estaba aún realizando obras para su embellecimiento, y ordenó fundir lámparas y puertas de bronce de la mezquita para hacer unas 11 nuevas campanas más distinguidas y llevarlas a Santiago. Estas campanas fueron fundidas nuevamente en el siglo XVIII para ser construida la famosa campana "Berenguela" en 1729, que fue colocada en la torre del reloj. La famosa campana, de casi 2,5 metros de altura y algo más de 2 de diámetro con 9.600 kilos de peso, y se oía a más de 20 km de distancia, un buen día se agrietó y debieron bajarla a una esquina del claustro, sustituyéndola en 1989 por otra fundida en Holanda mucho menos sonora.

En 1801, Félix María Samaniego, escritor y poeta español famoso por sus fábulas moralizantes en las que ridiculiza los defectos humanos, imitando a los grandes Fedro, Esopo y La Fontaine. Aunque las fábulas de Samaniego están escritas en verso y su carácter es prosaico, dados los asuntos que trata y su finalidad es siempre didáctica.
 
Descansen en paz.

Hoy, once de agosto, según el Santoral de la Iglesia Católica, se celebra Santa Clara de Asís, virgen y fundadora, patrona de la ciudad de Asís, de los ciegos, de las lavanderas, bordadoras, vidrieros, pintores y doradores de vidrio, del telégrafo, el teléfono y la televisión; protectora contra la fiebre y los problemas de los ojos. También se celebran los siguientes santos, entre otros: San Alejandro «Carbonero», obispo y mártir; San Tiburcio, mártir; Santa Susana, mártir; San Rufino de Asís, obispo y mártir; San Casiano de Benevento, obispo; San Taurino de Évreux, obispo; Santa Atracta, abadesa; San Equicio, abad; San Gaugerico de Cambrai, obispo; Santa Rustícola, abadesa; Beatos Juan Sandys, Esteban Rowsham y Guillermo Lampley, mártires; Beato Juan Jorge Rhem, presbítero y mártir; Beato Luis Biraghi, presbítero y fundador; Beato John Henry Newman, presbítero; Beatos Rafael Alonso Gutiérrez y Carlos Díaz Gandía, mártires; Beato Miguel Domingo Cendra, religioso y mártir y Beato Mauricio Tornay, presbítero y mártir.

Muchas felicidades a quienes celebren hoy su santo, su cumpleaños o el aniversario de algún acontecimiento querido para ellos.

Disfrutad de este día sin olvidar dedicarle una sonrisa a la vida y al sol.