Sucedió hace casi 80 años. No es una batalla muy conocida a nivel del gran público sino solamente a nivel de erudición militar, lo que resulta sintomático. Ucrania fue campo de batalla principal en la Segunda Guerra Mundial entre los ejército alemán y soviético. Una de las batallas principales en el frente oriental fue la de Jarkov (o Kharkiv). Jarkov, la segunda ciudad de Ucrania fue uno de los puntos estratégicos clave de la guerra en el Este. En torno a ella tuvieron lugar grandes batallas.

Una de las victorias más contundentes del ejército alemán en la guerra del Este fue la de Jarkov, en mayo de 1942 que proporcionó temporalmente a la Wehrmacht alemana el dominio sobre toda Ucrania. El 18 de mayo de 1942 debía dar comienzo la operación “Fridericus”, una gran ofensiva alemana en la que un grupo de ejércitos al mando del general Ewald von Kleist iba a lanzar un ataque envolvente contra los rusos en torno al llamado saliente de Yzum, cerca de Jarkov. Pero los rusos se adelantaron lanzando una gran ofensiva en el saliente, con gran cantidad de tanques, llegando a 15 kilómetros de Jarkov.

El general Kleist entró en pánico y llamó urgentemente al cuartel general de Hitler argumentando que era necesario suspender “Fridericus”. Pero el Fuhrer prohibió expresamente cualquier retirada y ordenó a Kleist que iniciara la ofensiva prevista y la organizara como un contraataque para neutralizar la embestida rusa atrapando así en un gran bolsa a los soviéticos. Kleist y otro importante mando alemán, el mariscal Von Bock despotricaron en privado contra Hitler y estaban seguros que la decisión de Hitler conduciría a una catástrofe. Pero Hitler exigió que se cumplieran estrictamente sus órdenes.

El resultado fue una colosal victoria alemana, obra de Hitler, ya que sus generales, como vemos, se habían opuesto. El ejército alemán avanzó a finales de mayo atrapando en una gigantesca trampa a los rusos, tal como Hitler había previsto. Los alemanes hicieron 239.000 prisioneros soviéticos y destruyeron o capturaron casi 1.250 tanques rusos. Jarkov no está propiamente en el Donbass pero sí domina estratégicamente el este de Ucrania. Después de este desastre que hubiera sido definitivo para cualquier otro país el ejército soviético se vio obligado a evacuar temporalmente Ucrania, incluyendo las regiones del Donbass o cuenca del río Don.

Esta batalla de Jarkov a pesar de su gran magnitud no suele aparecer en los documentales al uso sobre el nazismo que inundan las televisiones y es poco conocida por el gran público. El motivo es simple. Se logró gracias a la intervención personal de Hitler, que según los documentales generalistas era una auténtico incompetente militar. La realidad es que Hitler, aunque como es obvio fue responsable de grandes errores militares, también fue responsable grandes éxitos estratégicos sobre todo en los primeros años de la guerra.

Tal vez la apreciación más precisa de la capacidad como comandante militar de Hitler, (que no hay que olvidar que no tenía formación militar académica) sea la del prestigioso historiador militar norteamericano, el coronel David Glantz, autor de obras de referencia sobre la guerra en el frente oriental. Glantz define a Hitler como un “aficionado con talento” aún cuando puntualiza que al carecer de auténtica formación militar Hitler no tenía la capacidad para organizar y planificar personalmente y con detalle campañas militares. Sea como fuera hace 80 años Ucrania era ya un teatro de guerra decisivo desde el punto de vista estratégico.