ARTÍCULO EN GIRONANOTICIES.COM

César Alcalá repasa la figura de uno de los grandes nombres del sindicalismo español en su nuevo libro, "Ángel Pestaña. El Caballero de la Triste Figura".
 
Editado por SND Editores, se centra en uno de los políticos más olvidados y sin embargo relevantes del sindicalismo español. Entre otras cuestiones, Alcalá se pregunta por qué ha caído en el olvido y que hay detrás de la muerte de Pestaña, apodado por Salvador Seguí como el Caballero de la Triste Figura.
 
"Si Salvador Seguí, su maestro y amigo, era el prototipo del líder carismático, Pestaña encarna el tipo místico y austero. En la Unión Soviética, tuvo ocasión de conocer a Lenin, Trotski, Zinoviev, Radek, Luzovsky. Como Seguí, Pestaña condenó el pistolerismo surgido en Barcelona a principios de la década de los años veinte, distanciándose del crimen y el terror como medios de lucha" apunta Alcalá sobre "un sindicalista de gran honradez y entregado a la causa obrera" contrario a los asesinatos masivos y a la evolución de la guerra civil.
 
"Pestaña vivió como murió, en la más absoluta austeridad. Fue un anarquista integral. Se le juzgó con prejuicios. Se le maltrató. No tuvo el reconocimiento que merecía, a pesar de los cargos que ostentó. Ahora bien, él nunca cambió sus postulados. Sabía que el pueblo, por el que siempre luchó, lo quería. Con esto tenía bastante. Su talento, perspicacia e intuición estaban por encima de prebendas y cargos", detalla el autor sobre una figura poco conocida, pero clave en la historia política de la España del siglo XX.