Hoy, 25 de julio, día de Santiago, Santo Patrón de España, se cumplen doscientos veinticinco años de aquel otro de 1797 en que el ambicioso Nelson, tras la batalla naval del Cabo de San Vicente, trató de apoderarse de la isla de Tenerife defendida por el heroico Teniente General de los Reales Ejércitos Antonio Gutiérrez de Otero junto a un puñado de soldados, marineros y milicias -alrededor de 1.700- que se aprestaron a garantizar, arma en mano, la españolidad de la isla.

La potente Escuadra del Almirante Jervis -cuatro navíos y cuatro fragatas-, en la que embarcaba una importante fuerza de Infantería de Marina, alrededor de 4.000 hombres, se presentó en la isla el 21 de julio, comenzando las dos primeras operaciones de desembarco que resultaron ambas fallidas, siendo rechazadas con un importante número de bajas inglesas.

El día 25, convencido de su superioridad, Nelson decide realizar el asalto final atacando el muelle de la ciudad, a la cabeza de sus hombres, donde es nuevamente rechazado, resultando herido lo que le cuesta, además de un sonoro fracaso en su carrera militar, la pérdida de su brazo derecho.

Ese mismo día, tras fracasar en su pretensión, los ingleses de rindieron lo que les permitió el reembarque de los prisioneros que habían sido capturados por nuestras fuerzas y levando anclas abandonaron las Canarias.

Tras la clamorosa derrota, con el fin de minimizar el daño causado a su imagen personal, Nelson trató de justificarse aumentando, de forma deliberada, el número de defensores, fijándolos en 8.000 cuando en realidad no superaban los 1.700.

El balance de bajas fue el siguiente: 226 muertos, 123 heridos y 300 prisioneros, por parte de los ingleses, y 32 muertos y 40 heridos por nuestra parte.

Lo que son las cosas, Nelson pasaría a la historia mitificado tras su victoria, que le costó la vida, en Trafalgar (1805) y, sin embargo, tal vez pocos españoles sepan que ocho años antes, su arrogancia quedó en entredicho frente a Tenerife, derrotado por el insigne Teniente General Gutiérrez que ya con anterioridad había vencido a los ingleses en 1770, con motivo de la recuperación de las Malvinas, y en 1782 cuando los expulsamos de Menorca.

Sello de Correos conmemorativo de la efeméride

Esta es la Historia que debería enseñarse a todos los españoles y no esa otra, falsa, que pretenden reescribir y enseñar socialistas y podemitas.

A todos, feliz Santo Patrón de España, ¡Santiago y cierra, España!

¡Orgullosos de ser españoles!

NO TE PIERDAS LA NOVELA HISTÓRICA DE ESTA EFEMÉRIDE PUBLICADA POR SND EDITORES:"EL FUEGO DE BRONCE"