A bombo y platillo, la prensa local coruñesa, se hacía eco, el sábado 28 de agosto de 1927, de la arribada al puerto coruñés de la Escuadra de Instrucción, procedente de aguas de las Rías Bajas.

La Escuadra estaba integrada por los Acorazados “Jaime I”, en el que enarbolaba insignia el Vicealmirante Antonio Roghi, y “Alfonso XIII”, así como el Crucero rápido “Reina Victoria Eugenia”, con un total de 2.150 hombres integrando sus dotaciones.

Aquella visita despertó gran expectación entre los coruñeses y tanto las Autoridades locales, como las principales Sociedades recreativas de la ciudad, se dispusieron a organizar un apretado programa de actos para disfrute del personal embarcado en la Escuadra de Instrucción, que permaneció en aguas coruñesas hasta la jornada del 2 de septiembre en que se hizo nuevamente a la mar.

La denominación tradicional de Escuadra de Instrucción, muy utilizada en nuestra Armada, definía, de alguna manera, el conjunto de buques de más potencia de los que disponía la Marina de Guerra, en este caso los dos grandes Acorazados –“Alfonso XIII” y “Jaime I”- con que se contaba, tras la pérdida del “España” en Cabo Tres Forcas en 1923, y el Crucero rápido “Reina Victoria Eugenia”, entregado a la Armada en 1923.

A las ocho de la mañana de aquel último sábado de agosto, los buques enfilaron la entrada a la bahía coruñesa. En primer lugar, lo hizo el Crucero “Reina Victoria Eugenia”, seguido de los Acorazados “Alfonso XIII” y “Jaime I”, por este orden, quedando fondeados en el puerto coruñés.

Nada más echar ancla al fondo, el “Jaime I”, recibió la visita del Comandante Militar de Marina quien cumplimentó al Vicealmirante, jefe de la Escuadra de Instrucción.

Poco después de las once de la mañana, el Vicealmirante Roghi, desembarcó para dirigirse a cumplimentar a las primeras Autoridades, comenzando por el Capitán General, Teniente General Sánchez-Ocaña, y siguiendo por el Gobernador Militar, el Alcalde y el Gobernador Civil, Autoridades que, aquella misma tarde, subieron a bordo del “Jaime I” para devolver la visita.

A partir de la tarde, la presencia de las dotaciones con franco de paseo provocó una gran animación en las principales calles de la ciudad que, por aquellos días, disfrutaba de las últimas jornadas de las tradicionales fiestas de verano.

Igualmente, en su gesto de cortesía, aquel fin de semana, los tres buques abrieron sus portalones permitiendo el acceso a los coruñeses que acudieron, en gran número, a visitarlos. Estas visitas continuaron a lo largo de los siguientes días.

Crucero rápido “Reina Victoria Eugenia”

Los actos organizados por las diferentes sociedades recreativas de la ciudad comenzaron también en la tarde del domingo con una fiesta celebrada en el elitista Nuevo Club, que resultó muy animada y concurrida, contando con la presencia de las familias de más abolengo de La Coruña.

El lunes, el Vicealmirante y los Comandantes de los tres buques, acompañados de una comisión de Jefes y Oficiales, asistieron a una fiesta ofrecida por los Condes de la Torre de Cela, en su residencia del Pazo de Meirás.

El martes, día 30, correspondió al Sporting Club el turno de convertirse en anfitrión de los ilustres huéspedes, ofreciendo una fiesta -la prensa la titula “Garden party”, supongo que porque resultaba más elegante utilizar un anglicismo, costumbre tan de moda en aquella época- en el Parque de “El Leirón”, fiesta que contó con la presencia de las primeras Autoridades y que resultó animadísima.

El miércoles, 31 de julio, el Ayuntamiento ofreció un almuerzo en honor del Vicealmirante y de los mandos de la Escuadra de Instrucción en el Restaurante “Alfonso”, en cuyo transcurso el primer regidor municipal, el Alcalde Casás, exhortó al Vicealmirante para que transmitiese a los responsables de la Armada el deseo de la ciudad para que las visitas de sus buques al puerto coruñés fuesen más frecuentes.

Aquella misma tarde, se celebró a una animada fiesta-asalto en el Acorazado “Jaime I”, que contó con la presencia de las personalidades más distinguidas de la ciudad.

El jueves, día 1 de septiembre, se celebró, en aguas de la bahía coruñesas, una regata de traineras que contó con la participación de las representantes de los tres buques surtos en el puerto. El primer puesto lo logró la dotación representante del Crucero “Victoria Eugenia”, cuyos integrantes se repartieron las 250 pts. del premio; el segundo lugar le correspondió a la del Acorazado “Alfonso XIII”, que tuvo que contentarse con el reparto de las 150 pts., del premio de consolación.

Seguidamente, a la conclusión de la regata, se celebró una animada fiesta a bordo del Crucero “Victoria Eugenia”.

El Acorazado “Alfonso XIII”, con un solo zuncho en su chimenea

También, en la tarde del jueves, la Música del Acorazado “Jaime I”, ofreció una velada-concierto en los jardines de Méndez Núñez a la que concurrió gran cantidad de público.

En esta misma jornada, el omnipresente en la vida ciudadana, Sporting Club Casino, ofreció en su parque de “El Leirón”, otra fiesta en honor a los jefes y oficiales de la Escuadra de Instrucción que, al igual que la anterior, concitó la presencia de una parte importante de su masa social.

Finalmente, en la mañana del día 2, entre brumas, los buques levaron anclas poniendo proa a Santander, dando así por finalizada la visita.

Durante aquellos días, La Coruña disfrutaba, como se ha señalado, del epílogo de sus fiestas de agosto lo que permitió que las dotaciones de los buques surtos en el puerto pudiesen asistir a algunas de las actividades integradas en su programa.

Tal fue el caso de la carrera ciclista que se disputó el sábado, día 27, así como a las últimas jornadas de los denominados “Paseos de moda en el Relleno”, una cita tradicional, por aquellos años, en el programa festivo coruñés que estuvieron animados con la participación de la Música del Regimiento de Infantería “Isabel la Católica” nº 54, por entonces de guarnición en la plaza y que cerraron las fiestas en la jornada del 31.

También, el domingo, día 28, la plaza de Toros coruñesa fue escenario de otro número festivo habitual, la “Fiesta gallega”, en la que participaron diferentes agrupaciones folklóricas de la ciudad y que fue presidida por el Alcalde Casás y por el Vicealmirante Roghy.

Sin embargo, tan solo veintidós días después, el 24 de septiembre, los buques citados, además del Crucero “Méndez Núñez”, regresarían al puerto coruñés acompañando al Rey D. Alfonso XIII y a la Reina, Doña Victoria Eugenia, en su visita a la ciudad, un episodio al que ya hemos hecho referencia en un artículo anterior.

De igual modo, en aquel artículo, publicado en El Correo de España el pasado 6 de mayo, se daba cuenta de las características de estos buques lo que hace incensario volver sobre ellas.