Tras la proclamación de la II República, el 14 de abril de 1931, y la subsiguiente caída del Rey D. Alfonso XIII, el nuevo régimen comenzó a hacer desaparecer de la escena nacional cualquier símbolo que evocase la monarquía desaparecida.

Placa-insignia del Cuerpo de Vigilancia durante la II República

No solo se cambió la Bandera Nacional, en un gesto de absoluto desprecio a la tradición y en un clamoroso error propio del sectarismo de aquella República, así como cualquier denominación que evocase la monarquía, sino que, de la uniformidad de los Cuerpos de la Administración del Estado -militares, policiales y civiles- despareció, de inmediato, cualquier vestigio del régimen anterior.

En los primeros días, tras el 14 de abril, se ordenó eliminar coronas reales de emblemas, distintivos, hebillas, botones, etc., llegando, en algún caso, a mutilar prendas y objetos con el fin de hacer desaparecer cualquier recuerdo de la monarquía fenecida.

Pero si tales medidas se implementaron, rápidamente, en las diferentes Armas del Ejército, de la Armada, del Cuerpo de Seguridad, de la Guardia Civil y de los Carabineros, no sucedió lo mismo con el Cuerpo de Vigilancia, integrante junto con el de Seguridad de la Policía Gubernativa, que tuvo que aguardar a finales de aquel año para ver modificada su Placa-insignia.

Desconocemos si durante este periodo de transición -abril-diciembre de 1931-, se ordenó mutilar las Placas usadas hasta entonces, derivadas de la Real Orden de 20 de diciembre de 1923, de la que ya se habló en un trabajo anterior, eliminando la corona real al igual que se hizo con otros distintivos, ya que no es hasta el 7 de diciembre de 1931 (Gaceta del 12 siguiente) cuando, por medio de una Orden del Ministerio de la Gobernación, se describe y regula la nueva Placa-insignia reglamentaria para el Cuerpo de Vigilancia.

Esta Orden, señala que se declara anulada la Placa-insignia a que se refiere la Real Orden de 20 de diciembre de 1923, insertada en la Gaceta del 22 siguiente, que será sustituida por otra cuya descripción es la siguiente:

Un escudo de España circundado por una faja en la que se lea "Dirección General de Seguridad”, fondo esmaltado con los colores nacionales y ornamentado en general con hojas de roble y laurel, sujetas por cintas en las que se diga “Honor y Justicia” y rematadas por la corona mural.

Asimismo, se dispone, con objeto de que su construcción sea lo más esmerada posible y de tener las máximas garantías de solidez y duración, así como de economía en su coste, que la citada Placa-insignia sea construida en la Casa de la Moneda, pagando su importe cada uno de los funcionarios al serles entregada, o en plazos, si así lo estimara más conveniente la Dirección General de Seguridad.

También se determina que todas las Placas estarán correlativamente numeradas para que fácilmente se registren en la Sección de Personal de la D.G.S., anotándose además la fecha de entrega, categoría y nombre del funcionario a quien corresponde.

La Orden refiere, igualmente, que, siempre que no sea necesario hacer ostensible dicho signo de Autoridad, se llevará la Placa colocada sobre el lado izquierdo del pecho, en la parte superior del chaleco, y cuando por circunstancias especiales sea necesario llevarla visible, se colocará en el mismo lado sobre la prenda exterior que se use y concluye indicando que, al cesar el funcionario en el Cuerpo, entregará dicha insignia en la Dirección General.

Al contrario que en los modelos anteriores, esta nueva Placa no establece distinciones entre empleos, reglamentando tan solo una, con carácter general para todo el personal de las diferentes escalas y categorías en las que se dividía el Cuerpo.

Esta Placa-insignia estaría vigente durante toda la guerra en la zona controlada por el frente popular y hasta 1938 en la zona nacional, donde se adoptó un nuevo modelo del que se hablará en otro artículo.

La Placa usada en la Zona Española del Protectorado marroquí.

Placa-insignia del Cuerpo de Vigilancia destinado en el Protectorado de Marruecos (II República)

Al igual que sucediera con el diseño establecido en 1930, inspirado en el modelo reglamentado en 1923, también la II República dispuso la creación de un modelo diferente destinado al personal que prestaba sus servicios en la Zona Española del Protectorado de Marruecos.

De este diseño, dan cuenta nuestros buenos amigos Miguel Camino y Vicente Cabo, en su obra "Policía Española. Notas e imágenes", de la que extraemos la imagen de esta Placa-insignia, usada por el personal destinado en el Protectorado Marroquí.

La Placa, cuyo diseño no parece inspirado en el de diciembre de 1931, incorpora la corona mural y los colores de la bandera tricolor republicana, así como el emblema tradicional del Cuerpo de Seguridad y Vigilancia de la Zona del Protectorado, el Sello de Salomón sobre fondo verde, de la que ya habla el reglamento de uniformidad para la Policía Gubernativa del Protectorado de 1929, si bien muta las cifras iniciales de "SP" por estas de "SV".

Lamentablemente, no hemos encontrado, hasta el momento, documentación alguna que reglamente esta Placa-insignia.

Esta Placa estuvo vigente hasta que se hizo entrega, al personal del Protectorado, de la nueva Placa-insignia del modelo de 1938, común para toda la zona nacional entre la que se encontraba Marruecos, con alguna variante en el diseño adoptado para el personal destinado al servicio del Protectorado.