El Sindicato Libre, cuyo símbolo era la bandera española, fue una organización que apareció en Barcelona en 1919, como respuesta al terrorismo anarquista que ensangrentaba Barcelona y España entera.

Entre 1919 y 1923 murieron casi 500 personas, sobretodo en Barcelona y sus alrededores en un sangriento conflicto terrorista protagonizado por grupos armados anarquistas próximos a la CNT, el mayor sindicato de España entonces. Las pésimas condiciones en que vivían los obreros, muy explotados por la egoísta burguesía catalana, fueron un caldo de cultivo para el terrorismo.

Contra la dictadura del llamado Sindicato Único, próximo a la CNT, se alzó el patriota Sindicato Libre. De origen carlista, el Sindicato Libre, agrupó a miles de obreros, disconformes con las coacciones y chantajes de los anarquistas. Era un grupo españolista, antiseparatista y antirrevolucionario. Su líder indiscutible era Ramón Sales, un activo y valiente dependiente de comercio carlista, de apenas 20 años.(Moriría asesinado por los anarquistas en 1936).

El Libre desarrolló grupos armados que se enfrentaron a los anarquistas con sus mismas armas. Algunos compararon entonces la situación de Barcelona, con la de Chicago y los gánsters. Los atentados y las emboscadas. En Barcelona se desarrollaba una dura guerra entre el Sindicato Único contra la policía y la Guardia Civil, así como contra el Libre y el Somaten, una milicia españolista también formada por miembros de la burguesía.

La llegada de la Dictadura del general Primo de Rivera, en 1923, pacificó Barcelona y España del terrorismo. En esos años el Libre vivió una fuerte expansión y llegó a tener 100.000 afiliados. Pero su esplendor fue efímero y a la llegada de la República, en 1931, sería muy perseguido desde el gobierno y acabó desapareciendo en esos años.