El Caudillo, confió la llevanza de los asuntos del Gobierno, a personas cualificadas de reconocida reputación, conocimientos y formación que fueron llamados “Tecnócratas”.

Fueron los artífices del que posteriormente se conoció como “el milagro español”.

El año 1964-año de nacimiento de este humilde articulista que escribe- fue la presentación en sociedad, de ese milagro. Las angustias sufridas por este pueblo español, la autarquía nacional, las consecuencias del a II Guerra mundial, pasan a la historia como una pesadilla ya finalizada.

Los tecnócratas, tenían ante sí una ardua labor; la liberalización de la economía, el control del gasto público, la apertura al comercio internacional, ello tuvo la consecuencia del desenfreno económico español, a partir de 1961.

Tanto para Franco, como para Carrero Blanco, las personas que habían vivido el enfrentamiento bélico, sopesaban el mismo como causa de adquisición de radicalismos ideológicos, los cuales habían sido piedra del diablo entre los españoles, enfrentándolos unos a otros. El Caudillo considero prioritario, el desarrollo en España y para los españoles, a manos de personas ilustradas, formadas y capaces. Selecciono sus candidatos a Ministros, entre personas, de amplia vida profesional, y que fueran asépticos a cualquier clase de interés político, eso sí que observaran, una concepción católica de la vida, y unos hábitos de comportamiento tradicionales.

Los Planes de Desarrollo serán el instrumento idóneo y eficaz del Caudillo, para encargar esa magna labor a los Tecnócratas. Los responsables de los planes de desarrollo, fueron el Almirante D. Luis Carrero Blanco y D. Laureano López Rodó.

Un grupo de hombres seleccionados, con alta cualificación profesional, formaban parte de la Comisaria de Plan de Desarrollo, capitaneada por López Rodo, personas escogidas de entre lo mejor de nuestra Patria, Abogados, Ingenieros, Economistas, Arquitectos, Peritos; entre otros formaron este elenco de altísimos profesionales.

Existieron en nuestra Patria cuatro planes de desarrollo, a saber:

-Primer Plan de Desarrollo (1964-1967), aprobado por la Ley 194/1963 de 28 de diciembre. Publicado en el BOE de 30 diciembre de 1963.

 

- Segundo Plan de Desarrollo (1968-1971) Ley 1/1969, de 11 de febrero. Publicado en el BOE de 12 febrero de 1969.

 

-Tercer Plan de Desarrollo (1972-1975) Ley 22/ 1972 de 10 mayo. Publicado en el BOE de 11 mayo de 1972.

 

-Cuarto Plan de Desarrollo (1976-1979) No aprobado.

 

NO APROBADO…… ¡¡Faltaría más!! ¿Cómo lo iban a aprobar?, ¡si con el cuerpo aún caliente de nuestro Caudillo, ya se estaban repartiendo el pastel! Un elenco de sinvergüenzas, los mismos que esperaban con autentico frenesí, similar al de la hiena que espera la muerte de lo que será su comida, se estrujaban las meninges, pergeñando como encarar la oportunidad que se les presentaba, de hacer y deshacer (más bien destruir), sin el coto y el control que imponía el Caudillo.

De aquellos polvos, España tienen ahora estos lodos……