Las estatuas de Colón y las de Churchill están siendo atacadas por una jauría de descerebrados estúpidos, animados desde la oscuridad por unos malvados estúpidos con intenciones ocultas. ¡La estupidez elevada al cuadrado domina el mundo!

Desde Darwin sabemos que compartimos nuestro origen con las otras especies del reino animal, y de todas las especies – ya se sabe – desde el gusanillo al elefante tienen que soportar sus dosis cotidianas de tribulaciones, penas y adversidades, Los seres humanos, sin embargo, poseen el privilegio de tener que cargar con un peso añadido, una dosis extra de tribulaciones cotidianas provocadas por un grupo de personas que pertenecen al propio género humano. Este grupo es mucho más poderoso que la Mafia, o que el complejo industrial-militar o que la Internacional Comunista: los estúpidos.

Así comienza Carlo María Cipolla la introducción a su extraordinario ensayo sobre la estupidez humana al que tituló: “Allegro ma non troppo”

La naturaleza, el carácter y el comportamiento de los miembros de este grupo constituyen el tema de las páginas que siguen, que son el resultado de un esfuerzo constructivo para, posiblemente neutralizar, una de las más poderosas y oscuras fuerzas que impiden el crecimiento del bienestar y la felicidad humana”: LA ESTUPIDEZ HUMANA.

Y ahora adentrémonos en esas formidables páginas para conocer lo que significa ser estúpido, los males que causa y como una sociedad estúpida puede causar la ruina de un país: “Una persona estúpida es una persona que causa un daño a otra persona o grupo de personas sin obtener, al mismo tiempo, un provecho para él, o incluso obteniendo un perjuicio”. “Y, por consiguiente, la sociedad entera se empobrece”

Se podría creer que la estupidez se da más en el pueblo que en las clases altas y acomodadas, entre las que ostentan el poder y la autoridad. Nada más lejos de la realidad: “Entre los burócratas, generales, políticos y jefes de Estado se encuentra el más exquisito porcentaje de individuos fundamentalmente estúpidos y cuya capacidad de hacer daño al prójimo ha sido y es peligrosamente potenciada por la posición superior que ostentan” Por eso: “La probabilidad de que una persona determinada sea estúpida es independiente de cualquier otra característica de la misma persona”

¿Puede causar la estupidez humana la runa de un país?; absolutamente. “En un país en decadencia se observa, sobre todo entre los individuos que están en el poder, una alarmante proliferación de malvados con un elevado porcentaje de estupidez y, entre los que no están en el poder, un igualmente alarmante crecimiento del número de estúpidos. Tal composición de la población refuerza inevitablemente el poder destructivo de la fracción de los estúpidos, y conduce al país a la ruina”

En ese pequeño por su volumen y grande, grandísimo ensayo por su contenido, todas sus páginas están llenas de sabiduría sobre los estúpidos, sobre la estupidez y sobre las catástrofes que estos y esta han causado a la humanidad a lo largo de milenios. Catástrofes, frente a las cuales, las causadas por la naturaleza o por las guerras, guerras cuyas causas fueron y son la estupidez humana, se quedan en tortas y pan pintado

La estupidez ha acompañado a la humanidad desde que esta se adueñó de esta Tierra, pero jamás abundó tanto como en los momentos actuales, momentos en los que, se suponía - ¡craso error! – que las nuevas tecnologías avivarían la inteligencia del hombre. No ha sido así, las nuevas tecnologías han hecho al hombre actual más estúpido, mucho más estúpido y, por consiguiente, han generado una sociedad estúpida.