Una de las más interesantes crónicas militares de toda la Reconquista española son probablemente los “Anales de la Guerra de Granada” o simplemente “Guerra de Granada” de Alonso de Palencia.  Se trata de un libro que recoge fielmente los avatares de la campaña final de la Reconquista española, la Guerra de Granada, en tiempos de los Reyes Católicos, entre 1481 y 1492. Es una obra escrita en latín originalmente, que llama especialmente la atención por su ritmo ágil y su estilo claro, de fácil comprensión. Su lenguaje casi parece actual y al contrario que otras crónicas de la época no resulta farragosa.

 A través de esta crónica de cerca de 500 páginas, podemos conocer los hechos, las claves políticas, las batallas, combates y asedios y entenderlos con sencillez.  Episodios épicos como  la batalla de Lucena, en 1483, el asedio de Málaga, en 1487, el asedio de Baza, en 1489 y muchos otros, se ven con nuevos ojos y se comprende mucho mejor el heroísmo de los combatientes cristianos y su afán por unir España acabando con la presencia de un estado musulmán en la Península; Vemos las gestas del soldado Ortega de Prado, por ejemplo, que escalaba por sorpresa las murallas musulmanas con pequeños grupos de guerreros escogidos que sorprendían y neutralizaban a contingentes  moros a veces mucho mayores, así como otros muchos momentos de heroísmo, protagonizados por personajes diversos, profundamente motivados por su Fe cristiana.

También destaca en los Anales, la notable capacidad táctica y organizadora de Fernando el Católico y su habilidad política. Y la energía y dedicación de Isabel. Además, la Crónica no solo describe los hechos de la guerra de Granada, sino que también ofrece una amplia panorámica de la política europea de la época. No obstante, la obra quedó inacabada y termina en 1490.

Alonso de Palencia fue una de las figuras intelectuales más importante de la época de los Reyes Católicos y uno de los hombres más cultos de la España de su época. Nacido en 1423 en Palencia, de joven vivió en Italia durante bastantes años y fue secretario de personajes importantes como el cardenal Basilio Bessarion. Dominaba totalmente el latín, el italiano y el francés. Se impregnó del espíritu humanista y renacentista, aunque matizados por una cosmovisión profundamente cristiana. De vuelta en Castilla dio inicio a una importante labor cultural. Escribió diversas obras relevantes como la “Gesta Hispaniensia ex annalibus suorum”, una importante crónica, en varias partes, que describe los hechos políticos ocurridos en Castilla ente el reinado de Juan II y el año 1481. Fue un destacado partidario de Isabel la Católica a quien sirvió durante las disputas políticas de Isabel con su hermanastro, el rey Enrique IV y en la posterior guerra civil castellana.

En 1475 fue nombrado cronista oficial por los Reyes Católicos, cargo que ocuparía durante 5 años. Escribió los Anales de la guerra de Granada y diversas obras de tipo léxicográfico, como un diccionario latín castellano. Una de sus obras más interesantes es el “Tratado de la perfección del Triunfo militar”, escrita en 1459. Se trata de un libro en el que Palencia se lamenta de que “el triunfo militar” no haya visitado a España, según dice, y de que los soldados españoles aún no se hallen a la altura de los franceses o alemanes. Para ello propone una serie de reformas organizativas y militares a través de un personaje alegórico, el Ejercicio, que irá instruyendo a los españoles acerca de la importancia de impregnarse de los conceptos basados en el Orden y la Obediencia, en busca del Triunfo. Es una obra premonitoria de las reformas militares que en tiempos de los Reyes Católicos y después, de Carlos V, darían origen a los Tercios. No llegó a ver la época en que los Tercios se convertirían en el ejército más poderoso de Europa, ya que murió en 1492, pero sin duda se habría sentido muy complacido.

En 1998 la Universidad de Granada reeditó los “Anales de la Guerra de Granada” de Alonso de Palencia, sin duda, una de las crónicas de la Reconquista más interesantes.