Yo digo, lo que nadie ha dicho o pocos han dejado intuir.

Sobre el infame asesinato del Presidente del Gobierno, el almirante D. Luis Carrero Blanco, siempre se ha dicho lo que le ha convenido al Estado de Derecho.

Hasta la saciedad se ha hablado de Eta y se la ha elevado por su magnicidio al Olimpo de los dioses, incluso los hoy “Demócratas”, les dan las gracias por quitar de en medio a tan Genial, Leal, Honrado, Católico, Caballero, Franquista y gran militar en la excelencia. Una insigne figura y con su asesinato ir rompiendo EL RÉGIMEN DEL 18 DE JULIO Y LA MANO DERECHA DE EL CAUDILLO. 

Se ha hablado de todo, quiénes fueron los criminales etarras, que participaron, como hicieron el túnel, como marcaron una raya roja, para saber desde la esquina, como cobardes, cuando pasaba  el Dodge 3.700 GT, de fabricación española, con el Presidente del Gobierno, su chófer y un solo escolta. ¿En qué País del mundo, un Presidente de Gobierno, va acompañado solo de un escolta, sin otros vehículos del servicio secreto, que le acompañen?

Evidentemente, era un objetivo fácil de eliminar, pues siempre iba a la misma hora a misa, hacía el mismo recorrido y siempre iba solo en su coche, con un solo guardaespaldas, sentado en el asiento derecho del conductor.

No era necesario, alquilar un local, hacer el túnel bajo la calzada, ni aplicar decenas de kilos de dinamita, para que saltara por los aires. Tan solo un coche con 3 etarras, a la salida del Presidente de su coche, hubieran abatido al gran Almirante, a su escolta y a su chofer. Huidos a toda velocidad 3 calles más adelante les esperaba otro vehículo, con el motor encendido, para abandonar el primer vehículo y darse a la fuga, antes que nadie averiguara, que el Presidente había sido asesinado. Quizás fue para cubrir a los cobardes etarras y éstos que no fueran cogidos y no pudieran “Cantar”, de quién habían recibido las órdenes.

En este miserable e ignominioso crimen, la ETA, fueron los que apretaron el botón, pero nada se habla de quienes planificaron el execrable CRIMEN DE ESTADO.

Sin embargo; nada se habla de sus asesinos intelectuales, porque siempre se han escondido y preservado a los verdaderos magnicidas.

¿Quiénes eran los más interesados en su crimen? ¿Quiénes conseguirían réditos por su crimen?

La ETA, fue la ejecutora del acto, en eso estamos todos de acuerdo, pero no fue la planificadora de tan vital y horrendo crimen.

Cómo mi norma ha sido siempre hablar claro, sin tapujos, ni escondes la verdad, por muy dolorosa que esta fuera  y no tener nunca pelos en la lengua, para señalar a los culpables, diré quienes fueron los ejecutores intelectuales del magnicidio:

1º).- LOS GRINGOS: La desclasificación de los documentos por parte de la CIA, son claros y contundentes, pues fueron ellos quienes repudiaban a D. Luis, porque era la mano derecha de El Caudillo y con él, seguiría estando en marcha y vigente el Movimiento Nacional del 18 de Julio, a la muerte, ya próxima de El Caudillo.

Sepultura austera de D. Luis Carrero Blanco, junto a su esposa, en el Cementerio de El Pardo, frente a su Caudillo traslado, una vez PROFANADO su Cuerpo sacado de El Santo Valle.

Sin duda, sería coronado el Rey Felón, por la desafortunada  decisión de nuestro General Invicto, pero seguiría como Presidente del Gobierno D. Luis Carrero, el cual NUNCA hubiera permitido la desviación absoluta y total, de este malnacido perjuro.

  1. Luis Carrero, no solo le tendría al Borbonazo, atado corto, sino que también lo haría frente a los Gringos evitando así, que España pasara a ser un satélite más manejado por estos miserables HIPÓCRITAS, como bien dijo mi Caudillo D. Blas Piñar en su excelso, valiente y memorable artículo en el ABC monárquico-franquista de la época.

La pieza clave de los Gringos, era y es, porque a sus 98 años, aún vive este miserable judío, masón que siempre ha odiado a la España triunfante, el día anterior a el vil asesinato, estuvo reunido con su víctima, a la que intentó, una vez más convencer de que España, no podía rearmarse y menos disponer de la Bomba Atómica, cosa que el gran Almirante, como Presidente del Gobierno le dejó meridianamente claro y contundente, que España estaba desarrollando la Bomba atómica y la terminaría, usándola militarmente, como hicieron otros Países escogidos.

No logró ese miserable, poner a España a sus pies, porque D. Luis era más franquista que el propio Franco y tenía las ideas muy claras y nadie le iba a convencer de lo contrario.

Según los documentos, se deja caer, que el organismo de inteligencia estadounidense utilizó a la banda terrorista ETA para quitarse del medio a, “una pieza que era un impedimento para la democratización del país”

BLAS PIÑAR: Carrero Blanco. ¿Quien era, quien le mató y porqué?

2º).- EL REY FELÓN: Desde el principio de la década de los años 70, el futuro Rey Perjuro y Felón, aún como príncipe, ya estaba conversando con los Gringos y convirtiéndose en espía de ellos, contra su Mentor, que como incauto, buenista y por el gran cariño que le tenía a éste malnacido, seguía confiando en él a pies juntillas, sin sospechar que el hijo de Satanás, estaba como Cobarde y Traidor a su figura y a la España: UNA, GRANDE Y LIBRE.

 

Sin embargo; no pasaron desapercibidas estas situaciones, con una ligera sospecha del  Almirante D. Luis, aunque nunca quiso ponerlas a oídos de su gran amigo D. Francisco Franco, para no causarle dolor, pero ya conocía, del pájaro que sería coronado y de hecho, sus andanzas de faldas, con mujeres casadas, como un miserable crápula. Aunque D. Luis Pensó:

“Aunque este fantoche sea  Rey, yo como Presidente del Gobierno, teniendo fieles a mí a la cúpula militar, podré controlarle, para que no se salga del trazo marcado para su reinado, que será la continuación del Régimen de su Excelencia, gracias a la supervisión y control mío”

Pero el  Presidente, sabía qué este era un pájaro de cuidado, pero nunca se imaginó, que además era un asesino potencial, aunque ya la historia, le dejó claro, al asesinar a su hermano y no querer ni su padre biológico, ni su padre político, que hicieran una autopsia al cuerpo de su hermano Alfonsito, pidiendo a las autoridades portuguesas, que no se hiciera ¿Por qué?

Su padre dijo: “Júrame, que tú nada has tenido que ver con esto” y Franco reputó: ¡Es malo tener un Rey con un historial “sospechoso”!

Ese vil crimen, entró dentro de los acuerdos que este fulano, mantuvo siempre con Henry Kissinguer, siguiendo con la entrega de nuestro Sahara Occidental Español a nuestros enemigos marroquís y el asesinato de su primo Alfonso en la Pista de americana de Beaver Creek, en la que murió degollado, al cruzar la meta, por un “accidente”, como aquí se dice.

Esta España desconocida a la que los asesinatos, los llaman accidentes y al fornicar este crápula, con decenas de mujeres, se les llama: “Sus amigas” ¡Valientes COBARDES! Todo se tergiversa y los sapos se los tragan este pueblo sin principios, sin virilidad y sin dignidad.  

Está claro que este malnacido, que a todo el mundo ha engañado, se ha quitado de en medio a todos los “Posibles rivales a su Trono”….. “Por si acaso”

3º).- La película  “Operación Ogro”, fue el adoctrinamiento a los españoles, sobre la muerte de D. Luis Carrero, para dejar a ETA como los buenos. Tanto es así, que recuerdo cuando vi la película junto a mi madre, q.e.p.d., salimos, como si los asesinos etarras, fueran unos buenos chicos que habían conseguido Liberal a la Patria. En ningún caso en esa película, se les juzgaba como asesinos.

 

Es más; el fulano delincuente, junto a su botones, que le hizo todo el trabajo sucio, un tal Adolfo Suárez otro “Perjuro”, que como tal, la Jerarquía Pagana, no solo no le excomulgó, sino que le sepultó en la Catedral de Ávila, en sitio preferente, excarcelaron a todos los asesinos etarras que fueron los ejecutores, como agradecimiento por haber realizado, milimétricamente tan ·Grandiosa Hazaña”, en beneficio del maldito monarca.

 

5º).- Al menos, hubo unos valientes que acabaron, con el jefe del comando asesino de de ETA; “Argala”, como lo deja claro el valiente oficial retirado, cuyo alias es: “Leónidas” te valiente militar, el 21-12-2003, declaró:


«Nunca entendimos que el Gobierno diera una amnistía a la gente que atentó contra don Luis Carrero. Por eso, tras el atentado contra Argala nos sentimos tranquilos: habíamos cumplido con nuestro deber y habíamos hecho justicia a nuestro almirante». Este hombre que rememora, treinta años después, el asesinato del dirigente etarra es; Leonidas, nombre en clave que le dieron los miembros del comando que el 21 de diciembre de 1978 hicieron volar por los aires al dirigente etarra José Miguel Beñaran Ordeñana, Argala.

Leónidas, que ya ha cumplido 55 años y fue oficial del Ejército español, tenía muy claro que la muerte de Carrero Blanco no podía quedar impune y en 1977, tras la amnistía política concedida por el Gobierno de UCD, se unió a un grupo de siete oficiales del Ejército con el único propósito de vengar el asesinato del almirante.

La elección de Argala para llevar a cabo el «ojo por ojo y diente por diente» se debió, según Leonidas, a que el dirigente etarra fue el autor material del atentado contra Carrero Blanco: «El fue el que el 20 de diciembre de 1973 -ayer se cumplió el 30 aniversario- accionó la carga explosiva que mató a nuestro Presidente». La idea del atentado contra Argala partió de los compañeros del almirante Luis Carrero Blanco, los marinos.

Los marinos, según nos relata pormenorizadamente Leónidas, fueron los que dirigieron y prepararon durante más de siete meses la acción mortal contra el que entonces se había convertido en uno de los máximos dirigentes de ETA militar, José Miguel Beñaran Ordeñana, Argala.

El almirante Carrero Blanco fue vengado, por sus compañeros, cinco años y un día después de que su vehículo Dodge Dart negro volara por los aires en la calle Claudio Coello de Madrid. Los autores del atentado fueron los miembros del comando Txikia de ETA, que estaba integrado por: Iñaki Múgica Ezkerra, Iñaki Pérez Wilson, José Miguel Beñaran Argala, Jesús María Zugarramurdi Kiskur y Javier María Llarreategui Atxulo.

En realidad, ETA era la ejecutora del presidente Carrero Blanco en 1972. Argala tuvo una cita en la cafetería del hotel Mindanao de Madrid (Hotel que fue realizado por D. Feliciano Barrera Fernandez, en cuyas Empresas; Grubar, Bouza, Cerámica San Julián y otras, domiciliada en la calle de San Bernardo nº 17 de Madrid, yo trabajaba desde los 14 años, en el departamento de Personal, junto a mi amigo D. Alfonso Carlos Ruíz Galiana q.e.p.d., como Jefe de Personal, un auxiliar llamado Carlos y yo como Aspirante Administrativo, que en varias ocasiones, llevé el dinero al Hotel, para que el Listero pagara a las decenas de especialistas en su construcción, estaban encargados.  Me viene a la memoria, que en su construcción murió un trabajador, que cayó de una séptima planta, cayendo a la acera de la calle y por dos metros, no mató a su propio hermano, que allí se encontraba como trabajador de la misma)

 

 

La primera vez que yo ví llorar amargamente al Caudillo, al darle el pésame a su viuda, por la muerte de su gran y fiel amigo D. Luis.

 

Funerales por don Luís Carrero Blanco