En 1975 había 2 tipos de jóvenes en España. Los jóvenes sanos, de mirada limpia, los patriotas, muchos de los cuales llevaban uniforme de las Fuerzas de Orden Público y del Ejército. Solían ser de origen humilde y campesino muchas veces y compartían los ideales del Catolicismo Tradicional y patriotismo de sus mayores.

Y luego estaban los jóvenes radicalizados. Se les distingue en seguida en las fotos de la época. Con aspecto de asesinos, ideas marxistas, barbas o pelo "quemado" las mujeres (como el que hoy lleva Batet). Solían tener aspecto de lo que eran, muchos de ellos unos degenerados. Eran simpatizantes de las bandas terroristas ETA, FRAP o GRAPO. Con el tiempo, muchos de ellos acabaron en el PSOE. Solían ser hijos de familias bien situadas.

El FRAP era un grupo terrorista comunista que llevó a cabo casi una decena de asesinatos entre 1973 y 1975. Solía actuar en Madrid pero su base operativa y refugio estaba en Barcelona, ciudad que solía ser la fosa séptica del anarquismo y subversión de España.

El 1 de mayo de 1973 miembros del FRAP asesinan a puñaladas al subinspector Juan Antonio Fernández en Madrid. Después de numerosas detenciones, el grupo está más de un año sin actuar pero reaparece en 1975. El 14 de julio el joven agente de la Policía Armada, Lucio Rodríguez Martín de 24 años es asesinado a tiros en la calle Alenza por 3 miembros del FRAP. El 18 el policía armado José Tomé Marín fue ametrallado desde un coche por miembros del FRAP y muere ese mismo día. Sus asesinos son capturados el día 23.

El 16 de agosto de 1975 miembros del FRAP asesinan a tiros al teniente de la Guardia Civil  Antonio Posse Rodríguez en la calle Villavaliente de Madrid, al salir de su domicilio. El 30 de septiembre es asesinado por el FRAP en Barcelona el policía armado Diego del Río, de 24 años. Pero también la Policía había ido asesntando duros golpes al FRAP. En Barcelona son desarticuladas en octubre varias células del FRAP. Y poco antes el 15 de septiembre de 1975 la Policía detiene a casi 80 miembros del FRAP, a los que se les incautan gran cantidad de armas, explosivos y material de propaganda. El FRAP nunca se recuperó de estos golpes llevados a cabo gracias al trabajo de eficaces agentes infiltrados. (De ahí el odio especial de Pablo Iglesias por Billy el Niño, que llevó a cabo también eficaces labores de infiltración, en este caso en el GRAPO, que fueron vitales para acabar con este grupo terrorista, responsable de 70 asesinatos durante la Transición).

El 25 de septiembre fue un día de alegría para la gran mayoría de la sociedad española. Fue el día en que fueron ejecutados 5 asesinos, 3 del FRAP (José Francisco Baena Alonso, Ramón García Sanz y José Luis Sánchez) y 2 de ETA, Ángel Otegui y Juan Paredes Manotas (que no Manot). Aunque el "terrible" Caudillo tuvo la debilidad de conmutar la pena a otros asesinos del FRAP, condenados por los asesinatos del agente Lucio Fernández y Antonio Posse como María Tristán López, Vladimiro Fernández o María Jesús Dasca (las terroristas mujeres del FRAP y ETA recibieron trato de favor). Los presos de ETA y FRAP saldrían amnistiados en 1977.

Por cierto, el presunto "genio" Luis Eduardo Aute, recientemente fallecido, dedicó una canción a estos asesinos pero nunca tuvo ni una palabra de apoyo a las víctimas del terrorismo.

El mismo día que se confirma el despido de 25.000 obreros en Barcelona debido a la incompetencia del Gobierno y siguen subiendo a más de 30.000 los fallecidos por el COVID, por culpa del Gobierno la gran mayoría, el vicepresidente finge indignarse por que Cayetana Álvarez de Toledo llame terrorista a su padre. El mismo vicepresidente Pablo Iglesias, cuya simpatía por ETA ha sido siempre notoria, ya que para él las auténticas organizaciones terroristas son la Guardia Civil y la Policía Nacional, así como el Ejército. Estos son los tipos que gobiernan España actualmente.