Entrega de la Bandera a la Policía Nacional en Avila en 2015

Tras aguardarlo con impaciencia y muchos años de espera, por fin, el Real Decreto 927/2015, de 16 de octubre, concede a la Policía Nacional el derecho al uso y custodia de la Bandera de España, la de todos los españoles.

Hasta aquí, la simple enumeración resumida del contenido de una norma legal publicada en el Boletín Oficial del Estado nº 249, de 17 de octubre. Sin embargo, no es esta la única Enseña Nacional cuyo uso y custodia se concedió a la Policía Española a lo largo de su dilatada historia.

Hagamos un poco de historia.

Es a partir de 1926 cuando un sector de la prensa madrileña comienza, de forma insistente, a reclamar que se conceda al entonces Cuerpo de Seguridad el alto honor de ser poseedor, por méritos propios, del derecho al uso de la Bandera Nacional, derecho al que se había hecho acreedor en su lucha contra los enemigos interiores de España en cuyo empeño muchos de sus integrantes dejaron la vida por la Patria, en enfrentamientos con terroristas y delincuentes.

Sin embargo, fue necesario esperar hasta 1935, concretamente hasta el 11 de junio de ese año, en que, por medio de un Decreto de la Presidencia de la República, publicado el día 12, el Cuerpo de Seguridad se hace acreedor a tan ansiado y merecido derecho como recompensa a su meritoria y sacrificada actuación en el golpe de Estado llevado a cabo, en Asturias, Cataluña y otras partes de España, por socialistas y comunistas.

El solemne acto de entrega de la Bandera tuvo lugar en Madrid, el día 29 de septiembre de aquel año, contando con la presencia de más de cien mil madrileños que victorearon a su Policía.

Después, sí largo fue el camino hasta llegar a aquel ansiado 29 de septiembre de 1935, tanto o más lo fue el recorrido hasta el 12 de diciembre de 1970, fecha en que la Policía Armada, que no heredó inexplicablemente el derecho de su antecesor, recibe la tan anhelada Bandera Nacional que le había sido concedida por Decreto nº 485, de fecha 26 de febrero anterior. 

Más tarde, hacia finales 1981, consecuencia de este mismo Decreto de 1970, el Cuerpo de la Policía Nacional, recibe su enseña, provista ya del nuevo Escudo Nacional que había entrado en vigor el 5 de octubre de ese año, quedando custodiada en su Academia de Oficiales de El Escorial.

La Bandera entregada por la II República al Cuerpo de Seguridad

Incluso, si nos atenemos a los datos que poseemos, la Policía recibió dos Banderas más, si bien, debido a que en ninguno de los casos los Cuerpos policiales que las recibieron ostentaban el derecho al uso de la Bandera Nacional, no las podemos considerar como tales.

Nos referimos a la entregada a la Policía Armada, por el Ayuntamiento de León, el 1º de marzo de 1942, al considerar erróneamente que el nuevo Cuerpo policial era heredero del derecho ostentado por su antecesor, y la recibida por el Cuerpo Nacional de Policía, ofrecida por el Ayuntamiento de Benidorm en 2003, con motivo de la celebración del día de los Santos Angeles Custodios en aquella localidad alicantina.

Es decir, que, sin contar las que podemos considerar no oficiales, antes del 10 de noviembre de 2015, fecha en la que S.M. la Reina, hizo entrega de la Bandera a la Policía Nacional, nuestro Cuerpo poseyó, al menos, otras tres Banderas que las recibió, solemnemente, en el transcurso de sus años de historia.

Cabe, ahora, preguntarse, a la vista de que estas enseñas constituyen una parte esencial de nuestra historia corporativa, ¿dónde están aquellas Banderas?

Durante algunos años, un grupo de integrantes del entonces Cuerpo Nacional de Policía, entre los que me incluyo, realizamos arduas gestiones para tratar de dar con el paradero de estas Banderas. El resultado fue, en la mayoría de los casos decepcionante. Salvo con relación a una de ellas, no encontramos pista alguna que nos permitiese dar con su paradero.

Comenzamos buscando, aquí y allá, aquella Bandera ofrecida por el gobierno de la II República, la única respuesta que obtuvimos, y para eso “sotto voce”, fue que, al parecer, se conservó durante años en alguna dependencia y alguien, en los años 80, se la obsequió a un Ministro del Interior socialista, como reconocimiento a que su padre había servido como practicante en el Cuerpo de Seguridad y Asalto.

¿Se trata de una información cierta? Lo ignoro. De todas formas, estoy seguro de que aquella enseña fue a parar a alguna parte y no fue destruida. Hay que tener en cuenta que, concluida la guerra civil, el Cuerpo de Seguridad todavía se mantuvo vigente algún tiempo, lo que nos lleva a suponer que, al igual que en el caso de otras Unidades militares, hasta que se les hizo entrega de la nueva enseña rojo y gualda, algo que no llegó a suceder, se adoptó la medida de sobreponer, sobre el tercer color republicano, el morado -otro error histórico ya que, si la pretensión era adoptar el del Pendón de Castilla, este es de color carmesí, no morado-, un paño de color rojo, convirtiéndolas así en bicolor, con las tres franjas de la misma anchura.

La Bandera de la Policía Armada

Pese a todo, de no ser así, en alguna parte se conservaría, al igual que sucede con las de otras Unidades que todavía se guardan en diferentes Museos.

Pero si la desaparición de la enseña tricolor todavía podría tener alguna explicación, no sucede lo mismo con la recibida por la Policía Armada en 1970 que fue retirada hacia finales de 1981, siendo reemplazada por la nueva del Cuerpo de la Policía Nacional, heredero de este derecho, provista del nuevo Escudo, y que creemos le fue entregada, aunque nadie parece recordarlo, en un acto celebrado en la Academia Especial de Canillas, organismo encargado de la custodia de la Bandera de la Policía Armada, en un acto similar al realizado en otras Unidades cuando, a partir de octubre de 1981, se procedió a modificar el diseño del Escudo Nacional y con ello cambiar sus enseñas.

En el caso de esta Bandera entregada en 1970, estábamos convencidos, con bastante lógica, de que, siguiendo una tradición imperante, suponemos que incluso en la actualidad, la enseña retirada se depositaría en los fondos del Museo del Ejército, sin embargo, tampoco allí se encuentra, al menos por lo que nos dijeron en su día.

Sí teníamos constancia del paradero de la que le fue entregada, en 1981, al Cuerpo de la Policía Nacional, ya que tuvimos ocasión de verla, lamentablemente como si de una bandera de despacho se tratase, en el Museo de la Escuela Nacional de Policía de Avila.

Sin embargo, pasado el tiempo, alguien nos indicó que esa bandera que se conserva en Avila, no es la original, sino una copia de la que ostentó, en su día, el Cuerpo de la Policía Nacional, algo que se nos antoja absurdo por carecer de lógica y de sentido.

¿A quién se le puede ocurrir reproducir una Bandera, por considerarla histórica, y, sin embargo, no hacer lo mismo con las otras dos -1935 y 1970-, con más antigüedad e incluso mucho más representativas? Estamos seguros de que, la Bandera que se conserva, y no precisamente en el lugar de preeminencia que le corresponde, es la que recibió, con todos los honores, en su día, el Cuerpo de la Policía Nacional.

La Bandera del Cuerpo de la Policía Nacional

Tal vez, ahora, que se acerca el doscientos aniversario de la fundación de la Policía Española -1824-2024-, alguien debería de iniciar gestiones para la localización de aquellas Banderas que recibimos en 1935 y en 1970, e incluso, la que nos entregaron en León en 1942, al constituir un retazo fundamental de nuestra Historia corporativa y, de paso, aprovechar para colocar la que se conserva en Avila en el lugar que le corresponde, sea o no una copia.

Pero, hasta entonces, hay que preguntarse ¿dónde está la Bandera que nos entregó la República?, ¿dónde está la Bandera que nos fue entregada en 1970?, y caso de no ser la original, como sostiene, creo que erróneamente, alguno, ¿dónde está la entregada al Cuerpo de la Policía Nacional en 1981? Si alguien las tiene en su casa, haría bien devolverlas pues forman parte de nuestro legado histórico.

Unos misterios que convendría resolver en honor a nuestra historia corporativa.