En la mañana del jueves, 13 de octubre de 1966, arribó al puerto coruñés la 3ª Escuadrilla de Dragaminas, integrada por el Minador “Tritón” (F-22), buque conductor de la Escuadrilla, en el que enarbolaba insignia el Capitán de Fragata Romero Aparicio, y los Dragaminas “Almanzora” (M-14); “Guadalhorce” (M-16); “Miño” (M-25) y “Odiel” (M-32).

La Escuadrilla, estaba realizando ejercicios de adiestramiento en aguas coruñesas que se prolongaron hasta el día 19, motivo por el cual la presencia de los buques en el puerto no fue continuada durante la totalidad de los días, haciéndose a la mar y retornando a La Coruña con el fin de dar descanso a las dotaciones.

Una nota curiosa viene dada por la coincidencia en los muelles coruñeses con el Submarino de la Armada “Almirante García de los Reyes” (S-31), conocido popularmente en la Armada como el “treinta y único”, que había entrado en el puerto en la tarde del martes, día 11, y permaneció en él hasta el viernes 14 en que se hizo a la mar.

Si bien la presencia de la 3ª Escuadrilla de Dragaminas, basada en Ferrol, era frecuente en la ciudad, no así la del Submarino S-31, por aquellos años la punta de lanza de una envejecida flotilla de sumergibles, todos ellos con base en el Arsenal de Cartagena, y que, probablemente, fuese la primera vez que recalaba en nuestra ciudad, circunstancia esta que provocó que muchos coruñeses acudieran al puerto para ver de cerca esta unidad de la Armada.

El Submarino “Almirante García de los Reyes” (S-31), fue transferido a la Armada Española por la de los Estados Unidos, en octubre de 1959, manteniéndose en servicio operativo hasta abril de 1982 en que fue dado de baja.

El “USS Kraken” (SS-370), fue botado en Wisconsin a finales de abril de 1944, causando alta el 8 de septiembre siguiente en la Marina de los Estados Unidos, llegando a participar en la última fase de la campaña del Pacífico, hundiendo algunos buques mercantes y causando daños de consideración, con sus torpedos, a un Submarino japonés.

Submarino de la clase “Balao”, desplazaba 2.400 tn., con una eslora de 95 m. y una manga de 8,3. Disponía de cuatro motores diésel GM 16-278A, cuatro motores eléctricos GE, dos baterías de 126 células Sargo y dos hélices que le proporcionaban una potencia de 4.610 cv. en emersión y 2.740 cv. en inmersión, alcanzado una velocidad de 20,25 nudos en superficie y 8,75 bajo el agua. Su cota operativa era de 120 m.

Iba armado con diez tubos lanzatorpedos de 533 mm., un cañón en cubierta de 127 mm. y cuatro ametralladoras, pudiendo embarcar 24 torpedos. Su dotación era de 87 hombres.

Adscrito a la flotilla de Submarinos con base en Cartagena, compartió misiones con los S-01, un Submarino de la clase “G”, de procedencia alemana e internado en España a la conclusión de la II Guerra Mundial, y los S-11, S-21 y S-22, los procedentes de la clase “D”, construidos en muestra Patria; además de esto, los pequeños submarinos de asalto de la clase “Foca” (“SA-41” y “SA-42”) y de la clase “Tiburón” (“SA-51” y “SA-52”), siendo con diferencia el más moderno y más operativo de toda el Arma Submarina por aquellos años.

Minador “Tritón” (F-22)

El Minador “Tritón” (F-22), pertenecía a la clase “Eolo”, compuesta por estas dos unidades –“Eolo” (F-21) y “Tritón” (F-22)-. Fueron encargados por la II República en 1936, más con la finalidad de mantener operativos los astilleros de la S.E.N.C., evitando problemas de carácter sociolaboral, que por dotar mejor a la Armada.

Construido en Ferrol, fue botado en febrero de 1940, causando alta el 1 de octubre de 1943 y baja el 2 de febrero de 1972. En origen, se concibió como Cañonero Minador, basándose en la clase “Júpiter”, aunque de menor tamaño.

Desplazaba 1.925 tn. a plena carga, con una eslora de 88,90 m., una manga de 11,75 y un calado de 3,10. Disponía de dos calderas Yarrow, dos turbinas Parsons y dos hélices, con una potencia de 5.000 cv., y una velocidad de 18 nudos.

Iba armado con cuatro cañones de 105/43,5 mm., cuatro antiaéreos de 37/80, dos morteros, un varadero de cargas de profundidad y 70 minas. Su dotación era de 220 hombres.

Fue reconvertido a Fragata con el numeral F-22 y no quedó sujeto al plan de modernización de la Armada.

Por lo que respecta a los cuatro Dragaminas, los “Almanzora” (M-14) y “Guadalhorce” (M-16), pertenecían a la segunda serie de la clase “Bidasoa”, conocida como clase “Guadiaro” – “Guadiaro” (M-11), “Tinto” (M-12), “Eume” (M-13), “Almanzora” (M-14), “Navia” (M-15), “Guadalhorce” (M-16) y “Eo” (M-17)-, debido a las pequeñas diferencias existentes con los de la primera serie.

Los dos Dragaminas, fueron botados en La Carraca (Cádiz) entre febrero (el “Guadalhorce”) y diciembre (el “Almanzora”) de 1953, siendo entregados a la Armada en diciembre de ese mismo año el “Guadalhorce” y en noviembre del siguiente el “Almanzora”.

Dragaminas Costero “Llobregat” (M-22), similar a los “Miño” y “Odiel”

Desplazaban 749 tn. a plena carga, con una eslora de 61,95 m., una manga de 8,50 y un calado de 2,10. Disponía de dos máquinas de triple expansión Bauer-Wach y dos calderas, que le proporcionaban una potencia de 2.400 cv. y un andar de 16,5 nudos.

Iban armados con un cañón de 105 mm., uno de 37 y un montaje doble de ametralladoras de 20 mm., estaban dotados de equipo de rastreo y podían embarcar 16 minas. Su dotación era de 80 hombres.

El “Almanzora” fue dado de baja en noviembre de 1977 y en noviembre del siguiente el “Guadalhorce”.

Por lo que respecta a los Dragaminas Costeros “Miño” (M-25”) y “Odiel” (M-32), pertenecían a la clase “Nalón”, compuesta por doce unidades –“Nalón” (M-21), “Llobregat” (M-22), “Júcar” (M-23), “Ulla” (M-24), “Miño” (M-25), “Ebro” (M-26), “Turia” (M-27), “Duero” (M-28), “Sil” (M-29), “Tajo” (M-30), “Genil” (M-31) y “Odiel” (M-32)-; todos estos buques fueron transferidos por la Marina norteamericana en los años 50, dentro del plan de cooperación con España.

El “Miño” (M-25), “ex AMS-266”, causó alta en la Armada en octubre de 1956, en tanto que el “Odiel” (M-32), “ex MSC-288”, lo hizo en septiembre de 1959.

El “Miño”, fue botado en Massachusetts en abril de 1956. De casco de madera, desplazaba 383 tn., a plena carga, con una eslora de 44 m., 9,24 de manga y 2,6 de calado. Disponía de motores diesel General Motors de 800 cv., que le proporcionaban un andar de 13,6 nudos. Su dotación era de 40 hombres.

Iba armado con dos cañones antiaéreos de 20 mm., dos ametralladoras de 12,70, así como equipo de rastreo y para explosionar minas de contacto, magnéticas y acústicas. Disponía de un radar de navegación TM625 y un sonar busca minas UQS-1.

El “Odiel”, fue botado en Tampa (Florida) en septiembre de 1958. Sus características, dimensiones, motores, artillería y equipos eran similares a los del “Miño”.

Al igual que en otras ocasiones, el Comandante de la flotilla, cumplimentó a la primeras autoridades de la ciudad, aunque no podemos precisar si se permitió el acceso del público coruñés a su interior, aun cuando si recuerdo haber visitado el “Guadalhorce” que me fue mostrado, en una visita privada, por dos Suboficiales de su dotación.