Don Adolfo Morales de los Ríos y Septién, nació en Cádiz el 28 de junio de 1823, era hijo del Capitán de Fragata Don José Morales de los Ríos y de Doña Josefa Septién.

Ingresaría en el Colegio de Artillería de Segovia el 15 de febrero de 1837, donde continuaría cursando sus estudios hasta el 24 de julio de 1840, fecha en que realizó el servicio de Subteniente en el Tercer Regimiento de Artillería a pie hasta el 25 de septiembre fecha en que marcha a la Fábrica de Fusiles de Sevilla, en la que permaneció hasta el 13 de agosto de 1843, fecha en que fue ascendido al empleo de Teniente de Artillería. De la Fábrica de Fusiles de Sevilla fue destinado de nuevo al Tercer Regimiento de Artillería a pie, donde prestaría sus servicios hasta el 24 de febrero de 1844, fecha en que fue destinado a la Brigada de Montaña del 5º Departamento en la que prestó sus servicios hasta el 17 de julio de ese año en que ascendió al empleo de Capitán y fue destinado a la Batería de Montaña de nueva creación del Departamento de la Habana.

El 30 de enero de 1850 cuando se encontraba mandando la Batería de Montaña participó a las órdenes del Teniente General Don Manuel Enna en las operaciones que tuvieron lugar en la Vuelta de Abajo (Isla de Cuba).

En el mes de marzo de 1850 fue comisionado por el Capitán General de la Isla de Cuba para pasar a los Estados Unidos y enterarse en Nueva Orleans del armamento y pertrechos de guerra con que contaban los piratas en esta ciudad y se preparaban par a invadir la Isla de Cuba a las órdenes del rebelde López. Volvió a la Habana el 5 de abril y dio cuenta al Capitán General de sus investigaciones; ese mismo día salió por orden de dicha autoridad para Chagres y San Juan de Nicaragua al objeto de informarse del número y clase de la fuerza que en dichos puntos se disponía para la invasión de la Isa de Cuba, por cuyas acciones mereció las gracias del Capitán General por el buen desempeño de ambas comisiones. Participó también en el encuentro que tuvo con los piratas invasores que al mando de Narciso López, aliado de los insurrectos, quienes habían desembarcado el día 12 de agosto de 1851 en Playitas. Embarcó el General Enna, que era Segundo Cabo de la Isla de Cuba, con sus tropas en el buque “Pizarro” dirigiéndose a Bahía Honda, en la que desembarcó y estableció sus posiciones en Pozas; los insurrectos al mando del ex general Narciso López había desembarcado en Playitas, desde donde se dirigió a Pozas y enfrentándose a Enna se vieron obligados a huir; comenzó entonces el General Enna su persecución y sorprendió a los insurrectos el día 17 en el cafetal de Frías, los cuales se vieron obligados a huir al monte, pero esta persecución se tuvo que dar por finalizada tras recibir el General Enna ese mismo día 17 una herida en el vientre que le causó la muerte.

De vuelta a la Península fue destinado al Tercer Regimiento de Artillería a pie, en el cual estaría destinado hasta el 29 de diciembre de 1853, en el cual permanecería hasta el 28 de julio fecha en que pasaría destinado al Segundo Regimiento, volviendo al Tercer Regimiento el 5 de febrero de 1854 y en el que permanecería hasta el día 1 de junio, fecha en la que ascendió al empleo de Capitán y fue destinado como Capitán Jefe del Detall del Parque de Artillería de Cádiz; permaneciendo en este cargo hasta el 20 de septiembre de este año, fecha en la que pasó a la Fundición de Bronces de Sevilla con el cargo de Jefe de Taller hasta el 24 de marzo del año 1860 en que ascendió al empleo de Comandante y pasó destinado al Tercer Regimiento de Artillería a pie, en el que causó alta el día 1 de septiembre y continuó prestando sus servicios hasta que por R. O. de 28 de abril de 1862 fue destinado al Regimiento Montado de guarnición en Sevilla, permaneciendo en esta Plaza hasta el 15 de octubre en que salió para la Isla de San Fernando mandando la 3ª y la 4ª Batería, al objeto de asistir a las Escuelas Prácticas, regresando a Sevilla el día 1 de diciembre.

En el mes de agosto de 1863 causó baja en el Regimiento Montado de Artillería de Sevilla por su ascenso al empleo de Teniente Coronel de Artillería.

Por R. O. de 29 de agosto de 1863 fue destinado a la Plaza de Jaca (Huesca), destino al que no llegó a presentarse por encontrarse disfrutando hasta diciembre de ese año, en Sevilla, una licencia por asuntos propios concedida el Capitán General del Distrito de Andalucía. Continuó a lo largo del mes de enero de 1864 disfrutando prórroga de la licencia que venía disfrutando, concedida esta vez por el Capitán General del Distrito de Aragón; causando baja en el destino de Jaca por haber sido destinado de Subdirector de la Maestranza de Sevilla por R. O. de 8 de enero, donde continuó prestando sus servicios como Subdirector de dicha Maestranza hasta que por R.O. de 20 de septiembre de 1866 fue destinado a la Isla de Cuba a las órdenes del Capitán General de dicha Isla, en la que estuvo prestando sus servicios hasta finales del mes de diciembre de 1867, que habiendo ascendido al empleo de Coronel por R. O. de 25 de octubre  fue destinado a mandar el Regimiento de Artillería a pie, en el que permaneció hasta finales de marzo de 1868 que pasó a mandar el Regimiento de Montaña por orden del Capitán General de dicha Isla el 14 de marzo, haciéndose cargo de dicho Regimiento el día 28 de marzo y causando alta en la revista del mes de abril de este año.

Por disposición del Capitán General de 7 de febrero de 1869, el día 8 salió a operaciones de campaña sobre Cienfuegos mandando la columna de Artillería que salió de la Plaza de la Habana, continuando de operaciones hasta el 14 de abril e que regresó a la Habana y volvió a tomar el mando del Regimiento; el 3 de junio volvió a salir a operaciones de campaña, situación en la que continuó hasta finales del mes de febrero de 1870,fecha en la que causó baja en el Regimiento de Montaña por haber sido promovido al empleo de Brigadier de Ejército, por Decreto de S.A. el Regente del Reino el 18 de enero de este año, pasando a ocupar el destino de Comandante General de las Jurisdicciones de Sancti Spiritus y Morón, por disposición del Capitán General de la Isla de Cuba aprobada por Orden de 20 de abril del mismo año. Por Orden de 28 de diciembre fue significado al Ministerio de Estado para que se le concediese la Gran Cruz de Isabel la Católica libre de gastos, en recompensa a los servicios prestados en las operaciones practicadas contra los insurrectos en aquel Departamento.

Por Orden de20 de junio de 1871 fue aprobada la disposición del Capitán General de la Isla de Cuba de que este Brigadier se encargase del mando de una Brigada, cesando en el cargo de Comandante General de Sancti Spiritus; volviendo a ser nombrado el 28 de diciembre Comandante General interino de Sancti Spiritus. El 18 de agosto de 1872 fue nombrado Jefe de División en el Departamento Occidental, cuyo cargo desempeñó hasta finales de este año; a lo largo del año tomó parte en diversas acciones como Guaiguate, Pozo Blanco, Farallón de los Plátanos, Arroyo Brazo y otras; desempeñó durante tres meses el cargo de Comandante interino del Departamento Oriental. El día 1 de mayo de 1873 tomó el mando de la Brigada de Cuba, con la que participó en diferentes hechos de armas. Por Decreto de 18 de septiembre le fue concedida la Gran Cruz del Mérito Militar con distintivo rojo por su comportamiento en la acción de Santa Rita y otras habidas desde el 8 de septiembre hasta finales de diciembre de 1871.

Por Orden de 18 de febrero de 1874 le fueron concedidos cuatro meses de licencia por el Capitán general de la Isla de Cuba y por otra de fecha 26 del mismo mes fue destinado al Ejército del Norte, para desempeñar el mando de la 2ª División del 2º Cuerpo, con la que asistió a los combates que tuvieron lugar en Somorrostro los días 5, 26 y 27 de marzo y a los que se libraron en Arenillas y Montes de Galdones desde el 27 de abril al 1º de mayo. El día 2 de junio pasó con su División a la derecha de la ría por Portugalete y atravesando el Valle de Arnar entró en Bilbao el día 3 de mayo donde quedó mandando el 2º Cuerpo. Ascendió al empleo de Mariscal de Campo por Decreto de 30 de abril anterior en recompensa a su distinguido comportamiento en los ataques a las posiciones de San Pedro Abanto los días 25, 26 y 27 de marzo anterior. Con las fuerzas de su mando fue designado para fortificar los alrededores de Bilbao y márgenes de la ría hasta el río Abra; desde principio de julio hasta el 30 de diciembre estuvo encargado de la Comandancia General de Vizcaya; el 30 de diciembre pasó a Navarra a las órdenes del General en Jefe y participando en los siguientes hechos de armas: el 18 de mayo en la acción de Monte Abril; el 9 de julio salió hacia Munguía; el 21 del mismo mes pasó a Algorta y Durango y el 22 participó en la ocupación de Puente Nuevo; el 3 de agosto ocupó el monte Cobetas, el 26 pasó a Altamira y el 29 a San Salvador, Retuerta y el Regato; el 28 de septiembre pasó a Algorta y Lejona; y el 26 de octubre pasó a Ardaliz.  

A principios del año 1875 se incorpora al Cuartel General de Navarra, asistiendo a las operaciones practicadas para el levantamiento del bloqueo de Pamplona y ocupación de la línea del río Arga, tomando parte en los hechos de armas de Lácar y Monte Esquinza. Por R.O. de 26 de febrero se le autorizó para fijar su residencia en Madrid, en situación de cuartel; y por otra R. O. de 3 de julio fue nombrado Jefe de la 2ª División del 3º Cuerpo de Ejército del Norte, cargo que desempeñaría hasta el 5 de marzo de 1876, en que por R.O. se aprobó la determinación por el General en Jefe del Ejército de la Izquierda de que quedara este General suspendido del mando de la Segunda División del Primer Cuerpo de Ejército mientras se le instruía el sumario por los sucesos de Arratraín.

El 20 de marzo de 1876 quedó de cuartel en Madrid hasta el 3 de julio por haber finalizado la campaña Carlista y haberse dado nueva organización al Ejército del Norte; el 3 de julio fue nombrado Segundo Cabo de la Capitanía General de Extremadura de cuyo cargo tomó posesión y quedó encargado de la Capitanía hasta el 10 de octubre del presente año, fecha en que fue nombrado Jefe de División del Ejército que se organizó en la Península con destino a la Isla de Cuba, para donde embarcó el 20 del mismo mes en el vapor “Alfonso XII”, llegando a la Habana el 11 de noviembre y el 15 del mimo mes se hizo cargo de la Comandancia General y División de Operaciones de Remedios en la Isla de Cuba, que estaba compuesta de los Batallones “Primero de la Reina”, […], Regimiento de Caballería de Voluntarios de Camajuani,  una Batería de Artillería de Montaña y varias Guerrillas del país, con las que dirigió todas las operaciones de campaña de dicha división hasta el 31de marzo de 1877, que pacificado el territorio de aquella Comandancia General y al hacerse el avance a los Departamentos Central  y Oriental pasó a mandar la Comandancia de Holguin y Tunas y su División de operaciones compuesta de los Regimientos de la Habana y de Tarragona, los Batallones de Cazadores de la Princesa, Cifuentes, Santander, Cienfuegos y Pizarro, el Regimiento de Caballería de Borbón, una Batería de Montaña y Fuerza movilizada del país. El 30 de mayo de 1878 cesó en el cargo que desempeñaba por haberse disuelto la Comandancia General por la terminación de la guerra de Cuba; debiendo señalar como servicio notable hecho por la fuerza de su mando y en operaciones dirigidas por este General la captura del Presidente de la Titulada República Cubana D. Tomás Estrada Palma, ocurrida el día 19 de octubre de 1877.

El día 1 de junio de 1878 quedó a las órdenes del Capitán general en Jefe D. Arsenio Martínez Campos; el 17 de junio de este año fue promovido al empleo de Teniente General por los servicios prestados en la Isla de Cuba hasta la pacificación. El día 5 de julio embarcó para la Península en el vapor “Alfonso XII”, llegando al puerto de Santander el 23 del mismo mes y quedando de cuartel en Madrid hasta el día 12 de mayo de 1879 en que por R.D. de ese día fue nombrado Vocal de la Junta Superior Consultiva de Guerra, en cuya situación permaneció hasta que por otro R.D. de 2 de julio fue nombrado Capitán General de Granada.

Por R. D. de 10 de septiembre de 1880 cesó en el cargo de Capitán General de Granada y fue nombrado de nuevo Vocal de la Junta Superior Consultiva de Guerra, hasta que por R. D. de 21 de febrero de 1881 se le confiere el mando de la Capitanía General de Extremadura, cargo en el que permaneció hasta el día 8 de julio en que volvió a ser nombrado Capitán General de Granada, quedando sin efecto este nombramiento por un R. D. de 15 de julio en el que se le volvió a nombrar Capitán General de Extremadura.

Por R. D. de 9 de agosto de 1883 se le cesa como Capitán General de Extremadura pasando de cuartel a Madrid; situación en la que permaneció hasta el 31 de diciembre de 1885, que por un R.D. de este día se le nombra Consejero del Consejo Supremo de Guerra y Marina; cargo en el que permanecería hasta que por otro R.D. de 19 de enero de 1887 es nombrado Capitán General de la Islas Canarias, cargo del que tomaría posesión el día 14 de febrero y permaneció en dicho cargo hasta que el 24 de mayo de 1889 embarcó para la Península.

Por R. D. de fecha 27 de septiembre de 1890 es nombrado Capitán General de Galicia, cargo del que tomaría posesión el dí 8 de octubre siguiente y en el que permanecería hasta que por otro R. D. de 21 de octubre de 1891 es nombrado Vocal Extraordinario de la Junta Superior Consultiva de Guerra; entregando el mando de la Capitanía General de Galicia el día 25 de octubre de ese año. Por R.D. de 20 de enero de 1893 se dispone su cese en el cometido que ocupaba y por R. O. de 2 de febrero se le autorizó para fijar su residencia en la Coruña en situación de cuartel, en la que continuó hasta que por R. D. de 10 de enero de 1894 y a petición propia le fue concedido el pase a la Sección de Reserva del Estado Mayor Central del Ejército, autorizándole por R. O. de 29 de enero de dicho mes a fijar su residencia en la Coruña, en donde falleció el día 11 de junio de dicho año 1894.

Estaba en posesión de las siguientes condecoraciones:

La Cruz de Caballero del hábito de Alcántara, que le fue concedida por R. D. de 13 de enero de 1853.

La Cruz de la Rea y Militar Orden de San Hermenegildo, concedida por R. O. de 24 de octubre de 1859, con antigüedad de 15 del mismo mes.

La Gran Cruz de Orden de Isabel la Católica, concedida en el año 1870.

La Placa y Gran Cruz de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo, concedida por R. O. de 11 de junio de 1872.

La Gran Cruz del Mérito Militar, con distintivo rojo, concedida por Decreto de 18 de octubre  de1873.

La Medalla de Cuba con distintivo rojo y cinco pasadores, concedida por R. O. de 29 de diciembre de 1875.

La Gran Cruz de Carlos III, expedida por el Ministerio de Estado y concedida por R. D. de 23 de octubre de 1876   

Fuente: Su Hoja de Servicios

  1. O. ….Real Orden
  2. D. ….. Real Decreto