La luminosidad de la isla de la calma, se manifiesta plenamente, como auténtica expresión mediterránea, con su “Bolero Mallorquín” lleno de fluidez, con el ritmo vivo de movimientos, que le dan un carácter único en el folklore de las islas Baleares.

    El “Bolero Mallorquín”, que compuso Bartolomé Oliver (1894-1988) y en esta ocasión interpreta la agrupación Parado de Valdemosa, pienso que es el más famoso y típico de los bailes mallorquines. También se baila en Menorca. Es de ritmo bastante lento, y se caracteriza musicalmente porque el tercer compás se subdivide en dos.  Su ritmo muy marcado y de insistente monotonía es anacrúsico, y empieza con una corchea del tercer golpe del compás. No debe confundirse con el bolero de origen cubano en compás binario. Antiguamente todos tenían la misma extensión, pero esto hoy en día ya no sucede debido a la evolución de los puntos de baile, posiblemente. Una característica que sí ha perdurado en el bolero son las vueltas marcadas por la música.