El pasado día 25 de febrero se cumplieron ochenta y siete años de la llegada de la Radio a La Coruña. Una conversación a mesa y mantel, en el restaurante del Hotel Palas coruñés, sirvió al representante de la firma de receptores de radio Marconi, para convencer al conocido empresario coruñés Pancho Hervada, de la necesidad de abrir una emisora de radio en La Coruña. Corría el año de 1933 y la radio española caminaba a paso muy lento. Es verdad que hacía diez años que la primera emisora de la Nación, Radio Ibérica de Madrid,-que recibirá el numeral de EAJ-6- había comenzado de forma experimental sus emisiones. Pero en el panorama español de 1933, apenas se contaba con un puñado de frecuencias.

 

Un decreto del gobierno del general Primo de Rivera, concedió, en julio de 1924, las primeras licencias de emisión, señaladas con el numeral EAJ. La E referente a España, la AJ Telegrafía sin hilos y el número de la emisora.

Será Radio Barcelona, nominada como EAJ-1, la primera que consiga el derecho a instalar la emisora. Con una autorización posterior, comenzará de forma oficial a  emitir en noviembre del mismo año.   No sería, sin embargo, Radio Barcelona, la primera emisora de radio  en emitir en España. Un año antes, Radio Ibérica de Madrid ya había hecho pruebas. Pero debido a que el reglamento de comunicaciones databa del 14 de julio de 1924, la radio barcelonesa fue la primera que recibió del gobierno de la nación la autorización para la instalación de la emisora, iniciándose  sus emisiones, el día 14 de noviembre. Cuatro días antes ya lo había hecho radio España de Madrid, que recibiría el numeral de EAJ-2. E incluso un mes antes, en octubre, radio Sevilla EAJ-5, ya había lanzado a las ondas su programación.  

En julio del año siguiente, nacería Unión Radio de Madrid, inaugurada también como radio Barcelona, por el Rey Alfonso XIII,  que pronunció aquella frase que quedaría para la posteridad de la radio: “No os veo pero, sin veros, os siento muy cerca, como si me rodearais.” Unión Radio de Madrid, EAJ-7 había sido creada, en diciembre de 1924, por el empresario vasco Ricardo Urgoiti.

 

1925 El general Primo de Rivera, el primer político español, que utilizó la radio como medio de divulgación.

 

El primer político en usar el medio radiofónico,  será el propio presidente del consejo de ministros, General Miguel Primo de Rivera.

 

En 1927 se concede la licencia con el distintivo EAJ-4. Se instala en Santiago de Compostela, la que en la actualidad es Radio Galicia adscrita a la cadena SER.

 

Tras su conversación con el representante de la casa Marconi, Pancho Hervada, se tomó la cuestión como un reto a añadir a sus muchas actividades. Utilizará como local un quinto piso  de la casa numerada  con el tres de la calle de Fontán, donde tenía sus propias oficinas, destinadas a las representaciones de productos de la casa Terry; explosivos Bazán; consulado de Grecia; consignataria de buques Lloyd y  la delegación de Transradio, que le habían concedido para la ciudad  fechas atrás.

 

  1. Homenaje n la Coruña a Pancho Hervada, creador de la primera radio coruñesa.

 

Hervada se ilusionó con el proyecto de dotar a La Coruña de una emisora propia, en un momento difícil, pues hasta la fecha, ningún empresario coruñés  había tenido el más mínimo interés en introducirse en el mundo de las ondas.

 

Se puso manos a la obra. Solicitó permisos con la ayuda del representante de la casa Marconi e inició las obras para dotar al local de un locutorio, una mesa de mezclas, un tocadiscos y una sala donde pudiesen llevarse a cabo actuaciones en directo.

 

Al principio todo fueron problemas, pues fue necesario solicitar una ampliación del plazo para la entrada en funcionamiento de la emisora.

 

El domingo 25 de febrero de 1934, se autoriza la primera emisión de la nueva radio coruñesa. Llevará el numeral EAJ-41. Asisten al acto las primeras autoridades locales con el alcalde Alfredo Suárez Ferrín a la cabeza. En esa misma jornada, en un chalet de la Avenida de la Habana de la Ciudad Jardín coruñesa, se ponía en funcionamiento los servicios de Radiotelefonía Costera a través de Transradio.

 

En primer lugar fueron inauguradas las dependencias de la avenida de la Habana. Ya en los estudios de la calle de Fontán, se pronunciaron diversos discursos, que corrieron a cargo del alcalde Suárez Ferrín; presidente del Consejo de Estado, Gerardo Abad Conde y del General Jefe de la División Orgánica, General  Pedro de La Cerda. Francisco Hervada dio las gracias a todos, resaltado la importancia de las nuevas instalaciones inauguradas.

 

El alcalde de La Coruña tomó nuevamente la palabra, para pedir un gran aplauso para Hervada, a quien propuso para ser nombrado hijo predilecto de la ciudad.

El primer sonido emitido por la nueva emisora, que escucharon los radioyentes coruñeses, fue la romanza de la zarzuela Bohemios de Amadeo Vives, “Mudos testigos de mis amores”.

 

Durante un mes se comprobó, a través de toda clase de pruebas, que la recepción era agradable, el sonido magnífico y su estabilidad de  frecuencia permitía escuchar la emisora, sin ningún tipo de interferencias, en un radio de cincuenta kilómetros.

 

El día 15 de marzo, radio Coruña inició sus emisiones regulares. Cuarenta años habían pasado desde que Guillermo Marconi presentara al mundo su transmisión sin hilos al enviar señales entre dos edificios londinenses. Pero la radio en España era todavía una gran desconocida. En ese año de 1934, estaban censados, en toda la provincia de La Coruña, 762 aparatos de radio.

 

Las primeras voces que se incorporaron a la nueva radio coruñesa, fueron las de Enrique Mariñas Romero y Nieves Navarro. En Luis Prado y Pedro Navarro, recayó la responsabilidad técnica de que todo funcionase con normalidad en  la emisora.

 

Uno de sus primeros éxitos radiofónicos fue informar vía telefónica del asesinato de líder del Bloque Nacional José Calvo Sotelo. Al producirse el alzamiento militar de julio de 1936 en La Coruña, la emisora fue tomada por fuerzas de la Guardia Civil, al mando del teniente González, quien obligó a poner música militar y a leer el bando de guerra, lo que hizo el locutor Enrique Mariñas.

General Gonzalo Queipo de Llano.

 

En la guerra de liberación española 1936-39, la radio se convirtió en un arma poderosísima de propaganda, sobre todo en manos del General del bando Nacional, Gonzalo Queipo de Llano, quien durante los casi tres años que duró la contienda, se constituyó, junto con Radio Tenerife y Radio club de Portugal, en la base informativa y de propaganda del bando que al final se haría con el triunfo bélico. Sus históricas charlas diarias, desde Radio Sevilla, han quedado grabadas en el libro de oro de la radiodifusión mundial.

 

El 14 de Enero de 1937, el Generalísimo Franco promulga una orden por la que se crea la Delegación de Prensa y Propaganda, dirigida por el general José Millán-Astray, quien se encarga, desde el palacio de Anaya de Salamanca, de poner en marcha, el día 19 del mismo mes, Radio Nacional de España, dotada de un emisor Telefunken de 20 Kwh, enviado por Adolfo Hitler a la España Nacional, y que se había utilizado en los pasados juegos olímpicos de Berlín de 1936.

 

Esa emisora móvil marca Lorenz, fue instalada en diversos camiones y una vez utilizada en Salamanca, servirá como estación de Radio Nacional de España en Galicia y se situará en el parque coruñés de Santa Margarita. Aquellos cinco o seis camiones de color gris, ya muy deteriorados, -que recuerdo verlos de niño-, finalizarían su labor con la inauguración en 1963 del centro emisor del Noroeste en Mesón do Vento. Decía adiós aquella emisora de origen alemán, instalada sobre camiones, a la que el propio Franco dedicó un astuto recuerdo: “Demasiado aguantó la pobre. Por cierto no la llegamos a pagar nunca”.

 

1965 Emisora móvil alemana marca Lorenz, abandonada en el Monte de Santa Margarita de La Coruña. Fue el embrión de radio Nacional de España

 

En 1938, nace en Zaragoza la primera emisora de la Falange Española Tradicionalista y de las JONS, que con el paso de los años, al igual que Radio S.E.U de Madrid, nacida en febrero de 1941, entre otras, formaran en 1952, como veremos, la Cadena Azul de Radiodifusión.

 

Ese año, se hace cargo de la dirección de Radio Nacional de España, Antonio Tovar. El parte de guerra de las 23,15 horas, que es leído diariamente por el soldado-locutor, Fernando Fernández de Córdoba, incorpora el toque de cornetín en directo ejecutado por el soldado de infantería Rufo Bañales.

 

Con la lectura el día 1 de abril de 1939 del parte de la victoria del Ejército Nacional y la llegada de la paz, la radio se convertirá en una de las diversiones de entretenimiento y acompañamiento  preferidas de los españoles. A partir de esa fecha, todas las emisoras privadas de radio  tendrían que conectarse diariamente con Radio Nacional de España, para emitir los diarios hablados, conocidos por los radioyentes españoles como “El parte”, en referencia al parte de guerra, que se leía todas las noches, desde su  fundación en Radio Nacional, en plena guerra de liberación.  La radio ocuparía, desde esos instantes, un lugar de honor y privilegio en todos los hogares de nuestra Patria. Al inicio de ese año cuarenta nace la SER (Sociedad Española de Radiodifusión), heredera de Unión Radio.

 

Aparecen nombres como el de Bobby Deglané, sin duda el hombre a quien más debe  la radio española; Ángel Soler, Ignacio Mateo, David Cubedo y Sara Delgado. En La Coruña se van haciendo familiares, además del gran Enrique Mariñas, Enriqueta Brandón Paseiro, Emilio Díaz y Antonio Sánchez Pascuala.

 

En 1940, Enrique Mariñas es nombrado director artístico de Radio Nacional de España en La Coruña. Desde los estudios de la calle de Pardo Bazán, dirigirá una programación de más de seis horas diarias, ayudado por la emisora alemana montada en los camiones y situada, como dijimos, en el parque de Santa Margarita. Enrique Mariñas será el segundo comentarista español, que retransmita un encuentro de fútbol, ya que la primera retransmisión correspondió a Paco Balón, redactor de Radio Nacional de España en Barcelona, que narró, el 25 de junio de 1939, la final de la Copa del Generalísimo disputada, en el estadio de  Montjuich, entre los equipos  del Sevilla y el Racing de Ferrol.  Mariñas contó y cantó en mayo, de 1940, todos los pormenores  del encuentro de promoción de ascenso a primera división jugado, en el campo de Chamartín de Madrid, y que enfrentó al Deportivo y al Celta de Vigo con victoria, en los últimos momentos del encuentro,  del equipo vigués por un tanto a cero. Un año después, en 1941, será otra vez la voz de Enrique, quien relatase a los aficionados coruñeses, el primer ascenso a primera división del Real club  Deportivo, después de derrotar al Murcia por dos goles a uno, en partido jugado en el madrileño campo de Vallecas.

 

Enrique Mariñas Romero.

 

Los años cuarenta y cincuenta, supondrán para la radio, su gran expansión. Es la hora de los concursos en directo con los estudios de las principales emisoras atestados de gente, como por ejemplo  “Lo mejor del mundo”, “Blanco y negro”,Feria de canciones”, o  “Lo toma o lo deja”.

 

O aquel tan recordado de “Busque, corra y llegue usted primero”, conducidos todos ellos  por la voz inolvidable de Joaquín Soler Serrano. Estaba patrocinado por la marca de máquinas de coser Sigma y fue tan celebrado, que incluso se llegaron a crear equipos con automóviles, motos y bicicletas para llegar primero a los estudios de Radio Barcelona y presentarse con los objetos o disfraces que el jurado demandaba. El premio, una magnífica máquina de coser, así como diversos premios en metálico. El concurso en cuestión, con otro nombre comercial ficticio, fue inmortalizado en el cine por el excelente director José Luis Sáenz de Heredia en su película  “Historias de la Radio”, donde aparecía el irrepetible Pepe Isbert disfrazado de esquimal.

 

Doble o nada  fue otro recordado concurso. En él, al igual que en “Lo toma o lo deja”,  los concursantes tenían que acertar respuestas de tipo cultural. Si se acertaba, los presentadores, Ángel Soler desde Barcelona y Bobby Deglané desde Madrid, preguntaban: “Doble o nada”. Si ganabas doblabas la cantidad a percibir y podías continuar doblando hasta plantarte, siempre que contestases acertadamente a todas las preguntas.

 

En La Coruña dirigió este espacio, patrocinado por Fundador, Genebrardo Valadrón, que en uno de los programas,  tuvo que enfrentarse con el cáustico Fernando Molina “El Peras”, como concursante y a quien envió una pregunta, que Fernando contestó correctamente. “Doble o nada”, inquirió entonces Valadrón, cantando de seguido las exquisiteces del Brandy Fundador. Molina aceptó el reto y dobló. La siguiente pregunta fue. “¿Cómo murió Sócrates?” a lo que “el Peras”, sin inmutarse respondió: “Después de tomarse una copa de Fundador”. Allí se armó la de San Quintín. El “Peras” y sus amigos, fueron expulsados de los estudios coruñeses y el programa tuvo que detenerse.

 

En 1953, aparece Cabalgata Fin de Semana, con el extraordinario Bobby Deglané. Un programa cuya emisión, los sábados a la noche, debido a su enorme audiencia,  paralizaba por completo la vida nacional.  En su programa tuvieron cabida numerosos concursos, “Va por usted”, “Salte la banca”, “La melodía misteriosa”, “Millonario por siete días”,  “Jaque a la orquesta”, ”¿Quién tiene el clavel?”, “El enigma de medianoche”. También muy recordado fue el concurso “Piense y acierte”, en el que había que resolver un enigma policial.

En 1954, en el concurso “El buque fantasma” de cabalgata fin de semana,  la actriz Sofía Loren ganó 11.000 pesetas que donó al hospital infantil de San Juan de Dios.

Captura_de_pantalla_2021-03-22_a_las_21.15_.39_ 

Cabalgata Fin de Semana, Un histórico programa de la radio española con la inconfundible voz de Bobby Deglané. En la foto, a la derecha, junto a  Miguel Ángel Nieto y José Luis Coll.

 

El fútbol, los toros, el humor, los seriales dramáticos, la música, los programas solidarios y sobre todo la publicidad, fueron pilares importantísimos en el desarrollo de aquella inolvidable radio. Concursos como “Varietés Sigma”, “Avecrem llama a su puerta”; “La fiesta de la Casera”; “La hora de Cynar”, demostraron  así el gran poder que tenía el reclamo publicitario.

 

La publicidad fue todo un logro de aquellos magníficos publicistas, que volcaban su imaginación e ingenio en el medio radiado. Quien no recuerda aquellas inolvidables melodías de “aquel negrito del África tropical, que cultivando cantaba la canción de Cola-Cao”. O el “DDT CHAS, DDT CHAS, no hay quien te aguante, tú como el gas la muerte das en un instante”. “Es el arroz SOS, SOS, el mejor arroz, es la marca siempre preferida del buen consumidor”. “El torrefacto Columba es el mejor  café para desayunar. Lo toman la modistilla, el empleado, el estudiante y el trabajador  y cantan este estribillo ante una taza de Columba superior”. O la publicidad de la tableta OKAL: “Y cuando emprendo un viaje, por lo que pueda pasar, al hacer el equipaje pongo un sobrecito de Okal. “ Okal, Okal es el lenitivo del dolor, Okal es un, producto superior”. “En la boca un buen anís, en la copa un buen sabor, Castellana es superior”. O el tan conocido sonido de turrones “El Almendro”, que ha llegado hasta nuestros días: “Vuelve a casa, vuelve, por Navidad”.

 

En 1948 aparecen las llamadas Estaciones Escuela, medio de difusión del Frente de Juventudes. En 1952 con un equipo de 50 w, instalada primero en un piso de la calle Real, y a partir de 1954, en el edificio La Terraza de los jardines de Méndez Núñez, inicia sus emisiones Radio Juventud de La Coruña, Estación escuela nº11 del Frente de Juventudes, que provenían de Radio SEU. Al amparo de una nueva normativa, según la cual, el Estado autorizaba a la Secretaría del Movimiento de la FET y de las JONS a crear una red propia de radiodifusión que constaría de 60 emisoras en toda España, que se financiarían con la publicidad y a las que se les asigna como fines "formar valores jóvenes al servicio de la radiodifusión española y coadyuvar en la tarea formativa, política, religiosa, patriótica y cultural tendiente a elevar el nivel de todos los españoles". Se crea así la cadena Azul de Radio Difusión.

 

En 1950, de la mano del ex ministro y cuñado del Jefe del Estado Generalísimo Franco, Ramón Serrano Suñer, nace Radio Intercontinental de Madrid, con Dionisio Ridruejo como primer director. 

 

En 1953 nace la Cadena de Emisoras Sindicales (CES). La CES, dependiente de la organización Sindical, constaba de  19 emisoras de Onda Media, y varias de Frecuencia Modulada, Al año siguiente, 1954, se constituye la Red de Emisoras del Movimiento (REM), dependiente también de la  Secretaria General de Movimiento y  cuya emisora de cabecera era La Voz de Madrid. Constaba de dieciséis emisoras provinciales. En 1961 aparece radio Peninsular, una emisora eminentemente musical perteneciente a radio televisión española creada en 1956. En 1964 nace la COPE Cadena de Ondas Populares Españolas, auspiciada por la Conferencia Episcopal Española, y que recoge para su fundación a numerosas emisoras parroquiales de toda España. Mediante el plan transitorio de ondas medias, puesto en marcha por el ministerio de Información y Turismo y su titular Manuel Fraga, se le asignan cincuenta emisoras en Onda Media, una por provincia, con la obligación  de emitir  también en Frecuencia Modulada.

 

A  partir de noviembre de 1975, con la llegada de la monarquía del Rey Juan Carlos, unas se irán para siempre y otras, de nueva configuración, aparecerán en el panorama radiofónico español. En 1979 y tras la desaparición de la Secretaria General del Movimiento y de los Sindicatos del Régimen del Generalísimo Franco, la red de Emisoras de Movimiento, Cadena Azul de Radio Difusión y Red de Emisoras Sindicales, se unen para formar Radio Cadena Española. En los años ochenta y noventa aparecen, entre otras,  Antena tres radio, en 1982;  radio Gallega, en 1985; Cadena ibérica en 1988. Onda Cero en 1990. Radio Intereconomía en 1994; Europa Radio en 1996.  

 

Antena Tres Radio llegó a convertirse en la primera cadena generalista de España con el inolvidable Antonio Herrero a la cabeza, debido sobre todo a su independencia y su constante denuncia del latrocino socialista. En 1992, en ayuda del presidente Felipe  González, envuelto junto a su gobierno, en numerosos casos de corrupción y mentiras, salieron el entonces banquero Mario  Conde y los gerifaltes de la SER Jesús de Polanco y Juan Luis Cebrián. Conde, que presidia Banesto, financió una operación a todas luces ilegal, como se encargaría de demostrar el Tribunal Supremo en sentencia firme, ocho años después, para que Jesús de Polanco comprase  Antena tres con la intención, como así sucedió, de cerrarla para que no molestase más al gobierno socialista. Tras ello, Polanco se quedó de forma ilegítima con sus emisoras que pasaron a engrosar la SER. Aquella sentencia del Supremo, que obligaba a Polanco a desprenderse de todas las emisoras de la antigua Antena Tres Radio, logradas de forma indebida, sigue sin ejecutarse, ya que ni Aznar, Zapatero, Rajoy ni y el felón Sánchez y sus respectivos gobiernos, movieron un dedo para hacer que se cumpliese. Fue lo que se conoció como el Antenicidio.   

 

Más actuales fueron los nacimientos de Punto Radio, que inició sus emisiones en 2004 o de Es Radio, en 2009, la cadena que dirige el acerado y cultísimo comunicador de enorme éxito, Federico Jiménez Losantos.  Radio Ya, en 2017, de la mano de Rafael López-Diéguez, con mi amigo Javier García Isac como director y donde colaboran muy acertadamente Pío Moa, Pedro Fernández Barbadillo, Fernando Paz, Manuel Monzón o mi buen amigo y camarada Álvaro Romero, editor del Correo de España, entre otros.

 

El inolvidable Matías Prats, realizando su labor de comentarista, en un encuentro disputado en el madrileño campo del Metropolitano.

 

En el apartado deportivo, en  1952 aparece Tablero Deportivo, con las voces de Juan Pablo Salinas y Matías Prats.  Un año después, Radio Gaceta de los Deportes, con Manuel Gil. En 1954, nace Carrusel Deportivo, con un elenco de extraordinarios profesionales dirigidos por Vicente Marco con Juan de Toro, Bobby Deglané, Juan Tribuna, Chancho, Triabe, Enrique Fernández, Paco Ortiz, Langarita o Verdú Belda, que desde Alicante, siempre nos recordaba aquello de “peligro en Altabix”, cuando retransmitía los encuentros del Elche C.F.. Luego vendrían Domingo Deportivo Español, Súper García, Tiempo de Juego,  Radio Marca, El primer Palo o el Transistor. Mención aparte merecen Enrique Mariñas y Matías Prats, las dos voces por excelencia del fútbol español.

 

La radio en España no dejó de crecer en esos años. En 1955 había censados más de dos millones ochocientos mil aparatos de radio, es decir un receptor por cada noventa ciudadanos.

Pepe Iglesias “El Zorro”.

 

El humor fue sin discusión parte muy importante en nuestra radio. Pepe Iglesias “El Zorro”: “Yo soy el zorro, zorro, zorrito, para mayores y pequeñitos”; Pototo y Boliche, Miguel Gila, los vieneses o Tip y Top, fueron buena muestra de ello.

 

Las corridas  de toros tuvieron una gran importancia en el medio radiado.  No podemos olvidar que la primera vez en que los micrófonos de una radio española salieron a retransmitir un evento fuera de unos  estudios, fue el 28 de mayo de  1927.  Ese día, Radio Madrid retransmitió en directo, para toda la cadena de Unión Radio (Madrid, Barcelona, Bilbao, San Sebastián y Zaragoza), una corrida de toros, desde la vieja plaza de la Fuente del Berro en Madrid, con la actuación de Rafael El Gallo, Chicuelo y el Niño de la Palma. Toda la recaudación del festejo se destinó a la construcción de la Ciudad Universitaria madrileña.

 

Programas taurinos por excelencia fueron Tauromaquia; el Toreo; Redondel; Clarín; Fiesta; Sol y Sombra. Llegando a los actuales, como el propio Clarín de radio5; El Albero, Los Toros en la SER; Es Toros; Carrusel taurino u Onda Ruedo.  Grandes voces también han acompañado al mundo taurino a través de las ondas. Sirvan de ejemplo las del irrepetible Matías Prats, que fue quien entrevistó por última vez a Manolete; Manuel Lozano Sevilla; Rafael Campos de España; Juan Posada; Julio Gallego; Rafael Santiesteban; Carlos de Larra; Enrique Villa; Andrés Amorós; José Luis Carabias; Manolo Molés, Vicente Zabala; Pedro Javier Cáceres, Rafael Cabrera, mi buen amigo Juan Miguel Núñez o Elia Rodríguez.

 

Un programa de enorme éxito dedicado  a la mujer fue el Consultorio de Elena Francis, que  se mantuvo en antena desde 1947 a 1984. Elena fue un personaje inventado a quien prestaron su voz Maruja Fernández, María Garriga y Rosario Caballé. Todas las cartas que llegaban a los estudios, solicitando respuestas a  numerosos temas, eran contestadas por un equipo de asesores formado entre otros por un sacerdote y psicólogo.

 

Y qué decir de los seriales radiofónicos. Mi cuna se meció con “Ama Rosa” obra de Guillermo Sautier Casaseca; “Lo que nunca muere”, también de Casaseca; “En Flandes se ha puesto el sol” de Eduardo Marquina; “El gran Galeoto”; “Diego Valor”; “Simplemente María”; “El criminal nunca gana”, que escuchaba a las noches, sobre todo veraniegas, con las luces de mi casa apagadas, acompañando a mis padres y a mi hermano Eugenio; “Perry Manson en la radio”; “Matilde, Perico y Periquín”; “La saga de los Porretas”; “Paco Ruiz al aparato”, con las extraordinarias voces de Matilde Vilariño-la voz de Pablito Calvo en Marcelino, Pan y Vino-,  Matilde Conesa, Juana Ginzo, Pedro Pablo Ayuso, Maribel Alonso, Manuel Lorenzo,  o Eduardo Lacueva. O el recordado  Batallón de Modistillas “un, dos, tres ahora va bien” “un, dos, tres ahora va bien”...

 


Ama Rosa. El gran serial radiofónico de las ondas españolas.

 

La solidaridad también estuvo muy presente en aquella España, que poco a poco, salía de su ostracismo, de las cartillas de racionamiento y del hambre y con paso alegre y decidido, se encaminaba hacia el gran milagro español, que eclosionaría en los años setenta, al convertirse España en la décima potencia industrial del mundo. “Ustedes son formidables” con Alberto Oliveras, ayudado por Joaquín Prats,  que en cada programa se enfrentaba con un reto y cuya solución dependía de la generosidad de los radioyentes. Por ejemplo aquella visita de un niño enfermo de leucemia al Papa Pablo VI; la reconstrucción de un asilo en Pola de Siero; la descomunal ayuda a los damnificados por el terrible terremoto de Managua en 1973; las grandes recaudaciones para los afectados por las terribles inundaciones de Valencia y Barcelona en 1957 y 1962; el sentido homenaje de ayuda al actor, el inolvidable José Luis Ozores, aquejado de una cruel enfermedad.  Y tantas y tantas obras de caridad que hizo el gran Alberto Oliveras y su programa, que se iniciaba con un movimiento de la sinfonía del nuevo mundo de Dvorak. Joaquín Soler Serrano, desde Radio Barcelona, llegó a recaudar 26 millones de pesetas para los perjudicados del Vallés catalán.

 

Ustedes son formidables. Alberto Olivera y Joaquín Prat.

 

Otras recordadas campañas serían “Ningún niño sin juguetes” o la “Operación Plus Ultra”, dirigida por otro extraordinario comunicador, Joaquín Peláez, en la que se premiaba a 16 niños y niñas, que se hubieran destacado por la realización de algún acto heroico y humanitario.

 

En colaboración con Iberia, los chavales visitaban varias ciudades europeas, entre ellas Roma, donde asistían a una Misa oficiada por el  Papa y luego recorrían diversas ciudades de España, con visita incluida al Jefe del Estado. Era del todo admirable contemplar a aquellos niños, españoles y europeos, que con sus actos heroicos, habían salvado de perecer ahogadas o quemadas a diversas personas, y que en muchos casos, con su esfuerzo y trabajo, eran el soporte de sus propias familias. La entrañable Operación Plus Ultra, fue llevada al cine interpretada por Alberto Closas y dirigida por Pedro Lazaga.

 

  1. El Caudillo de España, Francisco Franco, con los niños de la Operación Plus Ultra.

 

Voces incomparables como las de José Luis Pecker; Jesús Álvarez; Miguel Ángel Nieto; Federico Gallo; Marisol Ayuso, Mario Cabré; Miguel Ángel Valdivieso; Juan José Castillo; Joaquín Prat; Santiago Vázquez; Antolín García, Javier Basilio; Pedro Macía; Daniel Vindel; José Luis Barcelona; José Félix Pons; Victoriano Fernández Asís; Eduardo Sotillos; Luis del Olmo; Juan Antonio Fernández Abajo; Gilera; Manuel Martín Ferrand; Miguel Ors; José Luis Uribarri; Joaquín María Puyal; José María García; Encarna Sánchez; Paco González; Pepe Domingo Castaño; Manolo Lama; José Ramón de la Morena; Héctor del Mar; Lalo Azcona; Antonio Herrero; Isabel Gemio; Luis Herrero; Rafa Sánchez; Carlos Herrera; Federico Jiménez Losantos; César Vidal; Ernesto Sáenz de Buruaga; el excepcional Eduardo García Serrano, Rafael Nieto-Aliseda, que dirigieron durante años un programa titulado “Sencillamente Radio“ en radio Intercontinental, el único programa en la historia de la radio española en que los oyentes eran sus auténticos protagonistas, al entrar en directo al aire, sin ningún tipo de censura o cortapisa.  María Teresa Campos; Iñaki Gabilondo; Nieves Herrero; Juan Manuel Gozalo, Manu Carreño, Juanma Castaño, Díter Brandau, Carmen Tomás,  Juanma Rodríguez; mi querido Javier García Isac, director de radio Ya,  y tantos y tantos otros, que han convertido y mantienen a la radio española, en  una privilegiada posición entre las mejores del mundo.

 

Y la música. Sin lugar a duda uno de los programa musicales mas curioso fue “Conozca usted a sus vecinos” emitido en principio por Radio Madrid-traspasado luego a otras emisoras con distintos nombres-,  presentado por Ferman, José Fernández  Manzano y donde los oyentes  cantaban por teléfono, acompañados por un piano desde el estudio. Los sábados  de cada semana  se reunían en los estudios de radio Madrid, lo cinco vencedores que habían participado de lunes a viernes. Allí se dieron a conocer, entre otros, Julio Iglesias, Rocío Dúrcal o Ana Belén. El premio era de 100 pesetas y un lote de productos cola cao al ganador.

 

El festival de Benidorm, que alcanzaría un enorme prestigio, organizado por la red de emisoras del Movimiento, a partir de 1959, ganado en su primera edición por Mona Bell con la canción “Un telegrama” y por el que desfilaron conocidos y reconocidos artistas; el festival de la canción del mediterráneo de Radio Nacional de España en Barcelona; el coruñés, Desfile de Estrellas con Emilio Díaz y Marinita de la Peña. El gran premio de la canción, organizado por Radio Juventud, hasta las programas con discos dedicados, pasando por Fiesta en el aire, Ruede la bola,  Vuelo 605, el gran musical, Discomanía, El musiqueo, Clásicos populares, llegando a las actuales Cadena Dial; los 40 principales; cadena 100, Kiss, entre otras. Los nombres, imposibles de olvidar: Carlos Alcaraz, Ángel de Echenique, Ferman, Tomás Martín Blanco;  Mariano de la Banda con su hija Cuchi-cuchi; Rafael Revert; Raúl Matas; el gran Joaquín Luqui; José María Iñigo; Ángel Álvarez; el genial Miguel de los Santos, el coruñés Nonito Pereira. Ellos nos hicieron amar la música en toda su extensión. Desde los Beatles a Julio Iglesias o desde la Copla española al Rock and Roll

 

Festival de Benidorm.

 

Volviendo a la radio Coruñesa. Que maravillosos recuerdos han quedado, en mi mente y mi corazón, de aquella radio de mi niñez,  cuando acudía, en la matinal de los domingos, a los estudios de Radio Juventud, en el edificio de la Terraza, y presenciaba en directo los programas de la Ballenísima Alegrísima, presentados por Santiago Vilariño, Antón Luaces, Paco Gutiérrez y José Luis Naya. Me lo pasaba bomba viendo a los payasos Pim, Pam y Pom, que no eran otros que Santiago Vilariño, José Luis Naya y Paco Gutiérrez; escuchando a los Samar’s; a Doble Sonido con los hermanos Chelín y Alfonso Delgado al frente. A los Sombras de los hermanos García Mares. Los Mitos con Julio Sande, Carlos De Ben, Julio Orozco, Germán Cachafeiro y Chupi De la Fuente. A Los Mesteños con Pastor López, Ramiro Fernández, Daniel Ramos y Eladio Sotillos. A mi recordado amigo, Alfonso Lesta tocando la guitarra. O viendo el teatro de guiñol del grupo del Frente de Juventudes “Carromatos Balalín”, que dirigía el amigo José María Hervella Faura.

 

Nuestra madre nos había hecho socios de radio Coruña y tanto, mi hermano como yo, teníamos unos flamantes carnés, que no supe nunca muy bien para que valían. Sé que en una ocasión, mi madre ganó un lote de novelas, a través de un concurso de radio. ¡Tremendo premio!

 

En 1993 entré a formar parte de una tertulia deportiva, que en Radio Coruña cadena SER, conducía el ínclito Manolo Castelo. Allí mi inolvidable primo hermano Carlos Torres, Jorge Uriach, Quique Pampín, Castelo y un servidor, estuvimos hasta las navidades del 2002, cantando y comentado, todos los martes, las extraordinarias campañas del querido Real club Deportivo. Allí nos emocionamos y lloramos con el título de liga, conseguido por nuestro Real club en el año 2000. Fue una tertulia que llegó a todos los ambientes y rincones, pues éramos escuchados, tanto por los grandes aficionados como por personas que no era imaginable que se interesasen por el fútbol, incluidos muchos de los políticos coruñeses,  que nos seguían con auténtica devoción. La gran simpatía de mi primo Carlos Torres, aconsejado futbolísticamente por su recordado perro Tarik ¡qué gran sabio! y lo bien que nos llevábamos los tertulianos hicieron el resto. Quedan ya para el recuerdo las grandes bandejas de pasteles que nos enviaban Isidoro Rábade y Pepe, dueños de las pastelerías Hildita y San Andrés respectivamente.

 


  1. El autor junto a sus compañeros de tertulia deportiva de Radio Coruña, celebrando el título de liga del Real club Deportivo.

 

Hace unos años mi amigo Eugenio Valiente, me encomendó realizar una campaña de radio para su empresa de audiología AUDINOR. Presté mi voz, durante meses, para la realización de aquellos anuncios, lo que me produjo una satisfacción personal, por la predilección que siento por la radio. Al igual que haber participado hace unas semanas en el programa “Seamos Francos” de radio Ya, que dirige Álvaro Romero Ferreiro. Un medio único, que te permite hacer volar tu imaginación, para poner caras y escenarios a voces  y situaciones extraordinarias. Son recuerdos y sonidos, que quedarán grabados de por vida. La radio, siempre la radio.