Pase lo que pase a partir de ahora a nivel político, consiga sobrevivir más o menos tiempo este gobierno, el daño está hecho, la catástrofe se ha consumado. Ni todos los telepredicadores y telepredicadoras televisivos y periodistas de cámara conseguirán ocultar para la historia la terrible realidad de España en 2020.
 
Estos casi 15000 españoles muertos por el coronavirus (que seguramente serán muchos más) van a acompañar siempre a los nombres de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, en la historia de España, como testimonio irrefutable de una gestión que no ha podido ser más desastrosa, y lo que es peor, más sectaria y engañosa  La peor gestión del mundo, con los números en la mano. Ante el tribunal de la historia (y seguramente también ante el de Dios un día) Sánchez e Iglesias no van a poder librarse de esas 15000 acusaciones flagrantes.

También queda definitivamente para la historia la ridiculización del mito de la Sanidad pública española del periodo democrático como "la mejor del mundo", mientras nuestras maravillosas "libertades que tanto nos costó lograr", según los mantras de uso durante décadas, quedan retratadas cuando la gente recibe multas draconianas y amenazas de cárcel por el terrible delito de salir a la calle o intentar ir a una iglesia. No menos desastrosa ha sido la dispersión autonómica y la gestión de las regiones como Cataluña, gobernadas por el separatismo, donde se ha intentado frenar la actuación del Ejército aún a costa de que muriese la gente.

Casualidad o no, con el gobierno socialcomunista Sánchez -Iglesias hemos comprendido lo que sintieron nuestros abuelos en 1936- 39 cuando la idea de poder acudir a misas y ceremonias religiosas o que estás se pudieran hacer, era algo prácticamente imposible. Triste y desolada Semana Santa vamos a vivir, sin procesiones, por primera vez desde la República.
 
Y todo ello por no hablar de la catástrofe económica que se nos viene encima, cuyas dimensiones son aún impredecibles. Pero imaginemos por un momento lo que dirían ahora todos éstos, PSOE, Podemos, separatistas y los medios de comunicación oficiales y políticamente correctos, si algo remotamente parecido a esto hubiera ocurrido en la época de Franco.

"Cuando Franco dejó morir a 15.000 españoles en una Sanidad tercermundista". "Cuando Franco convirtió España en la mayor prisión del planeta y se iba a la cárcel por salir a la calle". " El virus de Franco", "Cuando Franco convirtió Madrid en una inmensa morgue", " El genocidio sanitario de Franco", "Cuando los médicos tenían que fabricarse las batas y las mascarillas", "Las mentiras de un dictador que costaron la vida a 20.000 españoles". "El genocidio de los ancianos de Franco", "Franco prohibió a los familiares de los muertos por el virus despedirse de sus seres queridos".
 
"Cuando Franco desoyó a todas las autoridades sanitarias mundiales y condenó a morir a 15.000 españoles".
 
"Cuando Franco destruyó la economía española para tapar su gestión del virus", "40 millones de españoles encarcelados".....
 
Ese sería el tono. Sánchez, Iglesias y un PP siempre acomplejado inaugurarían monumentos a las "víctimas del genocidio sanitario del franquismo" continuamente. Y estaríamos viendo documentales con ese tono continuamente en las televisiones. Los libros subvencionados sobre el  "genocidio sanitario" inundarían las grandes librerías.

Pues no señor, todo esto no ocurrió entonces, ha ocurrido ahora. De hecho durante el Régimen de Franco se supo luchar eficazmente contra las epidemias, como la "gripe asiática" que fue contenida eficazmente en los años 50. O la epidemia de cólera en Barcelona, que produjo 3 muertos en 1971. Nada ni remotamente parecido a la catástrofe actual.

Serán el gobierno y todos los soportes del establishment del régimen actual quienes van a quedar retratados durante siglos. Y pensar que si Pedro Sánchez no hubiera querido llegar al poder a cualquier precio con la moción de censura de 2018, hubiera sido el gobierno de Rajoy el que se hubiera comido todo esto! Dios castiga, sin duda, los pecados y también la ambición desaforada.