¡No, no...! No se trata del Partido  Único creado por Franco tras  suprimir todos los Partidos Políticos en1937, con el Decreto de Unificación, incluidos la Falange y el Carlismo en esa supresión.

Se trata de un intento –uno más- de "blanquear " la imagen pública de la doctrina joseantoniana que ahora, ochenta y cinco años después continúa teñida   (¿indeleblemente?) con los estigmas rojos o negros del fascismo, del franquismo y de la violencia.

Y es que, desde el mismo José Antonio, en aquellos años tan acosados por los fascismos, por los totalitarismos, por los nacionalismos  y por las violencias callejeras, y sus críticas a esas posiciones fueron continuas... "y no somos nacionalistas porque ser nacionalistas es una pura sandez".

En la tradición doctrinal  se ha repetido hasta la saciedad aquellos de " no somos de izquierdas ni de derechas", a lo que nuestros  "amigos" de izquierdas  apostillan  que los que se declaran así, es que son claramente de derechas... Y no les falta razón en gran parte de los que se declararon  así –ahora ya apenas hay de esos- casi todos incluidos en la  llamada "falange de Franco".

Naturalmente que aquella Falange "nuestra", joseantoniana, estuvo influida por el fascismo ( nunca por el nacionalsocialismo) en sus primeros tiempos, especialmente en sus manifestaciones externas, el saludo, la actitud, etc. Y el propio José Antonio, ya en1934 afirma que "Falange no es un movimiento fascista". Y expresiones similares fueron repetidas entonces...y ahora- aunque ni entonces –ni ahora- han conseguido quitarnos  el marchamo fascistoide; ni el de "extrema derecha".

Precisamente ahora, los partidos  políticos europeos  de extrema derecha ( ellos sí) están manifestando una actitud euroescéptica, ante los graves problemas intra y extracomunitarios  y ante la insolidaridad de sus países ricos con los del Sur. Nosotros también participamos de esas quejas y de esas decepciones...pero nuestras creencias políticas nos  incitan  a mantener una mirada más lejana, más alta, más universal...

Claro que esta Europa de ahora es, aún, la de "los mercaderes", pero somos muchos los que soñamos  con la de  "las naciones", del mismo modo que en nuestra estructura orgánica  configuramos una nación  " de regiones"; una región de "municipios"...; un municipio de familias. 

En el fondo de nuestras creencias, aspiramos a un mundo impregnado por el catolicismo ( que es La Verdad Revelada), la universalidad que, en el caso de España aspira a configurarse a través ,primero, de la Hispanidad y, simultáneamente, con nuestra contribución a una Europa que  recupere su liderazgo en el mundo de la cultura,  del progreso y de la solidaridad.

Si el nacionalismo es el individualismo de los pueblos (José Antonio dixit), el europeismo, junto a la  irrenunciable Hispanidad es, en esta hora, nuestro Destino en lo Universal.