La fotografía, extraída del archivo del Reino de Galicia, está tomada en la mañana del domingo, 17 de marzo de 1912, en el final de la Avenida de la Marina, y en ella aparece la Escuadra de Batidores del Regimiento de Caballería Cazadores de “Galicia” nº 25, que se dirige a los jardines de Méndez Núñez para participar en el solemne acto de Jura de Bandera de los Reclutas de aquel año.

La Escuadra de Batidores precede a la Banda de Clarines del Regimiento y tras ella los dos Escuadrones que tomaron parte en el acto de toma de juramento a los Reclutas de aquel llamamiento.

La historia de este Regimiento, muy vinculado a la de la ciudad donde se mantuvo de guarnición hasta su disolución en junio de 1931, se remonta al 28 marzo de 1847, fecha en la que por Real Orden se crea, en la plaza de La Coruña, un Escuadrón suelto de Caballería que recibe la denominación de Escuadrón de Cazadores de Galicia, 2º de Caballería, que en 1863 muda su número por el 1º al disolverse el Escuadrón de Mallorca que lo ostentaba hasta ese momento.

Andando en el tiempo, una Real Orden fechada el 25 de agosto de 1885, dispone que el Escuadrón se convierte en Regimiento tomando la denominación de Regimiento de Cazadores de Caballería “Galicia” nº 25, manteniendo la guarnición en la plaza de La Coruña hasta que, finalmente, en junio de 1931, tras el advenimiento de la II República, se procede a su disolución y, con ello, las Unidades del Arma de Caballería desaparecen para siempre de nuestra ciudad.

El Regimiento tenía su acuartelamiento en las proximidades de la calle del Corralón en la zona de Zalaeta.

Dentro del historial de armas de este Regimiento figura su participación en varias acciones de la campaña de Cuba de 1896, así como en la guerra del Rif entre 1924 y 1925.

En los tiempos que nos ocupa, año 1912, la Caballería, en su despliegue peninsular, estaba integrada por un total de veintiocho Regimientos pertenecientes a los Institutos de Lanceros, Húsares, Dragones y Cazadores.

Al Instituto de Laceros pertenecían los Regimientos “Rey” nº 1, “Reina” nº 2, “Príncipe” nº 3, “Borbón” nº 4, “Farnesio” nº 5, “Villaviciosa” nº 6, “España” nº 7 y “Sagunto” nº 8. Al de Dragones, el “Santiago” nº 9, “Montesa” nº 10 y “Numancia” nº 11 y al de Húsares, el “Pavía” nº 19 y “Princesa” nº 20.

El Instituto de Cazadores, el más numeroso, estaba integrado, además de por el “Lusitania” nº 12, “Almansa” nº 13, “Alcántara” nº 14, “Talavera” nº 15, “Albuera” nº 16, “Tetuán” nº 17, “Castillejos” nº 18, “Alfonso XII” nº 21, “Victoria Eugenia” nº 22, “Villarrobledo” nº 23, “Alfonso XIII” nº 24, “Galicia” nº 25, “Treviño” nº 26 y “María Cristina” nº 27 y “Vitoria” nº 28, delegados por todo el territorio nacional.

Además de lo referido, se contaba con otro Regimiento de Cazadores en Melilla –“Taxdir” nº 29-y un Grupo de Escuadrones del mismo Instituto en Ceuta. Por su parte, existían Escuadrones sueltos, también de Cazadores, en Mallorca, el nº 1; Menorca, nº 2; Tenerife, nº 5 y Gran Canaria, nº 6, que recibían la denominación de la plaza en la que estaban ubicados. Junto a ellos, las Fuerzas Regulares Indígenas disponían, en Melilla, de otro Escuadrón de Caballería.

 

Jura de Bandera ante el Estandarte del Regimiento “Galicia” nº 25 (anterior al Reglamento de 1909)

En estos años, la vistosidad de los uniformes de paño, especialmente los de Caballería, constituían el contrapunto a los que se regularían a partir de 1926, con la entrada en vigor del llamado “uniforme único”, que hizo desparecer, salvo en determinadas plazas, esta uniformidad en la que primaba lo llamativo de su colorido y determinadas prendas que lo constituían.

La uniformidad tanto de este Regimiento de la guarnición coruñesa, como la del resto de la Unidades del Instituto de Cazadores y de los demás Institutos que formaban el Arma, estaba descrita en el Reglamento de Uniformidad para el Arma de Caballería, aprobado por Real Orden Circular de 24 de agosto de 1909.

En este Reglamento se describían tres modalidades de uniformes, gala, media gala y diario, con ciertas diferencias entre la uniformidad prevista para Jefes y Oficiales y la de Tropa.

Hay que tener en cuenta que, algunos de los Regimientos de Cazadores –“Lusitania”, “Alfonso XIII”, “Maria Cristina” y “Victoria Eugenia”, este último a partir de 1911, fecha en que recibió ese nombre- poseían elementos diferenciadores en sus uniformes que los distinguían de los restantes del Instituto.

Con relación al “Galicia” nº 25 vestía igual al resto de los Regimientos de Cazadores.

De acuerdo con los datos de los que disponemos, el acto anual de Jura de Bandera de los nuevos Reclutas se consideraba de gala, motivo por el cual será esta modalidad la que pasemos a describir.

Los Jefes y Oficiales vestían chaqueta de paño azul, abrochada por siete botones planos de plata o blancos, con dos sables y dos lanzas cruzados en relieve. Cuello y bocamangas blancos con vivos del mismo color y las hombreras de seis cordones de plata trenzados. En el cuello el número del Regimiento en metal blanco.

El calzón del mismo color que la chaqueta, con dos franjas blancas, de 27 mm., en las costuras exteriores, con vivos azules y separadas entre sí por 5 mm., y botas de charol negro.

Como prenda de cabeza un chacó de paño azul como el resto del uniforme, con galón de plata flordelisado de 60 mm. de ancho. Escarapela con los colores nacionales y presilla de metal. Chapa con el escudo de España, con sprit y pluma blanca.

Bandolera de charol blanco con cartuchera de color negro con las cifras “AXIII” y corona real. La forrajera será de cordón de plata con bellotas del mismo color y guantes de ante blanco.

El uniforme para la tropa de este Regimiento, era la siguiente: guerrera de paño (castor) azul, con hombreras de pelo de cabra blanco, cuello del mismo color y bocamangas también blancas; pantalón de igual tono que la guerrera, con dos franjas blancas, de 27 mm. cada una, en las costuras exteriores también blancas; chacó del mismo color que la guerrera, con una franja de paño blanco y sprit de crin blanca; forrajera de pelo de cabra blanco; ceñidor de charol blanco y tirante de cuero de color avellana.

Los Batidores usarán manoplas blancas y cordones de pelo de cabra del mismo color que el vivo del uniforme (blanco) y el escudo de batidor en el centro del galón de Soldado de 1ª, colocado en la manga del antebrazo izquierdo por encima del codo.

 

Un Escuadrón del Regimiento “Galicia” nº 25 a la altura del Obelisco de los Cantones

Como prenda de cabeza, al igual que aparece en la foto, kalpak de astracán negro, con maga de paño blanco, ribeteada de azul, con cadenilla fija y en el frente el escudo del Regimiento.   

Los Trompetas de este Regimiento, que marchan detrás de los Batidores, vestirán el mismo uniforme que el resto de la Tropa, con la salvedad de que, para gala, llevarán, a cada lado del pecho, tres cordones trenzados de color blanco. En el antebrazo izquierdo llevarán el distintivo correspondiente, del mimo color que los botones (blanco), que consistirá en dos sables cruzados con la punta hacia arriba y dos clarines.

El emblema del Regimiento era el escudo heráldico de Galicia.

Como hemos señalado, este Regimiento muy vinculado a La Coruña, presente, de forma habitual, en la vida social de la ciudad, quedó disuelto el 26 de junio de 1931, consecuencia de la drástica reducción del Ejército llevada a cabo por la II República.

Un Decreto fechado el 21 de octubre de 1943, determinó que el historial de esta Unidad fuese recogido por el Regimiento de Caballería “Talavera” nº 13, con guarnición en Lugo que, en 1965, se transformó en Grupo Ligero de Caballería VIII, de la BRIDOT VIII, que quedó disuelto en 1987, desapareciendo de la demarcación militar de Galicia las Unidades de Caballería.