De todos los traidores que ha habido en España y en el mundo, nunca ha habido uno tan obsceno, tan miserable, como el tal Juan Carlos, 1º en delincuencia de todo tipo.

¡Roma no paga a traidores! España les paga, les nombra héroes y les rinde pleitesía

Nunca me cansaré y los que me conocen lo saben fehacientemente, que NUNCA, pero NUNCA perdonaré la Gran Traición de un miserable reyezuelo coronado, por una gravísima decisión de nuestro Caudillo.

¡Cuánto me gustaría verlo en un patíbulo!

Si pudiera hablar Alfonsito, de lo que ocurrió en Villa Giralda y el por qué su padre Juan de Borbón y nuestro Caudillo, solicitaron de las autoridades portuguesas, que no se le hiciera la autopsia al cadáver del niño muerto “accidentalmente” a sus 14 años.

Ya lo dijo su padre, deshecho por tan triste pérdida:

¡Júrame, que tú nada has tenido que ver en esto! Su padre, le conocía y bien, mejor que el General Invicto, mucho mejor, infinitamente mejor.

Para algunos nacidos en España, bien distinto considerarlos como españoles, la entrega de una 3ª parte del Territorio Nacional, al enemigo marroquí, fue algo sin transcendencia y algo “normal”.

Para algunos otros españoles, fue un duro trago y gran sapo, que les hicieron tragar.

Pero para los que hemos servido a España, con dignidad y hemos defendido, esas tierras nuestras, del Sahara Occidental Español, bien como soldados de reemplazo o bien como Caballeros Legionarios, como es mi caso, no solo fue una Alta Traición a la Patria, por parte de un maldito perjuro y traidor monarca, fue un acto infame, ignominioso y desdeñable contra la Nación Española.

La Legión Española - Documental por el 50 Aniversario de la Legión española (1970)

Fue, aún peor y ya es bastante, cuando el Rey Borbón, cómo no Borbón, un tal Fernando VII, con la inestimable ayuda de su padre, abrieron las puertas de par en par, para que el enemigo gabacho entrara a violar a nuestras mujeres, a imponer el crimen a cualquier resistencia, a robar todas las riquezas nuestras en conventos, iglesias, catedrales, palacios, museos, …., además de incendiar miles y miles de edificios, una vez saqueados. Sin embargo, el pueblo reaccionó y echó a palos al enemigo napoleónico, aunque este pueblo quijotesco, sin dignidad y sin afán justiciero, aceptó nuevamente como rey al TRAIDOR.

El Traidor le entrega nuestra tierra al rey alauita Hassan II y encima le abraza, para rubricar su “hazaña”

Pero después de 167 años, de aquel nefasto suceso, en 1975, se repite con desprecio y alevosía, la misma acción traidora, a manos del mayor Felón de la historia, de esa Maldita Dinastía, que llevamos soportando desde 1700 hasta nuestros días.

Mi impresionante Cuartel de mi Tercio Sahariano Alejandro Farnesio IV de La Legión, a pocos kilómetros de Villa Cisneros, ahora en manos del enemigo.

Tantas guardias, tantos refuerzos de Policía Militar, tantas salidas por las calurosas y desérticas tierras, tanto trabajo, sufrimiento, para que un malnacido felón, lo entregue al enemigo.

4 tercio sahariano

Cómo patriota del Bando Nacional, en la Guerra de Liberación, contra los bolcheviques asesinos, debo reconocer, que algo hicieron bien esos anarquistas, comunistas y socialistas herejes y antiespañoles, como fue echar de nuestra tierra a esa vil monarquía, que huyó con rapidez para salvar su culo.

Y al igual que eso es lo único bueno que hizo el Bando Rojo Perdedor, también debo decir, que lo único malo, muy malo que hizo nuestro Caudillo, fue instaurar de nuevo esa monarquía francesa y afrancesada, cuya meta es hundir a la patria española y eso lo llevan en su genética gabacha.

Triste fue, muy triste, ver salir corriendo a nuestras tropas de la provincia española nº 53, cuando teníamos un ejército, para habernos apoderado y linchado a Marruecos, en tan solo 15 días, a pesar que detrás de todo esto estaba otro gran enemigo, los Gringos, con un malnacido judeo-masón Henry Kissinguer, que a su casi 100 años sigue vivito y coleando y que ha sido el hijo de Satanás, junto al Borbón, para destruir el franquismo, eliminar al presidente de Gobierno D. Luis Carrero Blanco y tener a su servicio a una corona infame, cubriéndola en todos sus delitos contra Dios, contra la patria y contra personas opositoras.

La gran traición del rey y el gobierno español al sahara

Me da pena, mucha pena, que el Plan, el maldito Plan urdido por ese maldito Perjuro, crápula, vividor, hereje, antipatriota y despreciable reyezuelo, nadie le haya metido en cintura, haciéndole cumplir en todos sus extremos, por ALTA TRAICIÓN A LA PATRIA. Mientras se merecía un paredón, las gentes, que se autodenominan españolas, le reivindican como el mejor rey, que ha tenido España, le rinden pleitesía y hasta le besan su asqueroso y maloliente culo.

La Última Orden, la Última Formación Legionaria, los Últimos del Sáhara.

Escribe Aníbal Malvar, sobre los últimos reyezuelos de la sinuosa y afrancesada “Casa Borbón”

Queridísimo rey felón:

Solo a Francisco Marhuenda, director de La Razón, se le ocurre definir la fuga y exilio de Juan Carlos I como un "insólito extrañamiento en Emiratos Árabes". Decidme que desde Sherezade ningún oralista os había puesto tan cachondos/as. La historia de los borbones está llena de "insólitos aislamientos". Ya el padre de Juancar, Juan Sin Corona, se pasó la vida insólitamente aislado en un dry martini en Estoril. Y su abuelo, Alfonso XIII, también sufrió el mismo mal desde que huyó de España tras las elecciones del 12 de abril del 31, dejándonos desamparados y con república. Tras La Gloriosa de 1868, la corrupta y comisionista Isabel II (también en el negocio de los trenes, como Juancar) sufrió su "insólito extrañamiento" en Francia, tras espantar las iras del pueblo español con el escote lleno de joyas y billetes saqueados. Lo cual que los borbones ni huyen ni se exilian, sino que se extrañan insólitamente. En eso se ve que son especiales. Y nosotros, unos piernas.

Este personajillo, ha engañado a todo el mundo y se ha reído a carcajadas de todos, …. ¡A mí, NUNCA!

Y todavía, habrá por ahí algún imbécil, que me acuse de Podemita, Comunista o de la extrema izquierda

¡VER PARA CREER!