Nació el 18 de octubre de 1844, e ingresó en la Academia de Ingenieros el 1 de septiembre de 1862, fue promovido a Subteniente alumno el 21 de septiembre de 1867, y a Teniente de dicho Cuerpo el 24 de septiembre de 1869. En octubre siguiente pasó a formar parte de una columna de operaciones en Cataluña, y de este distrito marchó al de Valencia, cuya capital se hallaba insurrecta, tomando parte en el ataque y toma de la misma, por cuya acción fue recompensado con el grado de Capitán, que posteriormente se le permutó por la Cruz del Mérito Militar con distintivo rojo. En febrero de 1870 fue destinado, a petición propia y con el empleo inmediato superior al batallón de Ingenieros de la Isla de Cuba. Desde su llegada en abril entró en operaciones de campaña, concediéndosele el 30 de dicho mes el grado de Comandante por los distinguidos servicios que hasta entonces había prestado. Al frente de una contraguerrilla, y desempeñando otros mandos de tropas, continuó hasta fin del expresado año, tomando parte en numerosos hechos de armas, y siendo premiado con el empleo de Comandante por las operaciones realizadas desde el mes de septiembre hasta el 16 de noviembre, y con el grado de Teniente Coronel por sus méritos en las acciones de Tempú, Jaquecito y Charco Redondo. Por su señalado comportamiento en varios hechos de armas que tuvieron lugar en los meses de enero y febrero de 1871, le fue concedido el grado de Coronel en julio del mismo año. Tomó parte también en varios encuentros hasta el mes de octubre siguiente, fecha en que pasó al Departamento Central, distinguiéndose en las acciones de Sao de Miranda y de Barrancos, y muy especialmente en la de la Estacada, en la que se le encomendó una de las columnas de ataque, y donde cogió por su mano una bandera al enemigo. Durante los años 1872 y 1873 desempeñó varios mandos de tropas en campaña; protegió la conducción de varios convoyes; construyó la línea telegráfica de Guaimaro a las Minas de Rompe y los fuertes de Joralco; hizo el estudio de la Trocha del Bagá a la Zanja, de cuyos trabajos estuvo encargado, y desempeñó otras importantes comisiones, así como el mando de una columna de vanguardia, con la cual libró diferentes combates en que siempre alcanzó ventajosos resultados; le fue concedido en diciembre de 1872 el empleo de Teniente Coronel de Ejército como recompensa a dichos servicios. Los días 10 y 11 de febrero de 1874 tomó parte en las acciones de Naranjo y Mojacasabe, siendo recompensado por su comportamiento con la Cruz del Mérito Militar de segunda clase con distintivo rojo, continuando en operaciones por varios puntos del Departamento Central, escoltando convoyes, y en trabajos de la Trocha militar del Este hasta el mes de agosto que por enfermo pasó a la Habana y desde este punto a la Península en uso de licencia. En el mes de diciembre del expresado año se presentó en el Ejército del Norte, y voluntariamente asistió a la toma de las posiciones de Monte Esquinza, Ermita de San Cristóbal y pueblos de Lorca y Lácar el 2 de Febrero de 1875, y el día 3 a la defensa del último punto citado. En estas operaciones prestó distinguidos servicios, revelando extraordinario valor e inteligencia, por lo que fue recompensado con el empleo de Coronel del Ejército. Permaneció acampado en Monte Esquinza, prestando el servicio de campaña hasta el mes de marzo, fecha en que regreso a Madrid. En abril siguiente se presentó en Barcelona al General en Jefe del Ejército de Cataluña para tomar parte voluntariamente en las operaciones del mismo. Nombrado Jefe de Media Brigada del citado Ejército de Cataluña, tomó parte en el sitio del castillo de Miravet, y después en el de la plaza de Cantavieja, en el cual tomó voluntariamente el mando de las columnas de asalto. Tomó parte también en las operaciones que dieron por resultado el levantamiento del sitio de Puigcerdá, y pasó después al de la Seo de Urgel, donde con la Media Brigada de su mando ocupó la ciudad y llevó a cabo el asalto de la torre de Solsona, después de tres horas de obstinada resistencia por parte del enemigo, fue herido gravemente de granada y de bala de fusil el día 12 de agosto al efectuar un reconocimiento sobre el castillo de Urgel. Por tan bizarro comportamiento fue especialmente recomendado por el General en Jefe y promovido al empleo de Brigadier. En febrero de 1877 fue destinado, a petición propia, al Ejército de Cuba, en el que se le dio el mando de la Brigada de Guaimaro, permaneciendo con ella en operaciones hasta que quedó pacificada aquella jurisdicción; por cuyos servicios se le premió con la Gran Cruz del Mérito Militar con distintivo rojo. En el mes de julio de 1878 fue nombrado Comandante General y Gobernador Civil de la provincia de Pinar del Río, cargos que desempeñó hasta octubre de 1879, fecha en que se le confió el mando de las Brigadas primera y segunda de Holguín, con las cuales operó hasta la pacificación del territorio que le estaba encomendado. Desde enero de 1880 ejerció el mando de una Brigada de operaciones en Guantánamo hasta que, promovido a Mariscal de Campo el 30 de junio de dicho año por sus servicios en dicha campaña y a propuesta del General en Jefe del Ejército de Cuba, pasó a encargarse interinamente de la Comandancia General de Santiago. Desde enero de 1881 desempeñó en la Habana el destino de Fiscal de causas de Oficiales Generales hasta diciembre de este año, fecha en que fue nombrado Comandante General y Gobernador Civil de la provincia de Santiago de Cuba, ejerciendo este cargo hasta febrero de 1885, fecha en que quedó en situación de cuartel en la Península. Desempeñó el mando militar de la provincia de Murcia y Plaza de Cartagena desde enero de 1886 hasta finales de abril del mismo año, en que le fue admitida la dimisión por haber sido electo Diputado a Cortes, quedando por consiguiente en situación de cuartel, habiendo, no obstante desempeñado el cargo de Consejero de Ultramar desde diciembre de 1886 hasta enero de 1888. Por Real Decreto de 23 de febrero de 1891, se le promueve al empleo de Teniente General.

Por Real Decreto de 26 de febrero de 1891, se le nombra Capitán General de Burgos; por otro Real Decreto de 22 de octubre de 1891, se le nombra Capitán General de Galicia, cargo que desempeñó desde el 21 de octubre de 1891 hasta el 30 de agosto de 183. Por otro Real Decreto de 1 de septiembre de 1893, fue nombrado Presidente de la Segunda Sección de la Junta Consultiva de Guerra

 Se encuentra en posesión, además de las condecoraciones mencionadas, de las siguientes: Cruz del Mérito Militar de primera clase con distintivo blanco; dos Cruces del Mérito Militar de primera clase y dos de segunda con distintivo rojo; Encomienda de Isabel la Católica; Grandes Cruces del Mérito Militar con distintivo rojo y de Isabel la Católica; Medalla de Cuba y Cruz de San Hermenegildo.