Queridos lectores, quiero contaros hoy, la historia de mi abuelo Bernardo Adarbe.

Ocurrió en 1.936, prácticamente terminada la obra del Hospital Psiquiátrico de Alcalá de Henares “La Milagrosa”, que mi abuelo realizó y ejecutó, y donde Manuel Azaña, puso la primera piedra de la obra.

Cuando la guerra Civil estalla, todas las propiedades de mi difunto abuelo QEPD, fueron saqueadas por el infame ejercito republicano, y por las milicias, que de forma incomprensible, y sin obtener ningún rédito por ello, ametrallaron las bodegas de vino, propiedad de mi familia, y mataron a tiros al ganado, sin recoger la carne de esos animales, robaron todo lo que de valor tenía mi abuelo, incluido su coche Hispano Suiza, (una joya de la época), del cual, en España, sólo existían dos, el del Rey Alfonso XIII y el de mi abuelo.

Mi abuelo fue reclutado a la fuerza por Valentín Gonzalez (alias el campesino),, tras conmutarle la pena de muerte, por “fascista”, ya que podían sacar provecho de sus múltiples conocimientos como arquitecto y constructor general del ejército republicano, que decidió encargarle obras de distinto propósito en el Madrid Comunista.

Fotos_de_familia_Aparicio_041

Para continuar con el latrocinio que sufrió mi familia, el Campesino también le robo como consta en el libro “Yo he sido teniente con el campesino”, (narrado por otros dos arquitectos que trabajaron en idénticas condiciones que mi abuelo, para Valentín Gonzalez) , todos los aperos y materiales que quedaban en la obra del psiquiátrico de Alcalá de Henares.

Mi abuelo había sido un constructor de mucho éxito, realizando obras de todo tipo por España, desde vías de ferrocarril, La inclusa, El psiquiátrico, y otras muchas, lo que le había llevado a entrar en publicaciones de la época donde se hace referencia su nombre y buen hacer.

A punto de terminar la guerra y entrar en Madrid las tropas nacionales, el Campesino huye a Rusia, conservando su grado de General, y donde Stalin, ¡le cambio hasta el nombre!, increíble que un analfabeto integral como era el Campesino pudiera ser general, ni tan siquiera un simple cabo, incapaz de leer o escribir, y mucho menos de interpretar un mapa.

Cuando entra el Generalísimo en Madrid, mi abuelo había sido “teniente con el Campesino”, fue condenado a muerte, (de nuevo) y le fue conmutada la pena cuando se comprobó que había sido obligado a ejercer como oficial para este canalla, del cual se podría escribir no un artículo, si no varios libros al efecto.

images

La historia de mi familia siempre estuvo envuelta en avatares, dificultades, y actos no habituales en la vida de muchas personas, que, para algunos, puede resultar “pintoresca”, pero sin duda para mi familia, dejaron una huella, que el tiempo no borra, y que merece recordarse, y por supuesto compartirla con Uds., por que si olvidamos nuestra historia, estamos condenados a repetirla.

El BUNKER DE JOSEMA

https://www.youtube.com/channel/UCqtgOWqE4-j-lLGyIGfGe6Q