En 1212 tras la derrota de Alarcos del rey Alfonso VIII de Castilla la península estaba literalmente a merced nuevamente de las huestes musulmanas, en esta ocasión comandadas por el califa Almohade llamado por los cristianos Miramamolín. Ante el inminente peligro el rey Alfonso hizo un llamamiento de cruzada a los demás reinos peninsulares y cruzados europeos que quisiesen participar en un nuevo enfrentamiento.  La cruzada fue bendecida por el Papa y se reunieron en Las Navas de Tolosa los reyes cristianos ibéricos más los cruzados europeos. Aún así las huestes mahometanas eran superiores en número pero el rey Alfonso se obstinó en presentar batalla.
 
La contienda estaba incierta, los almohades bereberes apretaban, y llegó el punto en que las filas cristianas empezaron a flaquear. Entonces, como si del guión de una película se tratara, el rey castellano desenvainó la espada, bajó la loma a caballo y gritó a los demás reyes cristianos, 'Señores, aquí hoy vencemos o morimos todos".
 
Los cruzados cargaron al galope y consiguieron frenar el avance musulmán, luego, estabilizado el frente, se dirigieron hacia el campamento califal para prender al jefe sarraceno. Este viendo que sus tropas eran derrotadas y huían en desbandada huyó y escapó. Pero el campamento fue tomado y saqueado, logrando los seguidores de Cristo una grandísimas victoria que contuvo la embestida muslím por la península y aceleró la reconquista en los siglos siguientes. 
 
Cuento esta batalla y estos hechos en relación a las críticas que recibo por parte de los lectores de VOX a mis artículos pidiendo la unidad del voto patriota. 
 
Ante una ocasión excepcional, de inminente peligro, los reyes y cruzados dejaron atrás sus rencillas personales y juntos, en la "cabalgada de los reyes", cargaron contra el superior en número y lo vencieron.
 
Pues bien, estamos en una ocasión excepcional pues España está a punto de caer en manos del comunismo y de la ruina. Por ello mi llamamiento a una candidatura de las fuerzas patriotas para echar a estos indeseables del poder.
 
Por supuesto que las políticas económicas de Falange no son las mismas que las de Vox y PP. Pero la ocasión requiere de la generosidad de todos y centrarse en los puntos en común, que son numerosos y los vuelvo a enumerar. Aborto, eutanasia, educación, separatismos y estar en contra de las políticas económicas socialdemócratas.  Ante esto sigo pensando, a pesar de las numerosas críticas que recibo por decir estas cosas, que se puede llegar a un programa común liderado por algún conservador como Mayor Oreja. 
 
Ni soy un fanático, ni tengo las ideas transtornadas. Solo que observo que mi país y mi civilización se van al garete. Y por ello creo que ha llegado la hora de poner pie en pared y como los cruzados en 1212 cargar todos juntos, electoralmente hablando, contra el enemigo progre que tantos males nos está causando.
 
Así que he aprovechado este artículo sobre historia para seguir debatiendo con mis sufridos lectores, a los cuales les pido que por favor, no se abran las venas, al leer mis llamamientos en pos de la unidad y mis palabras, como dicen los lectores de VOX que les entran ganas al leerme, y carguemos todos juntos, dejando atrás nuestros desacuerdos, poniendo sobre la mesa los puntos en común, contra las huestes rojas, en las próximas elecciones generales. 
 
De lo contrario seguirán más años de Sanchismo y de ruina para España.
 
Como falangista me da igual que no se me haga caso, pues tengo fé en que la ocasión llegará para nosotros, tarde o temprano.  Pero como Español me duele el tiempo inmisericorde que se va a perder durante 8 o 10 años. Es por esto por lo que soy tan pelma y reiterativo en mis llamamientos a la unidad del voto patriota en un único Frente Nacional. 
 
Y como hoy es Domingo de Resurrección, y ya he ido a misa y tengo fe en la resurrección del Señor y en la de España, les dejo ya por hoy. Voy al bar a tomar mi café, mi copa y mi puro y a discutir de estas cosas con mis vecinos, aunque me tomen por un iluminado. Yo me lo paso bien hablando de estas cosas y me divierto.
 
Pero igual que a Castilla y León solo le quedan 15 años de vida por la despoblación, y a España 20 de vida por el comunismo les vuelvo a decir que en 1212 los cruzados dejaron atrás sus discrepancias personales y juntos salvaron España del peligro moro. Hagamos nosotros lo mismo en esta desesperada ocasión contra el peligro marxista y la decadencia.  Espero haberme explicado bien en este artículo y que no me salgan tantos discrepantes. Y que el artículo sea muy leído y llegue a los líderes católicos que les corresponda tomar la iniciativa.
 
Por ello le pido a mis lectores nuevamente que difundan este artículo y que dejen de criticarme inmisericordemente. Gracias.