El vídeo por el que la LMD puede arrastrar a la Monarquía