En una entrevista de 1972, Marcello Pellegrino Ernetti, (1925 - 1994), sacerdote y exorcista Benedictino de Venecia, dijo haber participado en la creación de una máquina que podía captar imágenes del pasado.

Con la ayuda de 12 científicos prestigiosos, entre ellos, Enrico Fermi (1901-1954) y Von Braun (1912-1977), hasta posiblemente Albet Einstein (1879-1955), crearon el aparato. Se le dió el nombre de ''cronovisor''.

El padre Ernetti dijo que con el cronovisor pudo ver la fundación de Roma, la destrucción de Sodoma y Gomorra, las palabras de Jesucristo en la cruz y que pudo leer las tablas de la ley de Moisés (los diez mandamientos), pues según él, ''las ondas visibles no se destruyen porque son energía''.

También se comenta que se pudo fotografiar con el cronovisor el verdadero rostro de Jesucristo pero Ernetti negó su participación. Al final se demostró que las fotos eran un fraude.

Supuestamente el Papa Pío XII sabía de las investigaciones del padre Ernetti.
Parece ser que en 1988 el Vaticano decretó que, ''serían excomulgados todos aquellos que captarán o divulgarán con cualquier instrumento técnico acontecimientos pasados''.

Se sabe también que la máquina fue desmantelada, dividida en piezas y que los planos fueron depositados en una notaría de Suiza y en una caja fuerte en Japón.