En 2002 la editorial de tendencia tradicionalista Francisco Elías Sáenz de Tejada y Erasmo Pércopo, publicó íntegros por primera vez los cuatro gruesos tomo de las “Narraciones Históricas” de Francisco de Castellví, de casi 2.700 páginas en total. Se la considera la más importante crónica contemporánea acerca de la Guerra de Sucesión Española, escrita además por un protagonista de los acontecimientos. Francisco de Castellví y Obando fue un militar e historiador catalán que jugó un papel relevante dentro del bando austracista. Nació en Montblanch en 1682 y murió exiliado en Viena en 1757.

Su obra describe con todo detalle (en castellano) las batallas de la guerra tanto en España como en Europa, los acontecimientos diplomáticos y en sus dos últimos tomos, sobretodo el último, narra con rigor y exhaustividad los acontecimientos que llevaron a la resistencia numantina de Barcelona en septiembre de 1714, tanto desde el punto de vista político como militar. Su obra refleja los hechos desde el punto de vista austracista pero con un notable sentido crítico pues consultó numerosos testimonios de ambos bandos.

Se trata de la obra más importante sobre todo este tema pero resulta extraordinariamente llamativo que siempre se la ha ninguneado o esquivado en la medida de lo posible desde el nacionalismo catalán, siendo como es el 11 de septiembre su mito principal. Hasta ahora, tras 40 años de régimen nacionalista en Cataluña y después de miles de publicaciones subvencionadas, curiosamente no había existido ninguna edición de esta obra en catalán.

La razón es muy simple. La obra de Castellví, escrita por un protagonista de los hechos, deja clara la significación monárquica, católica y españolista de los defensores de Barcelona en 1714. Es en la obra de Castellví, donde, por ejemplo, constan las proclamas de Antonio de Villarroel y de Rafael de Casanova donde se afirma aquello de “luchamos en defensa de la nación española” o “por la libertad de toda España” entre otros testimonios similares. Este tono españolista que impregna toda su obra, no interesa al nacionalismo que siempre ha procurado que esta crónica magna no se difunda. Sólo durante los actos subvencionados del “Tricentenari” se publicó al fin por la Generalitat una edición en catalán de esta obra pero era una edición resumida, de 381 páginas, convenientemente censurada de los pasajes que no interesan al nacionalismo.

En definitiva, una obra imprescindible los cuatro tomos de Castellví para entender la auténtica historia de Cataluña y España en esta materia tan absolutamente tergiversada por el nacionalismo catalán.