La Diputación Provincial de Madrid celebraba todos los años el Día de la Provincia, evento instituido por la Corporación Madrileña para exaltar los valores históricos, artísticos y culturales de cada partido judicial. Este año correspondió al de Torrelaguna y los pueblos de su demarcación.

Durante los días 13 y 14 de octubre de 1960 se celebraron en Buitrago, El Paular y Torrelaguna los actos con diversos programas de actuaciones. Varios medios de la Prensa escrita informaron de los hechos.

Día 13: Buitrago fue el pórtico de este primer día de fiesta, la gente de los pueblos del partido judicial llegada, en autocares, formaron una piña humana a la entrada del castillo, sede del ilustre militar y poeta del Medievo el marqués de Santillana.

Allí, bajo mazas, la Corporación Provincia presidida por el marqués de la Valdavia y el vicepresidente de la di putación D. Manuel Pombo Angulo, y junto a ellos diputados provinciales, alcaldes y otros invitados de honor.

Se comenzó con un pregón de las fiestas, seguido de unas palabras pronunciadas por el marqués de la Valdavia, en su discurso explicó el alcance y significado del Día de la Provincia, dedicado a resaltar los valores históricos y culturales de la provincia de Madrid, señalando los méritos de cada uno de los pueblos que integran el partido judicial de Torrelaguna.

Recordó al marqués de Santillana e hizo una evocación al poeta cordobés Juan de Mena, agradeciendo la presencia de una representación de la Diputación de Córdoba. Bajo una fuerte lluvia se trasladaron al monasterio de El Paular siendo recibidos por la comunidad religiosa.

La Escolanía del monasterio interpretó un escogido programa de cantos litúrgicos, trasladándose al templo donde se rezó una Salve y se celebró un Te Deum. 

El marqués de Lozoya D. Juan de Contreras y López de Ayala, escritor y historiador, quien acompaño a la Corporación Provincial, explico a los asistentes el significado histórico y religioso ensalzando las bellezas artísticas que reúne este monasterio, la gótica capilla, el retablo, claustros, jardines y recorriendo las dependencias.

El Sr. Pombo Angulo actuó de presentador explicando el significado de la famosa obra de Juan de Mena «El Laberinto de Fortuna» puesta en escena por Gustavo Pérez Puig, de la que se escenificaron unos fragmentos, siendo muy aplaudido por los asistentes que llenaban la plaza. La Tuna Madrileña actuó en el patio de la Hospedería

En el refectorio del monasterio se sirvió un almuerzo en honor a las autoridades e invitados.

El coro de monjes benedictinos interpretó un himno de bienvenida y se leyeron las poesías premiadas en el certamen literario convocadas por la Diputación y dedicadas a este monasterio de El Paular.

Finalmente hablaron el presidente de la Sociedad Amigos de El Paular, y después del almuerzo a los postres, se leyeron los trabajos premiados en el concurso de poesía. Respondió el marqués de la Valdavia, dando por finalizados los actos y trasladándose a Torrelaguna.

La llegada a Torrelaguna se produjo con una mejora climatológica luciendo un tímido sol, sin agua, más que unos charcos en la calle; en la Plaza Mayor llena de público se representó la obra de Lope de Vega en versión de Jose Mª. Rincón «La Juventud de San Isidro» también dirigida por Pérez Puig.

A continuación dieron comienzo unos fuegos artificiales mientras sonaban las campanas, siendo aplaudidos por los asistentes. Con un cielo estrellado el primer cohete anunció que la hora del festejo popular comenzaba; se encendieron las luces, la banda de música la Cruz Roja de Madrid atacó el primer pasodoble dando comienzo al baile público, y una verdadera multitud llena de juventud despreció la arena húmeda y el barro en algunos puntos de la pista poniendo fin a la jornada.

Día 14 TORRELAGUNA: Torrelaguna aparecía engalanada y donde con la debida antelación llegaron el marqués de la Valdavia y todo el personal oficial más los invitados, unos trescientos, los cuáles fueron recibidos con aplausos en la explanada de la iglesia parroquial por el pueblo que estaba congregado quienes a su vez recibieron al obispo auxilia de Madrid-Alcalá, doctor Ricote, que fue acogido con manifestaciones de simpatía y afecto.

Todos pasaron al templo, soberbio templo ojival, en la que a las once se celebró una misa pontifical oficiada por monseñor Ricote ocupando lugares preferentes el marqués de La Valdavia, D. Manuel Pombo Angulo y el alcalde de Torrelaguna y diputado Provincial D. Florencio Cid, así como los diputados Sr. Torres, Puig, Huerta, Santos, Maestro Amado, Pozuelo y Martínez, el miembro de la Real Academia de Artes y Letras de Córdoba D. José Castejón, el Delegado del Gobierno en el Canal de Isabel II D. Carlos López Quesada y D. José Balza arcipreste de Torrelaguna. Monseñor Ricote, en una breve homilía recordó la primera etapa de su vida sacerdotal en Torrelaguna, durante el oficio religioso intervinieron la orquesta de

cámara J. C. Arriaga dirigida por el maestro García de la Vega, también la escolanía de Torrelaguna y los coros de la catedral de Madrid, en el momento de la Consagración la banda de la Cruz Roja tocó la Marcha Real.

Terminado el Santo Oficio se procedió a la procesión, presidida por el Sr. Obispo con las imágenes de San Isidro Labrador y Santa María de la Cabeza, nacida en Torrelaguna, recorriendo a hombros las principales calles formando una comitiva vecinos y visitantes, poniendo de manifiesto la emoción y el fervor popular, disparando cohetes con la banda de la Cruz Roja acompañando al festejo.

Después de la procesión en la Biblioteca Municipal se inauguró una exposición bibliográfica de obras de Juan de Mena montada por el Centro Coordinador de Bibliotecas de la provincia de Madrid, su director Sr. Fernández Villamil explicó el significado de la obra del insigne poeta cordobés cuyos restos reposan en la iglesia parroquial de Torrelaguna.

Tomo la palabra el marqués de La Valdavia pronunciando un breve discurso contestando el Sr. Castejón. Después se procedió a la colocación de la primera piedra en el solar existente en la Plaza de Calvo Sotelo, lugar en que se levantará el convento de Religiosas Concepcionistas Franciscanas Descalzas, siendo bendecida por el Sr. Obispo. Seguidamente se trasladaron a los jardines de El Coso en la Plaza de Montalbán para descubrir una estatua del cardenal Cisneros, obra del escultor Sr. Laiz Campos.

Hizo entrega del monumento el marqués de la Valdavia que exaltó la figura de Cisneros, el hombre de honor más preclaro de Torrelaguna, villa en que le vio nacer. Contestó con un elocuente discurso el alcalde de Torrelaguna D. Florencio Cid. De izquierda a derecha. D. Florencio Cid, El Sr. marqués de La Valdavia y el Sr. Obispo.

En la central eléctrica del Canal de Isabel II se sirvió un almuerzo en honor de las autoridades provinciales, comar- cales e invitados. A los postres tras unas palabras de presidente de la Diputación, se hizo entrega de los premios del concurso periodístico organizado por la Diputación Provincial de Madrid, recogiendo el primer premio el periodista del periódico Arriba Antonio Izquierdo, quien en su crónica sobre los actos exaltó a Torrelaguna y sus gentes.

Por la tarde autoridades, asistentes y el público de Torrelaguna, que llenaron la plaza, presenciaron un festival taurino con la actuación de destacados espadas de la época. Antonio Bienvenida; Antonio Chenel Antoñete; Luis Segura; Antonio León y Antonio Ortega Orteguita, los toros fueron de D. Samuel Frutos de Miraflores de la Sierra. Llegada de los diestros y entrada a la plaza, y masiva asistencia de público.

Terminado el festival taurino se inauguraron varias obras, de carácter local, destacar la casa del médico. Los cuatro mil habitantes de Torrelaguna pasaron un gran día de fiesta. El Día de la Provincia terminaba. Una gigantesca traca y el cielo iluminado de varios colores daban comienzo a la hora de un gran baile popular.

Fuentes:

- Hemeroteca de la B.N.E.

- Hemeroteca del A.B.C.

- Hemeroteca de LA VANGUARDIA.

Periódicos: ARRIBA, PUEBLO y YA.

Fotografías: Archivo Regional de la Comunidad de Madrid.