LA ORDEN MILITAR DE CABALLERÍA DE ALFONSO XIII, EN CAPÍTULO GENERAL, PROCLAMA Y ENTRONIZA A SU PATRONA SANTA MARIA DE LOS TORNEOS, Y PROCEDE A SU SACRALIZACIÓN Y UNCIÓN POR MANDATO DE LAS DOS LETRAS MAESTRALES: "VIRGINEM CERTAMINVM VITA DEFENSORVM NOSTRAM SEMPER", Y "OH DOMINA SANCTA MARIA DECVRSIONVM EQVESTRIVM, SALVA NOS". 

PRESIDIDA LA CEREMONIA EN LA BASÍLICA PONTIFICIA DE SAN JUAN DE DIOS DE GRANADA POR EL GRAN MAESTRE CON SUS DIGNIDADES SUPREMAS Y CONSEJEROS-MINISTROS DE LA REAL IMPERIAL Y SOBERANA E ÍNCLITA ORDEN MILITAR DE CABALLERÍA DE ALFONSO XIII. 

cf0cc0fb-e0e8-436e-b75e-166351738473

 La memorable tarde del viernes 18 de junio fue la fecha señalada por el Trecenazgo y Real Consejo de la Orden Militar de Caballería de Alfonso XIII, para la sacralización y proclamación como Patrona Principal de la orden ecuestre hispana. En Capitulo General asistió una representación de las Dignidades-Supremas y Consejeros Ministros al acto litúrgico y ceremonia, que ocuparon la sillería coral del lado de la epístola, donde se encontraba ya presidiendo la imagen titular alfonsí, una de las denominadas Vírgenes Negras europeas, que en tiempos remotos se titulaba bajo las advocaciones de Nuestra Señora de Sion y posteriormente Virgen del Oro.  

En el año 2019 fue adquirida la imagen por la Orden Militar de Alfonso XIII, siéndole adoptado un nuevo nombre y advocación, bajo el milenario título "de los Torneos", vacante ese nombre medieval en el Reino de España desde el año 1013. Nuestra Señora Santa María de los Torneos,  viene a ser o quiere decir "de los juicios del valor de los caballeros, de los juicios de fe, y de los Juicios Supremos de Dios" según las tesis de Ramón Menéndez Pidal, Bernardino de Pantorba, Fray Diego de Jesús Carmelita y José Balcázar y Sabariegos.  

Para el Capítulo General, la imagen de Nuestra Señora Santa María de los Torneos, fue desplazada desde su Capilla Maestral en Ciudad Real hasta la ciudad de Granada, siendo custodiada y preservada en el interior de su arca de traslación, con todas las medidas preceptuadas de seguridad y los permisos institucionales que marca la ley. Al amanecer del día 18 de junio, el arca llegaba a la sacristía de la Basílica, y tras las oraciones de rigor, fue desanclada la imagen por los técnicos y llevada hasta la mesa del altar mayor en el templo para inmediatamente ser colocada sobre una preciosa peana dorada.  

Allí fue decorosamente preparada, colocando a sus pies una de las espadas históricas de la ciudad de Troyes, cruzada junto al bastón de mando y fajín de Capitán General del Rey de España Alfonso XIII, y sobre estos el solideo de San Juan Pablo II. A los pies del catafalco y trono, sobre unos cojines fueron reverentemente situadas una mínima parte de las condecoraciones y presentes, anillos pastorales y pectorales episcopales, destacando el Toisón personal de Alfonso  XIII.  

Escoltaba la imagen a su derecha la Sagrada Bandera del Reino de España, y a su izquierda el Pendón Mayor de la Soberana Orden Militar de Caballería de Alfonso XIII, que se estrenaba en esa ceremonia canónica, y a corta distancia de la imagen se alzaban a su diestra y siniestra el Conopeo y el Tintinábulo de la Basílica papal, bajo la presencia del Santo Sepulcro de San Juan de Dios. 

En el lado de la epístola y como presidencia del acto la ocuparon miembros del Real Consejo de la Soberana e Imperial e Ínclita Orden Militar de Caballería de Alfonso XIII, revestidos de sus mantos-hábitos capitulares, grandes collares, donde se distinguía la gran cruz flordelisada azul bordada sobre el mismo, con sus birretes y cíngulos de pureza con borlas, revistiendo de una solemnidad y esplendor al acto muy considerable.  A la cabeza de los caballeros su Gran Maestre y Mariscal General  Frey Don José Liberto López de la Franca y Gallego, acompañado a su izquierda por las Dignidades Supremas de la Orden de Caballería: el Vice Mariscal General Excmo. Sr. Dr. Frey Jorge L. Alió y Sanz, Gran-Canciller y Gobernador del Sacro Colegio de Caballería, Protodecano Maestral, y el Vice Mariscal General Excmo. Sr. Frey Don Xulio-César Rodríguez y Álvarez, Gran-Canciller, Gobernador del Real Consejo y Trecenazgo, Protodecano Maestral y Presidente del Tribunal de la Orden, el Excmo. Sr Frey Don Enrique-Rafael Salinas y Cuadrado, Pro Lugarteniente Segundo y Vice Canciller-Secretario de Cámara y Gobierno, Protonotario Maestral y Prefecto-Maestro de Ceremonias y Rubricas de Sacro Colegio de Caballería, así como la Excma. Sra. Doña María López Iglesias, Madrina del acto. 

La presidencia de autoridades asistentes al solemnísimo acto en la centenaria Basílica Pontificia Granatensis, todos uniformados de gran gala, estuvo protocolariamente instituida por el Capitán, Ilmo. Sr. Don Francisco Rodríguez Palma, en representación del Coronel de la Guardia Civil, Excmo. Sr. Don Francisco Manuel García Sánchez, Coronel Jefe de la Comandancia de Granada, la Diputada de Vox Excma. Sra. Doña Cristina Alejandra Jiménez Jiménez, así como otras representaciones gremiales y estamentales. Destacando la presencia   la Camarera Principal de la Patrona y Asistente de Cámara Maestral, Ilma. Sra. Doña Ana Sánchez-Herrera y Triguero,   la Camarera Auxiliar de la Virgen y Asistente de Cámara Maestral y Ilma. Sra. Doña Chantal Noel Dumont.  Acompañaba en la comitiva  el Excmo. Sr. Don Fernando Fernández de Córdoba y Serrano de Contreras, Decano del Colegio Académico del Real Instituto Alfonso XIII. 

Asistieron a la función, devotos, mecenas, académicos, cofrades, miembros de los cuerpos de Seguridad del Estado, así como los caballeros y damas del Santo Sepulcro de San Juan de Dios, a la cabeza de su Gran Maestre, junto con su Canciller, tomando asiento en la sillería coral del lado del evangelio en el templo, que dieron con su presencia como es conocido, esplendor y empaque a la ceremonia.  

La ceremonia litúrgica fue oficiada por el Excmo. y Rvdmo. Sr. Frey Juan José Hernández Torres, O.H., Pro Capellán Mayor de la Soberana Orden Militar de Alfonso XIII y concelebrada por el Vice Capellán Mayor y Mayordomo del Sacro Camarín de Nuestra Señora Santa María de los Torneos, Reverendo Señor Frey Don Juan Carlos Córdoba y Ramos. Al inicio de la eucaristía, la madrina del acto elevó petición en nombre de la orden militar de caballería, para que el Pro Capellán Mayor de la Orden, se dignara proceder a la sacralización y proclamación como Patrona Principal, así como a la preconización de sus nuevos títulos y erección de su nueva advocación. El celebrante principal preguntó a los padrinos si ostentaban las Letras Maestrales, y ordenó fueran mostradas a las autoridades presentes y al Sacro Colegio de Caballería e invitó  inmediatamente a ser leídas las mismas por el Gran Maestre.  

Tras el ceremonial propio y previo, el Rector de la Basílica, pronunció la fórmula para la unción, consagración, bendición, dedicación y entronización. El ministro celebrante ungió con Santo Crisma, la divina frente, su pecho, sus manos y los pies de la milenaria imagen de la Virgen Negra, y seguidamente procedió de igual modo con la imagen del Niño Jesús que tiene sobre su regazo, ungiendo con su dedo pulgar en su celestial frente, pecho, manos y pies. Tras ello seguidamente con el sacrosanto rito, se ejecutó su consagración y bendición, envuelta la sagrada imagen por el incienso y rociada por el agua bendita alrededor de la misma. Por último se culminó con la dedicación y entronización de la venerada imagen como Principal Patrona, Fundadora, Abogada, Protectora, Custodia y Defensora, así como Gran Maestre Perpetua Honoraria y Mariscal General. Dedicación intransferible y única para la eternidad en esa legendaria y milagrosa imagen de la Madre de Dios.  

Toda esta ancestral, luminosa, preciosa y solemne ceremonia con ritual de origen oriental-latino, que es más que milenaria, fue cuidadosamente conferida a la Señora de Sion y del Oro, hoy ya de los Torneos. Curiosamente esta inusual fórmula cargada de espiritualidad, pureza y legitimidad, no es usada desde el medievo, y no había vuelto a ser efectuada y celebrada con toda la pública solemnidad de la liturgia romana en España en muchos siglos. 

Resultó impactante, emocionante y novedoso para los fieles asistentes, con qué autoridad, solemnidad y piedad el ministro celebrante y Pro Capellán Mayor, ungió, consagró, bendijo, dedicó y entronizó a Nuestra Señora Santa María de los Torneos, para la eternidad de los tiempos con la siguiente mayestática formula y ritual: 

 SEMPITERNO DIOS, SOBRE ESTA PRECIOSA Y MILAGROSA IMAGEN DE TU DIVINA MADRE DE SION, COLOCO UNGIENDO + CON EL CRISMA + QUE SANTIFICA + DEL MISMO MODO QUE SAMUEL UNGIÓ + A DAVID + REY  Y PROFETA  +CONSAGRANDO, + Y DEDICANDO LA MISMA ETERNAMENTE BAJO LA NUEVA Y MILENARIA ADVOCACIÓN Y TÍTULO DE LOS TORNEOS, PARA QUE SEA LA DEFENSORA DE TODO EL GENERO HUMANO, COMO REINA DE CIELOS Y TIERRA, Y UNGIDA ASI SU FRENTE + SUS MANOS Y SU SAGRADO PECHO+ Y SUS PIES, ESTÉ ORNADA ETERNAMENTE POR TU PODER  EN SU CELESTIAL Y DIVINA PRESENCIA, PARA QUE TRIUNFE LA CORONADA SIEMPRE ANTE EL MALIGNO, POR SU INMACULADO CORAZÓN. 

 BENDICE + DIOS TODOPODEROSO ESTA SAGRADA IMAGEN DE SANTA MARÍA DE LOS TORNEOS, Y ENTRONÍZALA COMO PATRONA PRINCIPAL ANTE TI Y TU PUEBLO. SEA SIEMPRE FUNDADORA, ABOGADA, PROTECTORA, CUSTODIA y DEFENSORA EFICADÍSIMA, Y QUE, DE AHORA Y EN ADELANTE SEA HONRADA COMO GRAN MAESTRE PERPÉTUA HONORARIA Y MARISCAL GENERAL DE NUESTRA REAL IMPERIAL Y SOBERANA E ÍNCLITA ORDEN MILITAR DE ALFONSO XIII, DE LOS POBRES CABALLEROS-SOLDADOS DE LA REALEZA Y MAJESTAD DE TU HIJO. Y QUE ELLA, SEDENTE Y VICTORIOSA EN SU TRONO DE ORO, PUEDA POR SIEMPRE PARECER TEMIBLE ANTE LOS ENEMIGOS DE REINO DE DIOS Y DE LA VERDAD.  

POR JESUCRISTO TU HIJO, QUE VIVE Y REINA GLORIOSO EN LA UNIDAD DEL ESPIRITU SANTO Y VENDRÁ A JUZGAR A VIVOS Y MUERTOS Y AL MUNDO CON FUEGO. AMEN. 

 Los fieles seguían al detalle piadosamente con muchísima atención y emoción la ceremonia litúrgica de este histórico y memorable acto de fe, envolviendo a la Basílica Pontificia de un silencio elocuente. 

Tras la Santa Misa se entonó la Salve Regina solemne, tras lo cual los caballeros y damas de San Juan de Dios y el Sacro Colegio de Caballería de Alfonso XIII, en procesión se retiraron a la sacristía para culminar el Capitulo General. Allí una vez elevadas las oraciones preventivas, se rubricaron oficialmente los documentos testimoniales del acto: las denominadas Letras Ejecutorias de las LETRAS MAESTRALES, haciendo entrega el Pro Capellán Mayor al Gran Maestre, tanto de las Letras Ejecutorias, como de los certificados extendidos por el Excmo. y Rvdmo. Sr. Rector de la Basílica Pontificia, dando en los mismos fe jurídico-canónico del acto sagrado celebrado en su jurisdicción eclesial. 

Tras la ceremonia los miembros del Real Consejo con su Gran Maestre a la cabeza cumplimentaron a las autoridades y fieles en general, e invitando a contemplar con detalle la envergadura y majestad de la preciosa y sagrada imagen de Santa María de los Torneos, joya del arte europeo y perla tornasolada del tesoro espiritual de la orden de Alfonso Decimotercero Rey Católico de España.  

Fotografías:  © Iuliana Dragoi. 

           © Real Imperial y Soberana e Ínclita Orden Militar de Caballería de Alfonso XIII