El periódo que en este último capítulo del siglo XIX vamos a abarcar va desde 1868 hasta la Restauración con Alfonso XII, pasando por el sexenio revolucionario (1868-1874) que incluye el fallido reinado del masón Amadeo de Saboya y la 1º Republica.

En este capitulo no vamos a entrar pues en la penetración política y social de la masonería en la sociedad española, ya que si los fautores de la Revolución de 1868  ,como vimos en el capítulo anterior dedicado a Isabel II, fuero en su mayoría masones; si el rey títere Amadeo de Saboya y sus consejeros lo fueron en su breve interregno, y los primeros prohombres de la primera República eran todos “hermanos tres puntos”, no cabe aportar más pruebas sobre el particular. Incluso la Restauración con Alfonso XII y Cánovas del Castillo iba a ser complaciente con la Masonería gracias a la acción en los gobiernos liberales de personajes como Sagasta, no simples iniciados adevenedizos sino algunos de ellos, como el ya citado,  grandes maestres del Gran Oriente.

Por esa razón vamos a poner nuestra atención más en el desarrollo de las diferentes obediencias masónicas que desde 1868 ya se afincan en nuestro territorio y de su desarrollo interno.