Los Idus de Marzo en la antigua Roma celebraban el Año Nuevo, este mes era considerado el primero del año, y por tanto, era la secular fecha de recapitulación y buenos propósitos para el año entrante, todo ello avalado por los buenos augurios otorgados por los  diversos ritos religiosos y por  haberse producido el 15 de Marzo el asesinato de Julio César, marcando el periodo de transición de la República al Imperio.

España, también cuenta con su Idus ibérico que se celebra con la exaltación religiosa  de la fe y creencia comunistas, sirviéndose para escenificar sus tiránicos y desnaturalizados ritos, de la inestimable cooperación de otros partidos políticos, en especial los de izquierdas, o de cualquier Institución o grupo (los emasculados y enemigos declarados de la Nación) que no sientan la obligación de racionalizar o moderar las turbias y grotescas  reivindicaciones del feminismo radical, de la “Bestia” que lucha contra la Naturaleza, la Biología o la Anatomía.

“El Anticristo pertenece al campo político, hay que pensar en el Anticristo como una figura del ejercicio del Poder político extendido a toda la Humanidad” (Pieper)

El feminismo de equidad, justo y racional, pretende ser anulado o neutralizado por estas amazonas comunistas que cabalgan a lomos de jamelgos enjaezados con el oro robado a la Comunidad, al objeto de sustituir la lucha de clases por la lucha de sexos, haciendo buena, sin conocerla, la doctrina que Engels predica en “el origen de la Familia, la Propiedad y el Estado”

El 8 de marzo de 2020, día de buenos augurios, Idus de Marzo español, se cobró 23000 de muertos, así lo certifica un estudio conjunto realizado por dos Universidades españolas; me abstendré de exponer los motivos y circunstancias que condujeron al criminal acontecimiento, España, los conoce, pero dudo que haya tomado exacta nota de ello.

¿Qué pensaría Julio César de esta tragedia hispánica, y más, cuando a él mismo le costo la vida, por no hacer caso al vidente que le advirtió del grave peligro que le amenazaba en los Idus de Marzo, días de buenos augurios, en los que fue asesinado y en los que en España se “asesinaron” miles de españoles?

Al menos, Julio César, fue avisado por el vidente, ¿y a España quién le alertó?

Con estos antecedentes y en plena pandemia, multitud de “ganaderías” de mujeres, las enfurecidas con la vida y  su particular existencia, las vengativas, las que quieren dar respuesta a sus amargas experiencias, las resentidas, las despechadas, las que buscan un siniestro medio de vida, provecho y pingües beneficios personales, las engañadas y las "odiadoras" profesionales, insisten pertinaz y criminalmente en volver a sembrar de muertos el territorio español.

Este espécimen de mujer comunista pastoreada desde el Ministerio de Igualdad, está perfectamente descrito por Vincent de Beauvais en el siglo XIII, cuya extrapolación al momento actual de esta España a punto de desintegración, se podría resumir en lo siguiente: “Mujer, confusión del hombre, bestia insaciable, ansiedad continua, guerra incesante, ruina diaria, recinto de tempestad y obstáculo a la necesaria concordia y paz espiritual”

Cada vez que veo u oigo a “la Montero”, Irene, más enraízan mis convicciones e ideas en el sentido de que un Gobierno tendría que estar constituido por un Consejo de hombres sabios, un Areópago independiente y justo, que además de conducir a la ciudadanía por el camino del bien e interpretara las leyes en orden a la armonía social y el beneficio colectivo, tuviera la ineludible  responsabilidad de prescindir, apartar y castigar a los individuos considerados como lacra evidente para la sociedad.

Picasso decía: “Hay dos tipos de mujeres, diosas y porteras”, en el contexto de la reflexión, el lector, con su habitual sagacidad y martirizada experiencia, sabrá determinar a cuánto asciende el número de unas y de otras, concluyendo por situar a cada una donde le corresponda en esta elemental clasificación propuesta por el pintor malagueño.

Con su totalitarismo ideológico e inherente indignidad, pretenden arrastrar e invalidar a las mujeres incursas en movimientos reivindicativos e históricos derivados de un evolutivo progreso social, orientado hacia actitudes y conductas responsables para alcanzar y conseguir la igualdad de oportunidades e idéntico trato jurídico.

Desde la premisa que no admite discusión, y considerando como dogma de fe social, el que la mujer está en situación de discriminación y desigualdad, se intenta justificar la promulgación de normas como la Ley de violencia de género, que afrenta y conculca los derechos del hombre,  contraviniendo   el artículo 14 de la Constitución.

8 de Marzo, día de buenos augurios.  

 Shakespeare en su obra “Julio César” tocaba a rebato diciendo: ¡Cuídate de los Idus de Marzo!

Hombres y mujeres de España, en lo sucesivo, ¡Cuidaos del 8 de Marzo, del Gobierno socio-comunista de Sánchez, y de personajes como  Illa y  Simón!