Se pretende describir la gran labor de la España de Franco en materia de embalses, regadíos, colonización y repoblación forestal, en particular en Extremadura, con el Plan de Badajoz y los regadíos de Cáceres. Se estudia si el Plan citado fue un éxito o un fracaso, y se puede concluir que no fue un éxito pleno, porque tuvo fallos ―por otra parte explicables como gran obra en unos tiempos difíciles― pero en manera alguna un fracaso, pues no puede calificarse como tal la construcción de más de cinco grandes embalses, con capacidad de 3.700 Hmc. (hectómetros cúbicos o millones de metros cúbicos) y de cientos de kilómetros de canal; casi 150.000 has.de regadíos; más de 40 nuevos pueblos, 5.000 colonos en parcelas de 5 has.; repoblación forestal de 50.000 has.; un centenar de industrias; más de 200 mil millones de pesetas de 1993 invertidas, etc. etc. Fue una TVA (Autoridad del Valle del Tennessee) a escala española del New Deal de F.D.Roosevelt de 1933, para corregir la Gran Depresión de 1929, del que ahora ha vuelto a hablarse como necesario por el Nobel Paul Krugman al nuevo Presidente USA Obama. Franco tuvo que remontar la enorme depresión de una Guerra Civil devastadora y en contra de casi todo el mundo.

Las obras señeras de la España de Franco fueron muchas, elevando a una nación desde la ruina de una Guerra Civil y su destrucción casi prácticamente total hasta estar entre las más desarrolladas. Pero al menos podemos dar algunas cifras que sean una síntesis (1940-70):

· La población aumentó casi vez y media, de 26 a 34 millones.

· La renta por habitante de 15.000 pts., a 57.000 pts., casi cuatro veces más.

· La producción agraria aumentó vez y media, de 168.000 millones de pts., a 248.000 millones.

· La repoblación forestal pasó de 792 Has., a casi 2.500.000, 2.960 veces más.

· La transformación en regadíos aumento más de 12 veces, de de 83.000 Has., a más de un millón.

· El trasvase Tajo-Segura ideado por Lorenzo Pardo lo realizó el «Ministro-Eficacia» de Franco: Federico Silva Muñoz.

· La producción de carne aumentó cuatro veces y media, de 329.000 Tm., a 1.451.000 Tm.

· La producción de leche pasó de 2.100 millones de litros a casi 4.000 millones de litros.

· La pesca aumentó casi tres veces y media, de 447.000 Tm., a 1.493.000 Tm.

· La energía eléctrica aumentó más de quince veces, de 3.617 mill.kw/h., a 56.484 millones.

· La producción de acero pasó de 804.000 Tm. a 7.350.000 Tm., más de 9 veces.

· La producción de cemento casi 13 veces más, de 1,3 mill. Tm., a 16,5 mill. Tm.

· La construcción de buques 48 veces y media más, de 19.000Tm., a 920.000 Tm.

· La flota mercante pasó de 955.000 Tm., a 3.581.000 Tm, casi 4 veces más.

· Las viviendas construidas, de 32.000 a 3.121.931, casi 98 veces más.

· Los teléfonos pasaron de 327.000 a 4.570.000, catorce veces más.

· La capacidad de los embalses pasó de 4.000 mill. m3, a 36.628 millones más de 9 veces.

· El seguro de enfermedad creció 81 veces más, de 311.600 beneficiarios a 25.134.956.

· El índice de crecimiento de las importaciones pasó de 100 a 2.334, más de 23 veces.

· El índice de crecimiento de las exportaciones pasó de 100 a 1.846, más de 18 veces.

· Los alumnos fueron casi el doble, de 3.338.000 a 6.179.000.

· La producción editorial pasó de 4.047 títulos a 19.717, casi cinco veces más.

· El analfabetismo bajó del 18,7 por 100 de habitantes al 3 por ciento, 6,7 veces menos.

· El número de turistas pasó de 83.000 a más de 24 millones, 290 veces más.

· Los ingresos por turismo en divisas pasaron de 2,5 millones a 1.680 millones, 672 veces más.

· Los puestos de trabajo creados entre 1940 y 1970 fueron 3.837.000, casi 4 millones.

Podríamos añadir algunos datos más, pero creemos suficiente para acreditar lo que se hizo en 30 años en la España de Franco, que hemos limitado a 1970, por conveniencias de información estadística homologable, pero que hasta 1975 aumentarían aún más.

Baste con decir que la Renta per cápita pasó de 420 dólares de 1970 a 2.620 también de 1975; que el analfabetismo en este año bajó ya al 2 por ciento, y que la población activa agraria bajó (por la industrialización y el urbanismo) del 56 por ciento, al 19 por ciento, entre otros datos.

Por lo que respecta a las referencias concretas a Extremadura, que luego se expondrán, y en especial sobre el Plan de Badajoz, están basadas en nuestro libro de 2002 titulado “El Plan de Badajoz: ¿éxito o fracaso?”.Como conclusión del mismo se deduce que pese a las diatribas contra el mismo -y la canonización excesiva- la realidad es que se trató de una gran obra, con fallos, pero acierto indudable, muy semejante en escala española a la famosa Autoridad del Valle del Tennessee (TVA) del NEW DEAL de 1933 del Presidente Franklin Delano Roosevelt, que ahora se vuelve a recomendar a Obama. Para Extremadura representó una creación de infraestructura hidráulica formidable, y también productiva, que sólo en el 5% de la superficie de Badajoz (150.000 Has. de 2.175.000 totales) produce más del 20% de su renta provincial.

LIBRO RECOMENDADO: