Esta novela, no es, por desgracia una continuación de las Autonosuyas, acaso sin sospechar que se quedaría corto en alguna de sus ocurrencias. Se trata tan solo de hacernos pasar un buen rato en estos tiempos tan crispados, que vive este país (antes llamado España). Para ello toma, eso sí, el hilo perdido de la obra más jocosa de Fernando Vizcaíno Casas.
El amable lector y la distinguida lectora tendrán noticia del exilio de D. Fernando en un pueblo de Teruel, en compañía de su amigo Gonzalo, militar jubilado. Allí vivirán un verano de aúpa, fundando una asociación (la FRANCO) que revolucionará la apacible vida de Vivar del Rastrojo. Para colmo, el Ayuntamiento está regido por Libertad López, furibunda socialista.
El humor, la ternura, el disparate y el amor se muestran en esta curiosa novela de historia-ficción, que quiere homenajear al tan celebrado autor valenciano.

Recuerda que si compras el LIBRO AQUÍ EN LA EDITORIAL te regalarán un libro de la misma temática