Amurallar la subyugante desnudez de la ciudad que parece creada a capricho. Entrar en su piel que te sumerge en su cultura e historia. Es un territorio arropado por un apasionante pasado, es un pedazo del indómito edén, casi infinito. Allí palpita la esencia de su imborrable huella. La verdad habla desde sus personaje. Me refiero a la inconmensurable Córdoba...
 
Es un destino indiscutible. Es acogedora, diversa, llena de contrastes. Posee rincones repletos de carácter y personalidad propia. Rotundo y contundente es su discurso. De ella emergen varias "Córdobas", que nos dan la bienvenida.
Siempre te sorprenderá, si se visita por primera vez como si ya se la conoce. En primavera alcanza su punto álgido convirtiéndose en un paraíso floral.
 
Por innumerables razones es una magnífica anfitriona. Deslumbra a cada paso. Es un bello tapiz que hunde sus raíces asomándose a otros siglos. El sol como narrador omnisciente dora sus atardeceres. La inmensidad ciñe el alma del Guadalquivir. 
 
Sin prisa y sin avisar la luna descuelga el tiempo herido que perfila las interminables orillas del silencio descalzo, que con los ojos cubiertos amputa la lluvia que llora.
 
La ciudad califal es la única del mundo con cuatro concesiones de Patrimonio Mundial concedidas por la UNESCO.
 
La mejor forma de conocer una ciudad es que te la muestren, una cosa que funciona bien son los voluntariados culturales, personas formadas en diferentes áreas de la cultura.
 
Ahora que estamos en época de vacaciones, a la hora de hacer el equipaje es imprescindible reservar un espacio para los libros, porque ellos nos salvan de muchos males, y uno de los más extendidos es la ignorancia.
Me permito recomendar algunos.
 
* Cualquiera de los de la escritora Rocío Biedma:
- El vértigo de la libélula.
- Cerezas en invierno.
- Lactancia seca.
 
Porque su poesía es un viaje sanador a través de las heridas vigentes, siempre abiertas. Es una tabla de salvación, una terapia regeneradora.
La belleza adherida a las letras descansa sobre el vigoroso, fecundo e inextinguible fuego.
Licuar la sangre viva, derramándose sobre el exilio del arpa que nos confía sus secretos...
  
" -Estoy en ti -dijiste,/ y se volvieron hacia dentro todas las cosechas./ Tantas horas de no tenerte/ se las engulló el reloj pretérito,/ y sus aristas/ formaron un diamante/ donde descubro tus formas./ - Y tú estás en mí -señalaste,/ y mis labios fueron ternura nuevamente/ reviviendo flores en mis manos./ Y un sabor nuevo de cereza y canela/ te vierte en mis heridas de luna rota,/ me regresa cual Deidad de Ceres,/ elevándome la voz con que te llamo./ (...). (Extractado del poema: Deidad Ceres). Perteneciente al libro: Cerezas en invierno.
 
* Todos los de la poeta Rosario Santana, yo destaco dos, por los que siento cierta predilección:
- Lágrimas de amapola.
- Eclipse de marzo.
Ambos han sido seleccionados para los premios de la Asociación de Escritores y Críticos de Andalucía, el primero en 2018 y el segundo en 2022.
 
Sus versos crean imágenes vivas que ponen de manifiesto un singular equilibrio entre lo íntimo y lo cotidiano. Continua metamorfosis alumbrada por el pasado que está presente.
Con pulcritud construye alrededor de cada uno de ellos un artesonado emocional, donde tiene lugar una resurrección, la de la palabra... Reafirmando su raigambre y la de su pueblo.
 
"Aconteceres cambian/ la brisa del mar/ en una gruta enredada/ (...). Una palabra melodiosa y suave/ en ese rumor que no calla,/ esparcido en un nudo/ que te ahoga la garganta./ (...), las palomas se volvieron cuervos,/ marzo eternizó el invierno./ (...). (Fragmento del poema titulado: El eclipse de marzo). Incluido en el poemario: Eclipse de marzo.  
 
* Cualquiera de los poemas de Maribel Valdivia Palma recogidos en diferentes antologías:
Son un proceso emancipador trazado por la armonía, poseen sus propios códigos, concentración expresiva y un marcado carácter didáctico.
Al ser recitados por ella cobran cuerpo y alma, puedes sentir en lo más profundo de las entrañas el virtuosismo de los destellos de espuma que cumplen cadena perpetua. 
Bajo la piel del agua regresa la encendida memoria sin esquinas, que confecciona ecuaciones sepultadas en la sombra...
 
"La fuga de los dioses, tan inmensos que no saben/ esconderse./ La clave blanca bajo sus togas o su desnudez./ El delirio uno de todos los ojos que miran./ El sabor ingrato del excluido a rastras./ El temor miente porque si no tiembla./ Las filas de los nombres se aprietan y se aceleran,/ Se pelea el peligro contra sí mismo y se arrepiente, CAUTO, del daño. (...).
Extracto del poema. Ya me cayó el veinte: ESTOY Y NO CALLO MÁS.
 
Estos libros ocupan un sitio importante en mi biblioteca y sus autoras un lugar privilegiado en mi corazón...
 
En las actividades de la Semana Cultural del Colegio San Francisco De Sales.