Entrevista en exclusiva con Don Felipe de Borbón y Grecia.

LUCHARÉ POR LOS ESTADOS UNIDOS DE ESPAÑA

Los pueblos tienen derecho a la Autodeterminación

  • La corrupción es una lacra peor que el sida o el cáncer.
  • Felipe González, José María Aznar y Julio Anguita fueron grandes políticos durante la Transición.

También iba en la primera página de “El Mundo” una gran fotografía de Raúl del Pozo y el Príncipe en la que se veían de fondo las aguas del lago Lemán y las montañas alpinas.

Pos su interés reproducimos íntegra la entrevista que publicaba en sus páginas interiores, muy destacada, el periódico que todavía dirige Pedro J. Ramírez.

“Confieso que esta entrevista no la he montado yo, todo ha sido pactado y preparado por el sibilino de mi director, Don Pedro Jota Ramírez. Sólo he puesto una condición para venir hasta Montreux, que el periódico me tenía que reservar la suite real del "Hotel Montreux Palace", porque ahí, justo ahí, pasé yo una noche entera con aquella impresionante belleza que era la Bardot en 1968, ella tenía 34 años y yo 32 (coño, si no os lo creéis, dejadme al menos que me lo crea yo).

Estoy sentado en una terraza cubierta con cristal del Hospital St.Julien, que está situado a dos pasos del hotel y con unas vistas de ensueño, el lago Lemán a los pies y enfrente los Alpes. Les aseguro que a uno le dan ganas de quedarse aquí para toda la vida. Lo malo es que Suiza lo tiene todo, menos alma. Todo es bellísimo, pero todo es frío. Sigamos.

Frente a mí tengo sentado a un caballerete bien vestido, elegantemente vestido, con una barba negra muy cuidada y ya con una frente despejada. Este niño se nos ha hecho mayor. Es el Príncipe de Asturias y heredero de la Corona de España. No es ya Rey por ironías del destino. Ahora es un candidato a la Presidencia de la III República.

Hoy, (30 de enero del 2016) me lo acaba de decir, da la casualidad que es su cumpleaños.

  • Alteza -comienzo diciéndole.
  • No, don Raúl del Pozo, aquí no soy Alteza. Aquí soy Felipe de Borbón y Grecia, hijo de Juan Carlos de Borbón y de Sofía de Grecia. Un ciudadano español de 48 años, que está casado con Letizia Ortiz y tiene tres hijas maravillosas. Si soy casi de tu generación.
  • Por Dios, Felipe, que cuando tú naciste ya tenía yo los huevos negros.
  • Eso por ser un adelantado, que es lo que has sido siempre.
  • Eso es verdad, fíjate si soy un adelantado que hasta me hice republicano antes que tú. Oye, a propósito, ¿estoy sentado ante Felipe de Borbón o ante Simeón de Bulgaria?
  • Ja, ja, ja... Ya empezamos. No, no soy Simeón de Bulgaria, aunque es un hombre al que admiro y un buen amigo de la familia. Estás sentado frente a Felipe de Borbón.
  • Por cierto ¿Sabes quién fue Felipe Igualdad?
  • Sí, un príncipe de la casa Borbón. Se llamaba Luis Felipe de Orleans y era Duque de Orleans.
  • ¿Sabes que por cambiarse de chaqueta terminó en la guillotina a los 46 años?
  • Sí, lo sé, pero te recuerdo que en las Democracias no hay guillotinas.
  • ¿Y qué me dices de tus antepasados Carlos IV y Fernando VII?
  • Que fueron unos malos Reyes y que le hicieron mucho daño a España. La Historia es la Historia y no se puede cambiar a capricho. La verdad es la verdad aunque nos la traiga el porquero.

Pregunta: Bueno, hablemos de lo suyo. ¿No te parece una indecencia que el que hace tan sólo unos meses fuera el Príncipe heredero a la Corona de España sea hoy un Candidato más a la Presidencia de una República?

Respuesta: ¿Y no te parece a ti, señor del Pozo, que tu vida es una indecencia? ¿No es indecente que hasta hace sólo unos años fueras un comunista convencido y ahora seas un adinerado tripón que se pasa la vida jugando al golf?

Pregunta: ¡Touché! Empate. Ya veo que eres un Borbón de los pillos.

Respuesta: No. Hay libertad. Tú piensas con libertad y yo te respondo con libertad. Es la Democracia.

Pregunta: Por cierto ¿qué es eso que pregonas sobre los ESTADOS UNIDOS DE ESPAÑA?

Respuesta: Pues, es uno de los puntos claves de mi Programa. Yo pienso que ha llegado la hora de plantearnos seriamente el tema de las Autonomías y especialmente lo del “problema catalán” y “el problema vasco”. Ha llegado la hora de que los pueblos de España se manifiesten y digan a las claras si quieren seguir estando dentro de España o fuera. No podemos pasarnos la vida peleándonos por ese tema. Por ello soy partidario del derecho de Autodeterminación.

Pregunta: ¿Y cómo se come y cómo se guisa eso, Alteza, Real?

Respuesta: Déjate de cachondeos y títulos. En mi criterio habría que celebrar Referéndum Voluntarios en todas las Autonomías de hoy...

Pregunta: Un momento, un momento. ¿Qué es eso de un Referéndum Voluntario?

Respuesta: Está muy claro. El Estado ofrece la posibilidad de un Referéndum de Autodeterminación para que las Autonomías decidan ejercerlo o no. Naturalmente, aquellas que no lo soliciten quedarán inmediatamente integradas en la República y las que lo soliciten dependerá del resultado.

Pregunta: Supongamos entonces que Cataluña y Euskadi celebran el Referéndum y gana la independencia de España. ¿Que pasaría entonces?

Respuesta: Pues, pasaría que seguirían su camino fuera de España. Eso sí, con todas las consecuencias.

Pregunta: ¿Y si gana el no y la mayoría quiere seguir dentro de España?

Respuesta: También está claro. Formarían parte como Estado Federado y dentro de la República Federal que yo defiendo. Con una condición, que tendrían que asumir las autoridades de Barcelona y Álava, que si gana el NO no se podrá realizar otro Referéndum de Autodeterminación hasta al menos pasados 30 años. Mientras tanto nadie podrá ya hablar de independentismo. Pero, eso en cualquier caso serán las Cortes Constituyentes las que lo fijen en la Constitución que tendremos que hacer con el consenso de todos.

Pregunta: No sabes en qué berenjenal te vas a meter. Allá tú. Pasemos a otro tema ¿Tú quieres mandar o te vas a conformar con ser una figura decorativa, como casi todos los Presidentes de las Repúblicas?

Respuesta: Bueno, no todas. Creo que el Presidente Francés y el de Estados Unidos mandan algo. Sí es verdad que a mí no me gusta nada ser figura decorativa y muchos menos un jarrón que va de escaparate en escaparate. Esa ha sido mi discusión con mis padres todos estos años. Pienso que el Jefe del Estado no debe ser nunca una figura decorativa, tampoco un dictador. Mi alma repele la dictadura.

Pregunta: Pues, a su bisabuelo Alfonso XIII sí que le gustaban y se trajo de Cataluña al general Primo de Rivera.

Respuesta: Sí, pero eso le costó la Corona y tenerse que marchar de España.

Pregunta: O sea, que a ti eso de que “El Rey reina pero no gobierna” no te va.

Respuesta: No, no me va. Lo que sí hay que hacer, y habrá que hacer, es distribuir muy bien los Poderes Ejecutivos: el Presidente del Gobierno debe tener los suyos y el Presidente de la República los suyos.

Pregunta: ¿Y qué me dices de los otros Poderes del Estado? ¿Qué hacemos con el Poder Legislativo y el Poder Judicial?

Respuesta: ¡Ah, amigo mío! ya hemos llegado al meollo de la cuestión. No hay democracia donde no hay independencia de los tres poderes clásicos de Montesquieu. Yo defenderé siempre la independencia de los tres poderes. Sobre todo el del poder judicial. La justicia no puede mezclarse con la política. Los jueces no pueden depender de los Gobiernos o de los Partidos políticos. Eso, la dependencia, es cosa de las Dictaduras. Las Cortes están para hacer las leyes, pero no las que les convenga al Gobierno de un Partido o sus socios. Las Cortes tienen que hacer las leyes que más convengan al país y siempre de acuerdo con los derechos humanos y los que marquen los organismos internacionales.

Pregunta: Eso, querido Felipe, es el sueño de una noche de verano. Por cierto ¿quién dijo aquello de que "a cualquier precio el Poder jamás es caro"?

Respuesta: Lo dice el personaje Eteocles al final de "Las fenicias", una de las tragedias de Séneca.

Pregunta: ¡Touché! ¿Y estás de acuerdo con Séneca?

Respuesta: Radicalmente NO. Hitler y Stalin estuvieron de acuerdo y miran dónde llegaron.

Pregunta: ¿Y cómo se consigue un Poder judicial totalmente independiente si los jueces son nombrados o elegidos por los Gobiernos o por los Partidos?

Respuesta: Ya, ya veo por dónde vas. El sistema de elección de los jueces, especialmente los de la Audiencia Nacional, el Tribunal Supremo y el Constitucional. Pues, en mi criterio el modo más objetivo es el de la Oposición pura y dura. Ya sé que el sistema de oposición tampoco es perfecto, pero es el menos malo. Como el de los catedráticos de la Universidad. Los jueces tienen que juzgar desde la independencia más absoluta y sin mirar, aunque sólo sea por el rabillo del ojo, que una sentencia le pueda arrojar a los pasillos. Lo mismo digo del Tribunal Constitucional o de Garantías, como se le llamó en la Segunda República.

Si los miembros del Tribunal más alto de la Nación son elegidos por los Partidos políticos nunca serán totalmente independientes y se dejarán influenciar por los que tienen el poder de retirarlos. Una Justicia politizada ya no es Justicia. Un juez puede ser un gran jurista, pero si se deja teledirigir por los políticos acabará como acabaron aquellos buenos juristas de la etapa del nazismo: sentados en los banquillos de Núremberg.

Pregunta: ¿O estás conmigo o eres mi enemigo?

Respuesta: No. Quien no está contra mí puede ser mi amigo.

Pregunta: Joder, macho, no hay quien te coja en una.

Respuesta: Raúl, la Historia está ahí para todos. Pompeyo el Magno inició la guerra civil de Roma amenazando a los que no se pusieran de su parte y César hizo lo contrario, tranquilizar a los que en un principio no estaban con él. Y César le ganó la Guerra a Pompeyo. La política es muy complicada, sobre todo si no se tienen las ideas claras. Y César las tenía.

Pregunta: Una pregunta tonta: ¿por qué Jorge Washington rechazó la Corona de Rey cuando se la ofrecieron por unanimidad?

Respuesta: Por dos razones muy claras. Es verdad que al conseguir la victoria total contra Inglaterra y la Independencia podía haber hecho lo que hubiera querido. No aceptó ser Rey porque era un verdadero demócrata y porque no creía en el derecho hereditario. Y lo dijo muy claro: si yo acepto la Corona y me proclamo Rey lo tendrían ya que ser mis hijos, mis nietos y mis sucesores... y con eso no estoy de acuerdo. La Jefatura del Estado no puede ser propiedad de una familia. Una Nación no puede ser de nadie, tiene que ser de todos. Y yo estoy de acuerdo con Washington.

Pregunta: ¿Y por eso está aquí y ahora?.

Respuesta: Seguramente sí. Los Estados Unidos, aunque muchos piensen lo contrario, tienen muchas cosas buenas.

Pregunta: Volvamos a su Programa. ¿Crees tú, jovencito, que lo de la corrupción tiene arreglo?

Respuesta: Sí, ya lo sé, es una utopía, pero habrá que intentarlo. La corrupción es tan antigua como la política, como está en la Historia. Alejandro Magno compraba sujetos para tener espías dentro del campo enemigo. Roma llegó a ser el Reino de la corrupción y gracias al oro que compraba voluntades, desde Senadores a miembros de la familia imperial, hubo romanos que se enriquecieron hasta extremos increíbles. De Napoleón se sabe que pagaba a escondidas hasta a los más honrados ciudadanos. Su hermano Luciano llegó de embajador a Madrid sin un duro y volvió a Francia siendo una de las grandes fortunas de su tiempo, gracias a su alianza de intereses con el tal Godoy. Los políticos necesitan dinero y los banqueros lo prestan para obtener favores inconmensurables. La empresa que consigue un monopolio, sea el que sea, ya no tiene ningún problema.

Pregunta: Al grano, señor Candidato, ¿crees que puedes acabar con la corrupción en España?

Respuesta: Creo que sí, estoy convencido. La corrupción siempre llega por el mismo camino, porque no se toman las medidas necesarias para evitarla. Te pongo un ejemplo: casi todas las corrupciones y corruptelas de la Democracia han llegado por vía de los Ayuntamientos y de los Partidos Políticos. Los Ayuntamientos porque siempre han estado abandonados y su única fuente de subsistencia han sido las recalificaciones (por ahí vino el "boom" de la construcción y la famosa burbuja del ladrillo). Conceda fórmulas legales de financiación a los ayuntamientos y se habrá terminado la corrupción.

En cuanto a los Partidos ídem de ídem. Los dos grandes Partidos se han transformado en verdaderos Ministerios, con cientos o miles de empleados, a los que hay que pagar mensualmente estén en el Poder o estén en la Oposición. Más las carísimas campañas electorales. ¿Y qué hacen para mantener esa máquina? Las directivas dirán y jurarán que tienen suficiente con las subvenciones del Estado o con ayudas legales de simpatizantes, pero todos sabemos que eso no es toda la verdad. Que se buscan "colaboraciones" subterráneas, desinteresadas de momento, a cambio de "algo", Y ahí están los casos “Filesa” y “Gürtel”. Y si a eso le sumas que estamos en el país del "Lazarillo de Tormes", o del "Buscón" o de "Rinconete y Cortadillo" ya tienes la tortilla sin huevos. No, hay que cortar eso...y lo de los Sindicatos. Otros Ministerios que viven del Estado. Si los Partidos y los Sindicatos son fuente de corrupciones apaga y vámonos.

Pregunta: No siga, Don Felipe, no siga. Todo lo que dice es verdad, pero como ya estoy cansado del tema le propongo que hablemos de otras cosas.

Respuesta: Lo que usted diga, Don Raúl.

Pregunta: ¿Por qué no hablamos de tías?

Respuesta: ¡Ah no, de eso no, lo tengo prohibido!

Pregunta: Bueno, pues cuéntame un chiste. Me han dicho que en eso eres un genio.

Respuesta: Por favor, yo no soy un genio en nada. Yo soy un currante. Aquí el rico eres tú, el "golfista" número 1 de Madrid. Pero, ahí va el último que me han contado:

"Iba un día Goya por la calle y se le acerca un majo, muy majo, y le pregunta: Maestro ¿y a quién vas a pintar hoy?

Y Goya le responde muy serio:

¡Ay, hijo, al que te da de comer, al que te da de comer!

Entonces vas fresco Maestro, el que nos daba de comer huyó hace 5 días y se llevó todo lo que había en la caja".

Pregunta: ¿Conoces el de Robespierre?

Respuesta: No.

Pregunta: Pues, ahora me toca a mí, escucha:

" Entraba un día en la Convención Robespierre, el hombre que había hecho de la guillotina su diversión preferida, cuando se le acercó un joven "sanculotte" y le espetó a la cara.

¿Y hoy a quién le vas a cortar la cabeza, Robespierre?

Y Robespierre con cara de pocos amigos le responde:

-A tu madre, hijo, a tu madre.

-Pues, entonces -le responde el obrerillo- vas de culo, porque yo no tengo madre... ja, ja, ja".

En ese momento apareció en la terraza la Princesa Doña Letizia, que me saludó muy cariñosa con dos besos y le dijo al Príncipe:

  • Felipe, tu padre te reclama.
  • ¿Pasa algo?
  • No, sólo quiere hablar contigo.
  • Raúl, ¿me perdonas un momento?
  • Sí, por supuesto. Aquí te espero.

Y ambos se dirigieron al interior del Hospital.

Entonces, y contemplando aquel paisaje de ensueño, me di cuenta que se me estaban quedando cosas en el tintero. Así que en cuanto volvió, sólo fueron unos minutos, le ataqué en directo. Bueno, antes le pregunté por el Rey.

  • No, no pasa nada. Mi padre se muere, pero con las botas puestas. Joder, tiene el cuerpo minado por el cáncer y sin embargo tiene la cabeza mejor que tú y que yo.
  • Pero ¿quería algo en especial?.
  • No, cosas familiares. Este hombre va a estar en todo hasta el último suspiro.

Pregunta: A ver Felipe, que se me han pasado algunas cosas que quería hablar contigo. ¿Que opinas del “café para todos” de Suárez?

Respuesta: Mira, Suárez fue un gran Presidente, pero en lo del “café para todos” se equivocó de pe a pa. En aquellos primeros momentos de la Transición en España sólo había dos comunidades que de verdad querían la Autonomía: Cataluña y el País Vasco. En el resto de España nadie se había planteado lo de las Autonomías. Por tanto si Suárez se hubiese limitado a darles Autonomía a Cataluña y Euskadi habría sido suficiente y no habría llegado el lío de las 17 Autonomías. Eso fue un desastre. Porque España no podía, ni puede todavía, sostener 17 Gobiernos, 17 Parlamentos y todo lo que conlleva eso consigo. España no puede soportar 8.112 alcaldes, 65.896 concejales, 1.206 parlamentarios autonómicos, 1031 diputados provinciales y 650 diputados y senadores. Con esto, está claro, hay que terminar.

Pregunta: ¿Y qué opina el candidato Borbón de las guerras? ¿Habrías tu mandado tropas españolas a Irak o Afganistán.

Respuesta: Mira, también en esto tengo una idea muy clara y por ello llevo en mi Programa la idea de los ESTADOS UNIDOS DE EUROPA. Creo que la Unión Europea está anticuada. Europa necesita unirse, si quiere ser más fuerte. En mi criterio Europa debiera tener un sólo ejército y unas Relaciones Exteriores también únicas. Si eso se consiguiera los Estados Federados ya no tendrían el problema individual de las guerras. No es España, ni Italia, ni Francia, ni el Reino Unido, ni Alemania quienes tengan que mandar tropas a las guerras exteriores a Europa, tendría que ser la Europa de los Estados Unidos la que decidiese si se debía participar o no en alguna de esas guerras. Por otra parte, no te voy a negar que yo particularmente estoy contra todas las guerras, pero todos sabemos que las guerras, a veces, son absolutamente necesarias, como lo fue la Segunda Guerra Mundial.

Pregunta: ¿Sabe Don Felipe cómo resolvió la Segunda República el “problema catalán”?.

Respuesta: Sí, con los cañones del general Batet.

Pregunta: ¿No le da al Candidato miedo eso de la República, con los dos desastres que fueron la Primera y la Segunda?

Respuesta: Pues, no, no me da miedo. Francia va ya por la Quinta y le va bien. Si una República no funciona se le da carpetazo y se trae otra nueva. No pasa nada.

Pregunta: ¿Y qué le parecen sus contrincantes en la batalla que se avecina?

Respuesta: Si te digo la verdad, que les tengo miedo. Felipe, Aznar y Anguita fueron para mí, los mejores políticos de la Transición.

Pregunta: Bueno, Don Felipe de Borbón y Grecia, pues ya no tengo más preguntas.

Respuesta: Pues yo sí tengo una para don Raúl del Pozo. ¿Se atreve usted a jugar una partida de ajedrez conmigo?

  • Hombre, eso me parece bien. Aunque hace muchísimos años que no juego al ajedrez, que ahora recuerde desde mis tiempos de “Pueblo”, cuando me pasaba horas enteras jugando con el Yale y el Merino.

Así que nos encerramos en otra habitación del Hospital y jugamos no una, sino tres. Y tengo que decir que el cabrón me ganó las tres. Este tío dará mucho que hablar en el futuro.

***

Fueron ciertamente como una bomba. Porque las declaraciones del candidato Don Felipe de Borbón y la entrevista publicada en "El Mundo" irrumpieron en todos los Medios del mundo como un vendaval. El propio periódico las incluyó rápidamente en su página Web, con fotos e imágenes. "Intereconomía", además de un programa especial, lanzó una encuesta para que opinaran sus seguidores, con unos resultados increíbles: más del 70% de las respuestas aplaudían al Príncipe y estaban de acuerdo con su programa.

EL MUNDO jugó muy bien sus cartas para la difusión de las declaraciones del Príncipe. Preparó en secreto la portada de la edición impresa que, aunque ya solo representaba el 40% de las suscripciones frente a la edición digital, seguía siendo la mejor forma de demostrar quien era el único en dar las grandes exclusivas. Esa noche en los informativos nocturnos de las grandes cadenas de televisión, mientras ofrecían un resumen de las portadas tradicionales y virtuales de la prensa escrita y digital, informaban de un problema técnico que había afectado a la redacción de EL MUNDO por la cual era la única que no podían adelantar esa noche. Sin embargo, las rotativas de la imprenta de ELMUNDO echaban humo literalmente, pues triplicaron la tirada habitual apostando por la impresión de papel. Los fardos de periódicos se envolvieron, casi precintados, para tapar en la mayor medida la exclusiva. El reparto comenzó también una hora más tarde de lo habitual, para dar credibilidad al “problema técnico de la redacción” y evitar que la competencia tuviese margen para reeditar sus periódicos de papel.

Claro que la mayor difusión de la noticia sería a través de Internet. La expansión de los iPAD y Tablets había hecho subir las suscripciones digitales en un 300% el último año. Una vez dada a conocer la portada virtual en el ELMUNDO.es, las redes sociales, los blogs, suscripciones RSS serían los responsables de la difusión exponencial por todo el planeta. Y sobre todo el Twitter, ese sitio web que permite enviar y leer textos de forma inmediata.

A así ocurrió. Apurando hasta el último momento, para dar tiempo al reparto, no fue hasta bien entrada la madrugada cuando publicaron la portada virtual de ELMUNDO.es. Durante la primera hora, las redacciones de los principales medios de comunicación y agencias mundiales no podían creer lo que veían. Unos, ante la gran evidencia, inmediatamente actualizaron su portada virtual e incluso mandaron retirar las ediciones impresas de los kioscos y comenzaron una carrera contrarreloj para reeditar la misma. Otros sólo actualizaron la edición digital y asumieron la derrota en el kiosco, pues consideraron que ya era demasiado tarde. Las cadenas de televisión preparaban rápidamente informativos especiales para debatir con tertulianos. Las emisoras de radio de cualquier tipo comentaban las declaraciones. Los internautas trasnochadores y los madrugadores tuvieron en común encontrarse con la noticia fresca. Muchos la enviaron por email a sus amigos, casi todos lo comentaron en sus muros de facebook y se crearon grupos como “Yo también flipé con la entrevista del Príncipe Presidente”. En las redes sociales pronto se convertiría en el tema estrella del día.

Pasadas unas horas millones de personas en España y en todo “el mundo” conocían y comentaban las palabras del Príncipe. Los kioscos comenzaban a levantar sus persianas y la mayoría de las ediciones escritas aún no habían llegado. Solo los ejemplares de EL MUNDO y los de aquellos que habían capitulado estaban a disposición del transeúnte que en ocasiones perplejo, se paraba a hojear el periódico, y que en otras ocasiones venía buscando lo que ya había escuchado mientras se preparaba para ir al trabajo. Hacia años que una edición escrita no se vendía tan rápido.

En los metros y autobuses, hoy nadie echaba una última cabezadita en el camino. El bullicio dentro de los vagones era inusual. Unos hablaban, otros leían el periódico que habían comprado, otros leían en sus iPADs y Tablets las ediciones digitales, otros escuchaban la radio con sus auriculares mientras que otros activaban el altavoz para compartirlo con los demás.

Al comenzar la jornada laboral pocos fueron los que desde su PC de empresa no buscaron en Internet la entrevista para después leer, enviar correos electrónicos y visitar las redes sociales comentando la noticia. Para entonces, los blogs y foros que se hacían eco de la misma se contaban ya por cientos de miles.

Pero, también la prensa escrita de todo el mundo se hizo eco al día siguiente de la entrevista y desde el " The New York Times" americano hasta el chino "Shangai Star", pasando por los ingleses "The Times" y "The Daily Mirror", el francés "Le Monde", el alemás "Bild Zeitung", el ruso "Pravda", el japonés "Japan Times", el mexicano "Excelsior" o "La Nación" argentina, destacaron en sus portadas algunas palabras del Príncipe. Por citar sólo algunos casos elegimos éstos:

"The New York Times":

 

EL PRÍNCIPE REPUBLICANO ABOGA

POR LOS ESTADOS UNIDOS

DE ESPAÑA Y LOS ESTADOS UNIDOS DE EUROPA.

El Candidato Don Felipe de Borbón se perfila como serio aspirante a la Presidencia de la III República de España.

"Le Monde":

UN PRÍNCIPE REVOLUCIONA ESPAÑA

El Candidato Don Felipe de Borbón defiende con valentía una República Federal.

"The Times":

ESPAÑA: HA SURGIDO UN LÍDER

El Príncipe Don Felipe de Borbón, candidato a la Presidencia de la nueva República, defiende el derecho de Autodeterminación de todos los pueblos de España.

Y no le fueron a la zaga los periódicos españoles. Todos se hacían eco de las declaraciones del Príncipe y casi todos reproducían íntegra la entrevista de "El Mundo". Pero, no todos con la misma intención. Veamos algunos casos.

"La Vanguardia":

APLAUDIMOS A DON FELIPE

Y pediremos a Cataluña que le vote por la valentía de pedir el derecho de Autodeterminación de los pueblos.

"La Razón":

¡¡HABEAS PRESIDENTE¡¡

El candidato Don Felipe de Borbón irrumpe en la campaña electoral con un programa que ha causado impacto y sorpresa.

"ABC”:

¡¡NO, NO Y NO!!

No votaremos al Príncipe para la Presidencia de la República ¡Eso jamás!

Sin embargo, fue "El País" el que dio la nota, con una primera página insultante y casi delictiva. Lean.

"El País":

 

PEDRO JOTA RAMÍREZ YA TIENE PARTIDO:

EL "PJR" DEL BORBÓN TRAIDOR

Con el despliegue de ayer de "El Mundo" se puso de manifiesto que los chaqueteros y los traidores son primos hermanos.

Y más de diez páginas en ese tono y con editoriales y artículos muy ofensivos, tanto para el periodista como para el Candidato Don Felipe.

***

En resumen: la cosa no va mal para el Príncipe y su candidatura sigue subiendo escalones. Aunque todavía faltan ocho días para las urnas y esos serán los decisivos.

El domingo día 7 fue el día de las encuestas, pues tres periódicos de Madrid abrían sus portadas con "su" encuesta propia. Naturalmente ninguna de las tres coincidía. Veamos primero los datos.

Encuesta de la empresa "Newport Press", encargada por ONDA CERO, LA RAZÓN y ANTENA 3.

(Datos técnicos: 10.000 entrevistas a domicilio y 7.000 por teléfono. Estudio de campo realizado entre los días 1, 2, 3 y 4. Edades: 40% entre los 18 y los 35 años; 40% entre los 35 y los 60 y 20%, mayores de 60).

Resultados:

1º) José María Aznar ......... 38 %

2º) Julio Anguita .............. 22 %

3º) Felipe de Borbón .......... 21 %

y 4º) Felipe González ........... 19 %

Encuesta realizada por la empresa "Sigma-dos" encargada por "El Mundo".

(Datos técnicos: 15.000 entrevistas telefónicas en todas las Autonomías y 5.000 a domicilio. Estudio de campo durante los días 1, 2 y 3. Edades: desde los 18 años. Sexo: 50% varones, 50 % mujeres).

Resultados:

1º) José María Aznar ....................... 32 %

2º) Felipe de Borbón ...................... 29 %

3º) Julio Anguita ....................... 22 %

y 4º) Felipe González ....................... 17 %

Encuesta realizada por la empresa "Times Word SA" por encargo de "El País".

(Datos técnicos: 15.000 consultas telefónicas. Estudio de campo durante los días 1, 2, 3 y 4. Edades: no se especifican).

Resultados:

1º) Felipe González ................ 48 %

2º) Julio Anguita ................ 36 %

3º) José María Aznar .............. 11 %

y 4º) Felipe de Borbón ............. 5 %

Bien. Estos son los datos y así son las encuestas. No obstante conviene resaltar dos cosas: 1) Que los estudios de campo de las tres empresas fueron realizados antes de que el Príncipe-Candidato abriera su campaña con el Mitin del Palacio de los Deportes de Madrid, y antes de la entrevista de Raúl del Pozo publicada con gran alarde en "El Mundo" y 2) Que tampoco se había producido el desaforado ataque de "El País" contra Don Felipe de Borbón. En cualquier caso el resultado de la encuesta de "El País" indica ya cuáles van a ser las directrices que sigan los Medios dependientes del grupo Prisa. También hay que destacar que todavía faltan 7 días para las votaciones y las urnas y eso en una campaña de 15 días es mucho tiempo.

El martes día 8 aparecieron todos los periódicos importantes de España con una página entera de publicidad pagada por TVE anunciando el Gran Debate de los cuatro Candidatos a la Presidencia de la República. "Por fin, esta noche a las 20.00 horas, los españoles podrán ver frente a frente -decía- a Felipe González, José María Aznar, Julio Anguita y el Príncipe Don Felipe. Serán dos horas de debate en directo. La conductora del programa será Paula Martín Iparragoitía" (una joven triunfante de padre andaluz y madre vasca). Y naturalmente el anuncio despertó gran expectación a nivel nacional, pero no sólo entre los españoles sino también en todos los Medios de Información. Las televisiones privadas, todas, anunciaron durante el día que conectarían con TVE a esa hora. Nadie se quería perder el "choque" político del siglo. También las televisiones de Europa y América se dispusieron a conectar con la española, dado el interés que habían provocado las declaraciones del Príncipe publicadas en "El Mundo".

Pero, la organización del debate no fue cosa fácil. Tanto que tuvo que ser el propio Presidente de RTVE, el ya anciano Alberto Oliart (88 años), el que reuniera en su despacho a los portavoces de los cuatro Candidatos para ponerlos de acuerdo en unas normas consensuadas. Dos horas de negociaciones la tarde del lunes y antes de hacer público el anuncio.

Bueno, pero llegó la hora y allí estaban sentados los cuatro candidatos. A la izquierda de la mesa triangular del estudio montado ex-profeso para el Debate, Felipe González y José María Aznar. A la derecha, el Príncipe don Felipe y Julio Anguita. En el vértice del centro la guapa presentadora. Los candidatos, sentados; la presentadora de pie. Ellos, los cuatro, vestidos de traje y corbata... y como fondo de todo una bandera tricolor virtual moviéndose al viento. ¡Ah, y en las tribunas cien invitados! (25 por candidato).

  • Buenas noches, señoras y señores -comenzó diciendo la guapa Paula Martín- comenzamos el GRAN DEBATE ELECTORAL PARA LA PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA. Y como los señores candidatos son de sobra conocidos me limito a saludarlos y darles la bienvenida. Buenas noches, señor González (Buenas noches). Buenas noches señor Aznar (Buenas noches). Buenas noches, señor Anguita (Buenas noches) y buenas noches, señor Borbón y Grecia (Buenas noches).

Pero, antes de comenzar este programa en directo tengo que adelantar los puntos que se han pactado con los representantes de los cuatro candidatos para el mismo. Son estos:

1) El Debate tendrá una duración de dos horas, más estos minutos de presentación. Ese tiempo será dividido en dos partes. Una primera en la que cada candidato tendrá 10 minutos para exponer su proyecto de República, o sea qué tipo de República va a defender ante la opinión pública, y en síntesis los puntos fundamentales de su programa. Y una segunda, también de 10 minutos individuales, para exponer y defender cuáles son en su criterio los Poderes que debe tener el Presidente de la República. Tanto en la primera parte como en la segunda después de las exposiciones habrá 20 minutos de debate en sí, en el que cada candidato puede pedir aclaraciones o criticar lo que le parezca oportuno de los otros candidatos.

2) No se permitirán ataques personales ni críticas a las biografías de los candidatos. Ni interrupciones durante los minutos de exposición.

3) El orden de intervención e incluso el sitio que ocupan en esta mesa han sido sometidos a un sorteo puro y duro. Por eso les anuncio que el primero en intervenir será el señor González, el segundo don Felipe de Borbón, el tercero el señor Anguita y el cuarto don José María Aznar. En los minutos de debate no habrá turnos fijados de antemano y bastará con solicitar la palabra a mano levantada.

Dicho esto, comenzamos. Señor González, tiene la palabra.

  • Pues, me alegro de hablar el primero, porque estoy tan indignado que si no digo lo que voy a decir reviento. Me parece un disparate que un niñato traicione a España y nadie le pare los pies...
  • Señor González (grita la presentadora), ¡Señor González! Le prohíbo que empiece con insultos. Eso no es lo pactado.
  • ¡Me importa un bledo lo pactado! Es lo que pienso y nadie me va a callar... ¡Y si no puedo hablar ahora mismo me marcho! (y muy airado hace ademán de levantarse. Luego se detiene, vuelve a sentarse y respira hondo). Bien (ya más tranquilo) retiro mis palabras si se consideran un insulto. Pero... (tras una breve pausa) mantengo que es, en mi criterio, una traición a España defender el Derecho de Autodeterminación. Porque considero que si a Cataluña y Euskadi se les concede un Referéndum de Autodeterminación seguro que la unidad de España se rompe.
  • Muy bien, señor González, ahora siga con la palabra y exponga en síntesis su programa.
  • Mi programa se basa en 5 puntos bien claros: 1) Defiendo una República Unitaria, aunque con la máxima Autonomía de las regiones. 2) Defiendo un Estado del Bienestar que favorezca a los más necesitados. 3) Defiendo un cambio radical de la Ley Electoral. 4) Defiendo que se reduzca el Paro a CERO y 5) Defiendo que el Senado se transforme en una Cámara de Representación de las Autonomías.

Naturalmente, estos son unos principios básicos que habrá que desarrollar y complementar con otros, pero eso será más cosa de mi Partido que la mía como Candidato a la Presidencia. Además pienso que nosotros no debemos suplantar a las Cortes Constituyentes que se elegirán también el próximo día 14. Y por ahora he terminado.

  • Gracias señor González. Ahora tiene la palabra el señor Borbón y Grecia.
  • Gracias, doña Paula. Mire usted, yo venía a este Debate convencido de que iba a dialogar con caballeros, pero por las palabras del señor González he visto que estaba equivocado.
  • No, no se preocupe presentadora. Yo no voy a caer en lo que no aplaudo.

Además, tampoco he considerado un insulto que el señor González me llame niñato, porque eso significa que el señor González me ve como un hombre joven y ya sabe el señor González que la juventud es fuente de ilusiones y proyectos. Justo lo contrario de la vejez...

  • ¡Coño, y encima me llama viejo! (levantando los brazos y haciendo aspavientos).
  • Señor González, por favor no interrumpa más.
  • Bien, pues no le llamo viejo, además un hombre de 74 años hoy no es un viejo. Aunque está claro que las ilusiones se van perdiendo por el camino a medida que van pasando los años.

Dicho esto expongo los puntos fundamentales de mi Programa:

  1. A) Quiero para España una República Federal, como primer paso para la constitución de los Estados Unidos de España.
  2. B) Para ello considero indispensable concederle a los pueblos de España el derecho de Autodeterminación Voluntario.
  3. C) Defiendo una Economía de Mercado capaz de competir con los demás países del mundo.
  4. D) Defiendo que el Estado invierta lo más posible en Educación y Formación, para que nuestros jóvenes y los trabajadores españoles alcancen el nivel de competitividad que exigen las sociedades modernas.
  5. E) Lucharé y apoyaré al mundo empresarial, porque considero que es la mejor fuente de creación de puestos de trabajo.
  6. F) Lucharé contra la corrupción y las corruptelas a todos los niveles.

Son y serán mis caballos de batalla, pero no los únicos. Les aseguro que si saliese elegido el próximo día 14 trabajaré con las Cortes Constituyentes para hacer una Constitución seria y que no sea papel mojado como ha sido la de 1978. Por ahora he terminado. Gracias.

  • Muchas gracias, Don Felipe. Ahora tiene la palabra Don Julio Anguita.
  • Gracias, guapa. Antes de entrar en mi programa quiero decir algo. La Democracia es libertad y donde no hay libertad no puede haber democracia. Pero, al lado de la libertad, como hermanos siameses, está el respeto. Respeto a las personas y respeto a las ideas, aunque sean contrarias a las nuestras. Cuando no hay libertad ni respeto es cuando llegan las Dictaduras. Por tanto, tengamos todos esto muy presente si no queremos terminar como otros compatriotas nuestros en otros tiempos de nuestra Historia.

Y dicho esto entro en mi programa.

  • Defiendo y defenderé siempre una República Federal, porque republicano nací y republicano me moriré. Ello conlleva otro de mis principios: El Derecho de Autodeterminación de los pueblos...

(¡Otro que tal baila! grita Felipe González)

  • Señor González, cállese de una vez y espere su momento -casi grita también la presentadora y directora del Debate- Puede usted continuar, señor Anguita.
  • Está claro que algunos no aprenderán modales democráticos nunca.

Pero, mi República se sostendrá en 7 columnas básicas:

1) Los Derechos Humanos. La futura Constitución Republicana debe pivotar en torno a los contenidos de la solemne Declaración de Derechos Humanos de la ONU del 10 de diciembre de 1948.

2) Democracia Radical y Participativa. Es obvio que la aplicación de los DDHH va a necesitar de una movilización permanente de la ciudadanía a través de mecanismos sociales políticos e institucionales. No debemos olvidar nunca que la soberanía reside en el pueblo y que la clase política es sólo una representación del pueblo. La Democracia como convenio permanente entre seres libres e iguales tiene que nacer del pueblo.

3) Un Estado Laico. La Constitución de la III República debe abordar sin paliativos los siguientes puntos: Separación total entre el Estado y las distintas iglesias e instituciones de carácter eclesiástico. Suspensión de la financiación y las fuentes de la misma. La asunción por parte del Estado de la Enseñanza en todos sus grados, de especialidades y ramas, quienes escojan para sus hijos la enseñanza en centros religiosos la costearán de sus ingresos particulares y en consecuencia quedará abolida la enseñanza de cualquier religión en los centros públicos del Estado.

4) La Paz. Como constaba en el artículo 6 de la Constitución de la II República en la Constitución de la III debe quedar grabado que “España renuncia a la guerra como instrumento de política nacional”.

5) Austeridad y lucha contra la corrupción.

6) Un Estado Federal. La República que yo defiendo se cimenta en la voluntad libremente consentida de quienes la integren y siempre en el marco de la Constitución de la República. La Administración Federal del Estado tendrá competencias exclusivas en estos temas: Defensa, Relaciones Internacionales, Política Económica General, Política General del Régimen de la Seguridad Social, Presupuestos Generales del Estado y las relaciones empresariales y laborales.

7) Una Europa Federal.

En síntesis este es mi programa y ésta la República que yo defiendo.

Gracias por escucharme.

  • Gracias, señor Anguita. Tiene la palabra el señor Aznar.
  • También yo estoy de acuerdo en lo del respeto. Si nos perdemos el respeto lo perdemos todo.

Mi programa es el fruto de un estudio muy serio que hemos realizado en FAES y lo he concretado en cinco puntos.

1) Defendemos una República Unitaria y Centralista. Como la francesa de hoy y como lo fue nuestra Segunda República. Creemos que los demás tipos de Repúblicas serían experimentos sin red, y ya se sabe que los experimentos con gaseosa.

2) Queremos modificar, rehacer o suprimir las actuales Autonomías. Ya sabemos que la idea de establecerlas fue buena, pero los resultados no han podido ser peores. Tal como han venido funcionando ha sido un desastre para España. Un cáncer. Tal vez porque los padres de la criatura, y especialmente el Presidente Suárez, no tuvieron en cuenta la idiosincrasia del pueblo español ni la picaresca característica de los españoles. Y está claro que las Autonomías se han transformado en pequeños “Reinos de Taifas”, desmedidos e ingobernables.

3) Bajada importante de todos los impuestos. Hay que conseguir que los españoles consuman más, porque sólo así les irá mejor a las empresas y podrá acabarse con el paro.

4) Austeridad máxima y lucha feroz contra la Corrupción. Y esto a todos los niveles de Gobierno (el Central, el Autonómico y el Municipal). Ello conllevará una planificación rigurosa de los Presupuestos y una vigilancia suprema en el gasto público. Los derroches ya sabemos dónde conducen.

5) Apoyo a todas las lenguas del Estado, sin olvidar que la lengua común de todos es el español. Ninguna lengua se podrá imponer por la fuerza. Serán los pueblos los que elijan su propia lengua.

Podría extenderme más, pero considero que este no es el sitio adecuado para analizar en profundidad cada uno de los puntos de mi programa. Además yo soy hombre a quien le gusta trabajar en equipo y les puedo decir que he encontrado en FAES los mejores asesores en todas las materias. He terminado. Gracias.

(No había terminado de hablar el señor Aznar y don Felipe González ya había levantado la mano pidiendo la palabra).

  • Gracias, señor Aznar, tiene la palabra el señor González.
  • Esta claro que queréis volverme loco. Porque lo que estoy viendo aquí y estoy oyendo es de locos. Por una parte un Príncipe, hasta ayer heredero de la Corona, que defiende una República Federal y el Derecho de Autodeterminación, como si tal cosa. Si eso no es un cambio de chaqueta que venga Dios y lo vea. Por otra parte, un comunista empedernido defendiendo la Democracia y la libertad. Increíble, pero cierto. Y el Ex que tengo a mi lado que quiere cargarse las Autonomías de un plumazo. Lo dicho. Esto es cosa de locos.
  • Es gracioso -interviene rápido el señor Anguita- que hable de cambios de chaqueta. ¿Quiere recordar el señor González qué diferencias hay entre aquel “Isidoro” que irrumpió en la política en 1973 con chaquetas de pana y este don Felipe González, asesor y empleado del millonario más millonario de México? Mire usted, amigo González...

(“Yo no soy amigo de usted ni en pintura”)

bueno, pues no es usted mi amigo, ¡qué le vamos a hacer! Bueno, lo que le iba a decir, eso sí que es un cambio de chaqueta y en cuanto a lo de comunista, que me dice como un insulto, sólo le digo dos cosas: una, que usted nunca supo qué es el comunismo porque a lo más que llegó fue al comunismo que quiso imponer en España su admirado Largo Caballero, el Lenin español que tanto daño le hizo a la II República y dos, que yo me siento orgulloso de ser comunista. En cuanto a lo de la Democracia y la Libertad ¿qué quiere que le diga?... Si usted fue el inventor de los GAL.

(¡Eso es una puñalada!, casi grita el señor González).

No, eso no es una puñalada, eso es un hecho. No me extraña que usted no sepa lo que es Democracia y Libertad.

  • Ha pedido la palabra Don Felipe de Borbón.
  • Mire usted, señor González, no le voy a responder a su acusación de cambio de chaqueta. Eso se lo responderán las urnas. Sí le voy a responder a lo que usted ha dicho sobre mi defensa del Derecho de Autodeterminación. Porque me da la sensación que lo que le pasa a usted es que tiene miedo a que hablen los pueblos y especialmente el pueblo catalán. Vamos a ver señor González, eso que llamamos el “problema catalán” debe saber usted que no es cosa de hoy, que eso es cosa de siglos. Cataluña viene luchando por una identidad propia e incluso independiente de España desde los árabes. ¿Y cómo resolvió España el problema catalán? Sólo le voy a recordar tres casos: 1- La entrada del general Espartero en Barcelona, con más de 100 cañones disparando sobre la ciudad y diciendo la barbaridad que dijo entonces: “El problema catalán se resuelve bombardeando Barcelona cada 50 años”. 2- La toma del Palau de la Generalitat del general Batet en 1934. También a cañonazos. Y 3- La entrada de las Divisiones y la Legión de Franco en 1939. Señor González ¿Es así como querría usted resolver el problema de Cataluña? Pues, yo no estoy de acuerdo ni seré nunca partidario de la fuerza bruta. Los problemas se resuelven en Democracia con diálogo, libertades y urnas.
  • Ha pedido la palabra el señor Aznar. Puede usted hablar.
  • Mire usted, don Felipe, colega y Ex como yo...

(“Sí, pero usted sólo estuvo 8 años y yo 14”, interrumpe el señor González).

Bueno, eso es verdad, pero no toda la verdad. Dice usted que yo quiero acabar con las Autonomías de un plumazo y casi, casi me trata de loco. Pues, no estoy loco. Y usted sabe muy bien que las Autonomías han sido las que han llevado a España al desastre económico que todavía, y a duras penas no hemos superado del todo. Señor González, las Autonomías, el “café para todos” de Adolfo Suárez son un cáncer. Y le recuerdo que aquello lo hizo Suárez sabiendo como sabía que en España sólo había dos Regiones que reclamasen un cierto Autogobierno. Las demás regiones no eran autonómicas y sólo hubiera bastado una descentralización inteligente del Estado. Pero Suárez quiso enmascarar con el “café para todos” el Autogobierno que le iba a dar a Cataluña y Euskadi. Así que no me venga con cuentos porque usted y yo sabemos los quebraderos de cabeza que les dieron a nuestros Gobiernos las actuales Autonomías.

  • Bien, señores, les advierto que nos estamos pasando de los tiempos consensuados. Así que a partir de ahora les pido que sean más breves. Pero antes 5 minutos de Publicidad.
  • Bien, señores. Entramos en la segunda parte del debate y les recuerdo que el tema acordado es el de LOS PODERES DEL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA. Seguiremos el mismo orden de intervención, primero don Felipe González, después don Felipe de Borbón, después don Julio Anguita y por último don José María Aznar. Ahora sólo tendrán 5 minutos de exposición. Tiene la palabra el señor González.
  • Yo lo tengo claro. No quiero ser un Presidente como el de Estados Unidos. No quiero ser un Presidente como el de Francia. Me inclino más bien por el modelo Alemán. La Jefatura del Estado no debe tener en sus manos todos los resortes del Poder, pero tampoco ser la Reina Madre. Por tanto, pienso que la responsabilidad ejecutiva la debe tener el Gobierno. Aunque al Presidente se le conceda el poder de sancionar o vetar las Leyes que proponga el Gobierno, y también de convocar elecciones generales, con un máximo de dos por mandato. Y el mandato debe ser entre 5 o 7años, sin poder presentarse a la reelección para un nuevo mandato. He terminado. Gracias.
  • Don Felipe de Borbón tiene la palabra.
  • Bueno yo también lo tengo claro y a mí sí me gusta el modelo de Estados Unidos. Pienso que el Jefe del Estado debe ser el responsable máximo ejecutivo, aunque delegue funciones en un Vicepresidente y en sus Ministros. No tendrá poder ninguno, sin embargo, en los otros Poderes del Estado: El Judicial y El Legislativo. En mi criterio es fundamental que ambos poderes sean totalmente independientes del Ejecutivo, y no como ha venido sucediendo en España desde la transición. El Tribunal Constitucional, el Supremo y la Audiencia Nacional no pueden depender de nadie, salvo de las leyes y la Constitución. No puede permitirse un Estado democrático situaciones como se vivieron cuando el caso Rumasa (así acabó el pobre Presidente del Constitucional de aquel momento) o como el que más recientemente se vivió con el tema del Estatut catalán. Eso es impropio de una Democracia. Eso es el desprestigio internacional. ¡¡Jamás un Tribunal del máximo rango, como es el Constitucional, puede estar pendiente de las directrices que le marque el Jefe del Gobierno!! En cuanto al periodo de mandato confieso que también me gusta el sistema americano 4 años y la posibilidad de otra reelección por otros 4 años. También defiendo que el Presidente de la República tenga el poder de convocar Referéndum Vinculantes para que el pueblo y las urnas decidan directamente en los graves o grandes problemas que puedan plantearse a lo largo de su mandato. He terminado. Gracias.
  • Tiene la palabra el señor Anguita.
  • Está claro que yo no voy a defender el sistema americano. Yo me inclino por el nuestro, por el de la II República española, salvo en el sistema de elección, que yo si defiendo que sea una elección directa y que salga de las urnas. Alcalá Zamora fue elegido por las Cortes y no tenía el Poder Ejecutivo, que lo tenía el Gobierno. Pero sí tenía poderes importantes: la Jefatura del Estado, con todo lo que eso conlleva, y el poder nombrar al Jefe del Gobierno y disolver las Cortes. Eso sí, sólo dos veces en su mandato (precisamente este tema fue el que le costó la salida de la Presidencia porque la Oposición consideró que a la disolución de 1933 y 1936 había que sumarle la de las Cortes Constituyentes de 1931 y eso eran 3, más de las permitidas).

Yo me inclino por una Presidencia que tenga algunos poderes. Por ejemplo, el Poder de disolver las Cortes y el de proponer a las mismas un nuevo candidato, con el contrapeso de que sean las Cortes quien elija o no al candidato propuesto. El Poder del arbitraje, pero no un arbitraje no vinculante. Cuando surjan problemas entre los tres Poderes del Estado o incluso entre las Instituciones democráticas tiene que ser el Jefe del Estado quien tenga la última palabra. O sea, como los árbitros del fútbol, quienes pueden equivocarse o ser a posteriori metidos en la nevera, pero sus decisiones sobre el terreno de juego son inapelables, sea cual sea la influencia en el resultado del partido. Yo estoy de acuerdo con la propuesta del Príncipe...

("Que aquí no hay Príncipes, señor Anguita, a ver si se entera de una vez por todas, que aquí sólo hay candidatos", grita Felipe González).

  • Señor González, es la última vez que le permito una interrupción. Continué, señor Anguita.
  • Bueno, pues tampoco estoy de acuerdo con usted en esto. Porque le guste a usted o no, usted es el abogado laboralista Don Felipe González Márquez, yo soy el Profesor de Historia (aunque esté jubilado) y este señor, Don Felipe de Borbón, será Príncipe mientras viva, porque ese es un título como otro cualquiera.

Dicho esto, continúo. Decía que estoy de acuerdo con el Príncipe en que el Presidente tenga el Poder de convocar Referéndum vinculantes para que sea el pueblo quien decida ante los problemas graves que puedan presentarse sobre la marcha, pero no entiendo por qué unos Referéndums tengan que ser obligatorios y vinculantes y otros, especialmente, el del Derecho a la Autodeterminación, sean VOLUNTARIOS y no vinculantes. Yo reclamo ese poder para el Presidente de la República siempre que sean obligatorios y vinculantes todos. En cuanto al período de duración del mandato yo me inclino porque sea de 6 años y con posibilidad de reelección. He terminado. Gracias.

  • Gracias, Señor Anguita. Tiene la palabra el Señor Aznar.
  • Muchas gracias, Doña Paula. Y como sé que ya andamos mal de tiempo voy a intentar ser breve y conciso. Yo no quiero ser un Presidente que reine pero no gobierne, pero tampoco quiero ser un Presidente que reine y gobierne. Creo que la virtud está en el centro, donde ni todo es blanco ni todo negro, sino gris. Pero, ya sabemos que la Democracia es gris por naturaleza. Los Poderes del Presidente que aquí estamos exponiendo sólo son un avance de los que deberán ser y que tendrán que perfilar las Cortes Constituyentes cuando se construya la Nueva Constitución del Estado. Como habrá que delimitar al máximo los límites de la Presidencia y su posible pérdida en pleno mandato. Os recuerdo lo de Nixon. O cómo deben funcionar los otros Poderes del Estado. Al Jefe del Estado sólo se le puede apartar del cargo por imputación de un delito o sentencia firme de un Tribunal.
  • En cuanto a lo de República Federal, amigo Anguita...

(¡Vaya, al menos tengo un amigo!, interrumpe el señor Anguita)

(¡No, tiene usted al menos dos!, interrumpe también el Príncipe)

(¡Bueno, pues mejor que mejor!, remacha Anguita. Gracias a los dos. Yo también os tengo por amigos).

Bueno, le decía amigo Anguita, que yo también me planteé lo de la República Federal, pero lo deseché, porque considero que tras un cambio brusco como el que estamos viviendo, no es fácil sustituir una Monarquía de siglos por una República de nuevo cuño, eso sería un riesgo añadido. En mi criterio antes debemos consolidar la III República. Y en cuanto a lo de las Autonomías, ahí sí que no tengo dudas: o a las Autonomías se les da la vuelta como a un calcetín o hay que eliminarlas. Porque no han sido otra cosa que fuente de corrupciones y clientelismo político. Hay que acabar con la corrupción que ha hundido a España. Gracias. He terminado.

  • Bien, señores, nos quedan exactamente 12 minutos. Ahora pueden dialogar e incluso interrumpirse. Siguiendo el orden establecido tiene la palabra Don Felipe González.
  • Miren ustedes, me asombra ver la facilidad con que se montan un modelo de Estado, como si eso fuese cosa de profesores y pizarras. Gobernar un país es mucho más que unos pizarrines de colores o un programa de ideas geniales. Gobernar un país es tener que arremangarse y ponerse el mono de trabajo los 365 días del año. Gobernar un país es tener que tragarse muchos sapos o hacer cosas que a uno hasta le repugnan...
  • ,Sí, como aquello de la OTAN, OTAN de entrada NO, -le interrumpe Anguita.
  • Pues sí, como aquello de la OTAN. Hicimos lo que teníamos que hacer en bien de España.
  • Sí, o como el atropello de Rumasa.
  • Pues, también. Aquello favorecía a la Economía española y se hizo. Y punto.
  • No, en eso no estoy de acuerdo, señor Candidato. Aquello fue un atropello, un asalto a mano armada y en favor de unos cuantos amiguetes. ¿O le recuerdo lo que se llevó aquel señor Cisneros?
  • Mire usted, señor Candidato, me lo está usted poniendo a huevo, porque por este camino desembocamos en Paracuellos...
  • ¡O en el GAL! Señor González, ¡o en el GAL!
  • Mire usted, pues también del GAL estoy dispuesto a hablar. Sólo le voy a decir una cosa definitiva: jamás hice nada sin informar previamente al Jefe del Estado.
  • ¡¡Eso no es verdad!!, casi gritó airado el Príncipe.
  • Que no es verdad ¿qué? -respondió González como sorprendido.
  • No es verdad que usted informase al Jefe del Estado del caso GAL.
  • Muchachito, ¿y usted qué sabe de lo que yo hablaba con su padre en los despachos?
  • Por fortuna lo sé todo. El Rey, y especialmente don Sabino Fernández Campos, llevaban un Diario exhaustivo de lo que se hablaba en los despachos con el Presidente del Gobierno, fuese usted o fuesen otros. Usted no le habló al Jefe del Estado del GAL hasta que la campaña de "El Mundo" le acorraló y salieron implicados los mandos policiales y dos de sus Ministros. Y no fue por iniciativa suya, sino a petición del Rey. Está escrito en sus "Memorias", que por orden terminante suya no se publicarán mientras viva. Mi padre le dijo en uno de aquellos despachos, si quiere le busco la fecha exacta, "Oye, Felipe, y eso del GAL qué es?". ¿Y sabe cuál fue su respuesta exacta? "Majestad, ni caso, eso son triquiñuelas de ese periodista de "El Mundo", que por vender más ejemplares es capaz de resucitar a Manolete"... ¿Quiere que siga? Por favor, Don Felipe, que ya somos mayorcitos.

(Y aquí fue donde Felipe González perdió los papeles y casi gritando se levantó y dijo:)

  • Señora Directora del Debate, lo siento pero no aguanto más. No voy a soportar ni un minuto más las sandeces de un principito republicano, o los improperios de un comunista converso o las cornadas de una derechona que nos dio el caramelo de las Autonomías y ahora nos lo quiere quitar... ¡¡Así que me marcho y ahí se quedan!! Que sea el pueblo español, que no es tonto, quien separe el trigo de la paja.

(Y sin más se dirigió hacia la salida del estudio, entre los aplausos de los socialistas invitados y el abucheo de los demás. Naturalmente aquellas imágenes las vieron millones de españoles y cientos de miles de personas de todo el mundo).

  • Bien, señores, lamento lo ocurrido y pido perdón por no haber sabido llevar el Debate a buen puerto. El señor González me ha sorprendido.
  • Usted, no es culpable de nada doña Paula -dice José María Aznar- Este hombre tiene esos prontos y cuando le dan no se puede contener. Pero, luego es una buena persona.
  • ¿Quieren ustedes que lo dejemos aquí o quemamos los 6 minutos que nos quedan?
  • Sigamos -dice el señor Anguita.
  • Bueno, pues si les parece les doy a cada uno dos minutos finales para que hagan la petición que quieran al pueblo español, que según me dicen ahora mismo lo tenemos pegado al televisor. ¿Quién empieza?
  • Yo, que soy el más viejo - dice Anguita. Miren ustedes -mirando fijo a una cámara- llevo muchos años en esto de la política y les juro (bueno, lo de jurar es un decir) que ya ni había pensado volver a las andadas. Entre otras cosas porque mi corazón ya no es el que era, aunque estoy como un roble. Pero, he luchado tanto por traer a España la República que cuando ha llegado me he sentido renacer. Creo que ha llegado la hora de que España también renazca y se ilusione con el proyecto que, ahora sí, tenemos en las manos. El pueblo español tiene que perder los miedos y los complejos y prepararse a fondo para ganar el futuro. Si un día me hice insoportable con aquello de "programa, programa, programa", hoy me cambio y pido a todos "preparación, preparación, preparación". Si queremos triunfar tenemos que luchar por ser los mejores en todo... y si de paso me queréis votar el próximo 14 lo hacéis, y si no caminito para mi Córdoba y a seguir escribiendo. Gracias a todos. Y mi felicitación adelantada al que salga vencedor en las urnas.
  • Bueno, querido Felipe, como el amigo Anguita ha impuesto un orden por edad, ahora me toca a mí, porque creo que soy algo más viejo que tú -dice un sonriente José María Aznar. Sólo quiero pedir a los que nos estén viendo y escuchando que no le tengan nunca miedo al futuro. Yo sé que peco de conservador, pero os aseguro que no le tengo miedo a nada. Porque los españoles somos de una raza especial, que a veces, o casi siempre, nos crecemos ante los problemas y siempre, siempre, sabemos salir adelante. Así que el día 14 a las urnas y gane esta o aquella República a tirar todos del carro. España merece la pena. Gracias a todos.
  • Bien, pues aquí estoy yo, que por lo que se ve soy el más joven. Miren, mi bisabuelo, don Alfonso XIII, murió con el nombre de España en sus labios. Mi abuelo, el conde de Barcelona, murió con el nombre de España en los suyos. Mi padre, y de eso estoy más que seguro, morirá y su última palabra será la de España. Pues, os lo aseguro, ese ha sido el norte de mi vida: España. Dicho esto sólo os voy a pedir una cosa: que no le tengáis miedo al Derecho de Autodeterminación de los pueblos, porque ese es quizás uno de los Derechos más sagrados que podemos desear, el derecho de elegir con quién queremos compartir el futuro o con quién no. Es el grado máximo de la libertad Y si yo que ya soy casi un viejo no le tengo miedo espero y deseo que los más jóvenes tampoco se lo tengan. Gracias a todos. Por España. ¡¡Ah, y una última cosa: si queréis me votáis el día 14!!
  • Bueno, señores y señoras. Aquí ponemos punto final a este Gran Debate, que podía haber sido perfecto si nuestro querido Felipe González no se nos hubiera enfadado. Pero, así es la política y así somos los españoles. Les agradezco a los Candidatos su presencia en TVE y a los millones de espectadores que nos han seguido les enviamos nuestro más cordial saludo. También tenemos que agradecer a todos los Medios españoles el apoyo que nos han prestado. Gracias, compañeros.

Les habló Paula Martín Iparragoitía. Buenas noches, España.